Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las dos mujeres de Plácido Domingo: precocidad, bodas secretas y sacrificios

Vanitatis Vanitatis 18/02/2016 M. Palmero

'En la tuya o en la mía' con Plácido Domingo Las mejores fotos de 'En la tuya o en la mía' con Plácido Domingo

Plácido Domingo ha sido el invitado de la entrega de este miércoles de ‘En la tuya o en la mía’. Bertín Osborne ha descubierto el lado más amable y sencillo de esta estrella mundial de la ópera. El tenor ha demostrado que lo mismo es capaz de cocinar un plato de pasta, acompañar al piano mientras Bertín canta o confesar que le encantaría hacer un dúo con Adele o Lady Gaga. También ha revelado anécdotas de su vida y su carrera hasta ahora desconocidas. Te contamos lo más destacado de la emisión.

Su primera mujer: boda secreta a los 16 años

Plácido reconoce que fue precoz en su carrera y también en la vida. Se fugó de casa con 16 años con Ana María Guerra Cuéy, con quien se casó para divorciarse un año después. Cuando sus padres se enteraron de la boda, se llevaron a Plácido a casa. Finalmente, los suegros del cantante prestaron un piso a la pareja para que pudiera vivir. Aunque la relación duró poco, en 1958 tuvieron un hijo llamado José, que hoy tiene 57 años.

A los 21 años, en 1962, el tenor se casó con Marta Ornelas, el que es hoy el amor de su vida, con la que lleva más de 50 años y es madre de sus otros dos hijos, Plácido y Álvaro. Con el primero, cantante y compositor, ha coincidido en representaciones de ópera, en conciertos y en un disco de villancicos.

Su actual mujer dejó su carrera por él

Lo suyo con Marta Ornelas fue un flechazo, pero conquistarla (a ella y a su madre) le llevó bastante tiempo. "Un chico con 17 años divorciado y con hijo… Yo no era una ganga", bromea. La música fue su alidada. Las llevaba mariachis a los dos a pesar de la quejas de los vecinos que hasta llamaban a la policía.

Su mujer es soprano y comparte su amor por la música. Para él ese es el secreto de sus 50 años juntos.

Laura dejó su carrera cuando se quedó embarazada de su primer hijo. "Le dije que yo no podía ser madre, su mujer y cantar. Me di cuenta de la embergadura de la carrera de Plácido", explica Marta. Él se deshace en elogios hacia su mujer. “Ha sido mi guía, mi inspiración total. Me ha enseñado todo. Es quien me ha hecho estar donde estoy”, defiende Plácido.

Estuvo dos años sin ver a sus padres

Plácido Domingo comparte nombre con su padre, un hijo y un nieto. De sus padres, cantantes de Zarzuela, heredó también la pasión por la música. Por su profesión viajaban por todo el mundo hasta que fundaron una compañía en México. "Fue muy duro estar dos años sin ver a mis padres y supongo que para ellos fue aún más duro", recuerda.

Sus comienzos en la música

Con 8 años se trasladó a México con el resto de la familia y no regresó a España hasta los 22, algo que pesa en su interior: "Es bonito estar en todas partes, pero añoro no haber estado siempre en España".

¿Cómo comienza Pácido en el mundo de la música? Con 16 años empezó a cantar, a hacer arreglos y a tocar el piano en algún centro nocturno. "Me ilusioné mucho por ir al teatro. Empecé a hacer partes en la Zarzuela y mis padres me dejaban dirigir alguna porque estaba preparado", cuenta ilusionado.

La primera vez que cantó solo en un escenario fue por un empujón. "Estaba en el coro, me empujaron los coristas y salí a cantar una frase", recuerda. Comenzó siguiendo los pasos de sus padres en Zarzuela hasta que se dio cuenta de que "la voz daba para ópera", y la suya era tenor.

El aplauso más largo de la historia

El tenor considera cada obra que interpreta como un hijo y no puede decantarse por una favorita. Eso sí, reconoce las satisfacciones que le ha otorgado Otello. Con ella consiguió en 1991 el aplauso más largo de la historia de 81 minutos. "La gente estaba tan entusiasmada que no se iba", dice Plácido muy agradecido; aunque también reconoce bromeando que ya tenía ganas de irse a dormir y comer algo.

Varios familiares murieron en el terremoto de México

En el programa también hubo tiempo para confesiones difíciles. Plácido relató que uno de los momentos más duros de su vida fue el terremoto de México de 1985. Él se encontraba en Chicago cuando le llegó la noticia de que varios familiares habían muerto en la catástrofe: "No podíamos comunicarnos con nadie. Mis padres y mi hermana estaban bien, pero donde vivían mis tíos y mi sobrino se había caído el edificio. Las noticias al final fueron las peores".

Su mujer se emociona al recordar cómo él se convirtió en portavoz de las víctimas y estuvo dos semanas colaborando en los rescates.

Sus tres operaciones

Aunque actualmente el estado de salud de Plácido es excepcional, el tenor asegura que desde 2010 ha tenido "tres cosas preocupantes: un cáncer de colon que se pudo reparar y luego un coágulo en el pulmón y una operación de la vesícula". "Los coches que han rodado mucho necesitan reparación", asegura entre risas.

Adele, Lady Gaga y el himno del Barça

El invitado reconoce que le ilusionaría cantar con Adele y Lady Gaga. En el programa, tocó el piano para que Bertín cante su versión de ‘My Way’. Un lujo que al presentdor le hizo especial ilusión.

Y de la música internacional se pasó a comentar el fútbol. A pesar de que Plácido Domingo es uno de los merengues más ilustres, su hijo Plácido es seguidor del Barcelona. De hecho asegura que "si en una final donde no jugara el Madrid, me pidieran que cantara el himno del Barça, lo cantaría".

Pidió que adelgazaran a su personaje en Los Simpson

Plácido tiene el honor de haberse doblado a sí mismo en Los Simpson, una experiencia "muy divertida". "Me pusieron demasiado gordito y pedí que me adelgazaran", reconoce.

Pasta dura y un un repostero 'Real'

A pesar de que la cocina no es lo suyo, el tenor se puso el delantal de ‘En la tuya o en la mía’ para elaborar una pasta fría con salsa de aguacate. Bertín y su invitado tuvieron bastantes problemas, pero consiguieron sacar el plato, eso sí, con la pasta demasiado dura.

A Plácido Domingo, y a toda su familia, le vuelve loco el azúcar. Por ello Bertín le regaló una sorpresa muy dulce: la visita de uno de los reposteros más prestigiosos. Paco Torreblanca, que contó cómo elaboró el postre de la boda real de Felipe y Letizia, le preparó una tarta con batuta y la partitura de Otello. Así le cantaron el 'cumpleaños feliz'.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon