Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las claves de la sobreprotección de la Reina Letizia a la princesa Leonor

Vanitatis Vanitatis 03/11/2016 Núria Tiburcio

Las recientes fotografías de la princesa Leonor y la infanta Sofía paseando junto a su madre por las calles de Madrid intentando pasar desapercibidas con vestuario de incógnito han sorprendido a propios y extraños. Por todos es conocido lo recelosa que Doña Letizia es con las apariciones públicas de sus dos hijas, a pesar de que ellas representan el futuro de una institución como es la Corona. Sin embargo, estas imágenes suponen un punto de inflexión, pues demuestran que la Reina no solo no quiere que acudan a eventos oficiales en los que su presencia sería más que bienvenida, sino que ya son las propia pequeñas las que se cubren el rostro para evitar que se las fotografíe o que los otros transeúntes las reconozcan.

Las imágenes de Leonor © Proporcionado por Vanitatis Las imágenes de Leonor

La princesa de Asturias y su hermana disfrutaron el pasado sábado de una jornada por el centro de la capital, que incluyó una visita al Museo del Prado, pero lo hicieron con una puesta en escena algo atípica para unas niñas de 11 y 9 años, respectivamente. Ambas llevaban gorras de visera que tapaban su rostro por completo cuando posaban su mirada al suelo e impedían su visión cuando trataban de ver cualquier cosa. Además, Sofía aprovechó el cuello de su chaleco para tapar el resto de su cara y así evitar que las miradas ajenas se posasen en ella. Por su parte, la Reina eligió un 'look' deportivo con un amplio fular con el que, al igual que su benjamina, tapaba su rostro siempre que consideraba que corría el riesgo de ser reconocida. 

Para entender esta situación debemos remontarnos al 2005, año en el que vino al mundo la infanta Leonor. La noticia fue recibida por los españoles con inmensa alegría y todos querían ver imágenes de la primogénita de Don Felipe y Doña Letizia. Conociendo ese deseo, los entonces príncipes de Asturias fueron muy generosos durante el primer año de vida de su hija y, aparte de las imágenes saliendo del hospital Ruber Internacional con la recién nacida y las fotografías oficiales distribuidas por la Casa Real, realizaron un posado en Lanzarote, presentaron a Leonor ante la Virgen de Atocha, la vimos conociendo al Papa Benedicto XVI en Valencia y en la misa de Pascua, apareció por el Club Náutico de Mallorca varios días y acudió al cuarto cumpleaños de Miguel Urdangarin en Barcelona o a la boda de unos amigos en Ibiza. Esto culminó con tres fotografías de la heredera para conmemorar su primer año de vida. Un surtido de imágenes que mostraban cómo iba creciendo la futura reina de España. A partir de ahí todo cambió.

El primer año de vida de Leonor © Proporcionado por Vanitatis El primer año de vida de Leonor

Las apariciones de Leonor empezaron a ser escasas y, desde entonces, no se ha vuelto a publicar ninguna fotografía oficial de la primogénita de los Reyes, ni para celebrar sus cumpleaños ni al ser nombrada princesa de Asturias. El motivo alegado por la Casa Real para este cambio de estrategia fue que Leonor y su hermana eran niñas y, como tal, debían tener una infancia alejada de los focos. La protección de la intimidad de las pequeñas se convirtió en la misión principal de Doña Letizia, llegando a tener varios altercados con la prensa por este motivo. Muy comentada fue la discusión que mantuvo con una periodista en Pozuelo de Alarcón durante la cabalgata de los Reyes Magos en enero de 2014. La por entonces princesa impidió a la reportera que fotografiase a sus hijas porque se trataba, según sus palabras, de un “acto privado”. Ante la insistencia de la periodista y la indiferencia de su marido, Letizia terminó por irse del lugar agarrando a sus hijas por la mano y bastante enfadada.

Otro de los asuntos que ha traído mucha cola referente a la obsesión de Letizia por proteger a sus hijas es la situación que viven los otros padres de la clase de Leonor. La Reina tiene prohibido que los progenitores de los compañeros de la princesa de Asturias tomen fotografías o graben vídeos de los recitales de Navidad o fin de curso en los que participa la heredera. Muchos de ellos se han quejado de esta ley impuesta por Letizia, pero esta cuenta con el total apoyo del colegio Santa María de los Rosales. 

Esa protección de la intimidad es el motivo por el que Leonor todavía no ha presidido los galardones que llevan su nombre: los Premios Princesa de Asturias. Desde el año pasado se ha venido hablando de que la pequeña podría seguir la ceremonia sentada al lado de su abuela Sofía en el palco del Campoamor. Sin embargo, parece que los Reyes aún no se han decidido a llevar a su hija a los premios, ni tampoco a Asturias, pues a pesar de llevar ese título, Leonor todavía no ha pisado de forma pública (que sí privada) el principado. De momento, los únicos eventos que aparecen fijados en la agenda de la heredera son la misa de Pascua, el posado en Marivent y el desfile de la Hispanidad. Este año, por ejemplo, la hemos visto en esos tres actos, en una cena en Mallorca y en el fútbol junto a su padre.

Los Reyes con sus dos hijas en el Día de la Hispanidad (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Los Reyes con sus dos hijas en el Día de la Hispanidad (EFE)

El caso de los otros herederos europeos

El caso de Leonor contrasta con los de los demás herederos de Europa. En la misma categoría que Leonor, la de heredera directa, encontramos a Elisabeth de Bélgica y Amalia de Holanda. La primera ya ha participado en numerosos actos oficiales junto a sus padres y es habitual verla en la Fiesta Nacional, apoyando a su equipo de fútbol o celebrando el día sin bicicleta. En lo que va de año hemos visto a Elisabeth en 9 ocasiones y en diciembre volverá a aparecer en público en el concierto de Navidad. Por su parte, la princesa holandesa tiene unas apariciones más restingridas, ya que sus padres comunicaron que no quieren que realice ningún compromiso hasta los 18 años. Aun así, en este 2016 la hemos visto 8 veces contando los posados de invierno y verano, en el Día del Rey o en los cuatro días que pasaron en Brasil para apoyar a sus olímpicos.

Amalia junto a su familia en el Día del Rey (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Amalia junto a su familia en el Día del Rey (EFE)

Por su parte, entre los herederos de los herederos están Ingrid Alexandra de Noruega, Estelle de Suecia y Christian de Dinamarca. La futura reina de Noruega es la que más eventos públicos ha tenido este año acumulando un total de 12, entre los que destaca su participación en un partido de fútbol benéfico o los eventos relacionados con el 40 aniversario en el trono de Harald V; le sigue Estelle que, a sus 4 años, ha doblado las apariciones de la princesa Leonor. La primogénita de Victoria ha acudido a dos bautizos, un tedeum, una carrera benéfica o al circo; a Christian de Dinamarca lo hemos visto en 8 ocasiones, tres de ellas en eventos oficiales presentes en la agenda.

Apariciones de los niños reales en 2016 © Proporcionado por Vanitatis Apariciones de los niños reales en 2016

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aq.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon