Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las claves del viaje de Letizia a Puerto Rico: un frasco secreto y unos tacones traidores

Vanitatis Vanitatis 16/03/2016 Núria Tiburcio

La paradoja de "Su Magestad"

© Proporcionado por Vanitatis

Don Felipe y Doña Letizia cruzaron el charco con destino a Puerto Rico para presidir la inauguración del VII Congreso Internacional de la Lengua Española en el que el Rey participó con unas palabras. Durante el largo discurso del soberano español, en la televisión pudo verse un rótulo en el que se anunciaba a Felipe VI como "Su Magestad el Rey de España". No deja de resultar paradójico que en un simposio sobre lengua se cometa este garrafal error de ortografía como confundir la "j" con la "g".

Luciendo palmito de 7.395 euros

© Proporcionado por Vanitatis

Tras la participación de Don Felipe en el Congreso de Lengua, los Reyes continuaron con su agenda y realizaron otros actos como un recorrido por el palacio de Santa Catalina o la visita a una exposición de 'Quijotes por el mundo". Para estos compromisos, Doña Letizia cambió de vestuario y estrenó un modelito valorado en 7.395 euros. La Reina se enfundó un sastre de Hugo Boss de 548 euros formado por chaqueta entallada y pantalón de vestir. La soberana lo combinó con una camisa de seda con estampado pata de gallo de Carolina Herrera de 250 euros. Letizia completó su look con peep-toes en nude de Magrit de 200 euros, una nueva cartera de mano y los pendientes de Chanel en forma de hoja de 6.400 euros que estrenó en noviembre.

Deja KO a la 'primera dama'

© Proporcionado por Vanitatis

Aunque en este caso no ha habido un duelo de estilo como tal entre la Reina y la esposa del gobernador como si los hubo en el encuentro de Doña Letizia con Michelle Obama o con Angélica Rivera, mujer del presidente de México, lo cierto es que la soberana estaba mucho más favorecida que Wilma Pastrana. La "primera dama" eligió un pantalón blanco que combinó con una ajustadísima camiseta azul celeste con transparencias que dejaba al descubierto un top de tirantes con el que se le intuía el sujetador. Definitivamente, se trata de un look bastante desfavorecedor.

Movimientos extraños

© Proporcionado por Vanitatis

A su llegada al VII Congreso Internacional de la Lengua Española, Doña Letizia andaba de una forma un tanto extraña. La esposa de Felipe VI juntaba demasiado las piernas e intentaba no apoyar un pie en el suelo como si los zapatos, unos salones Prada en color nude, le dolieran o le apretaran demasiado. Tenemos el vídeo que demuestra los movimientos inusuales de la soberana provocados por unos tacones traicioneros. 

¿Qué tiene en la mano?

© Proporcionado por Vanitatis

Durante una de las ponencias del congreso, Doña Letizia sacó de su cartera de mano de Felipe Varela un pequeño y misterioso frasco blanco que no acabamos de adivinar qué es. Puede tratarse de un brillo de labios o de un desinfectante para las manos en spray. La Reina lo miró y lo volvió a guardar en el bolso como si nada. Un tanto extraño... ¿no?

Un look clásico

© Proporcionado por Vanitatis

El primer look de la Reina en Puerto Rico fue un sastre de lana en color rosa empolvado de Felipe Varela compuesto por chaqueta con remates en raso y falda lápiz por encima de la rodilla que estrenó en noviembre de 2013 durante un viaje a Estados Unidos. Lo repitió después en la entrega del Toisón de oro a Enrique Iglesias en abril de 2014 y en un acto junto a la Reina Sofía en abril de 2015. Al igual que en las anteriores ocasiones debajo del 'blazer' llevaba un top de encaje en blanco roto, una pieza confeccionada también por su diseñador de cabecera. Para completar su estilismo, Doña Letizia se calzó los salones en piel 'nude' de Prada valorados en 450 euros y lució la cartera de mano en raso rosa de Felipe Varela. ​

Los pendientes olvidados

© Proporcionado por Vanitatis

Como únicas joyas, la Reina recuperó de su joyero los pendientes florales realizados en platino que están formados por diez diamantes montados en garras: seis de ellos talla pera de 2’44 quilates, dos talla brillante de 1’22 quilates y otros dos de la misma talla, de 4’54 quilates. Se trata de un regalo que sus suegros, los ahora Reyes eméritos, le regalaron con motivo de su enlace matrimonial con el entonces príncipe de Asturias. Durante años, estos pendientes fueron los favoritos de la esposa de Felipe VI y los llevaba en las grandes ocasiones como bodas reales. Sin embargo, desde que se convirtió en reina los tenía un poco olvidados y no se los habíamos visto puestos desde hace ocho meses cuando los eligió para una cena de gala. 

El Dior de la 'primera dama'

© Proporcionado por Vanitatis

El gobierno de Puerto Rico decidió darle un perfil bajo a la visita de los Reyes por la complicada situación que atraviesa el país. Sin embargo, esta explicación contrasta por completo con el estilismo elegido por

Wilma Pastrana

. La esposa del gobernador lució un pequeño bolso en blanco de la firma Dior cuyo precio oscila entre los 1.200 y 1.500 euros.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon