Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las orgías vips llegan a España: hablamos con su organizadora, Emma Sayle

Vanitatis Vanitatis 02/10/2016 Mayka Paniagua

Un sitio elegante en el ático de un edificio señorial especialmente elegido para el evento. Habitaciones prácticamente a oscuras iluminadas por velas que insinúan chicas y chicos muy atractivos con rostros cubiertos con máscaras. Una música elegida para ambientar un ambiente que dicen selecto y sensual lleno de mujeres vestidas de cóctel y hombres de esmoquin. Quizás en esta ocasión (cada cita es diferente) los reciban con champán y ostras en una recepción improvisada. Si han conseguido entrar, han pasado el filtro de Emma Sayle, la reina de las orgías vips y millonaria gracias a sus más de 40.000 fieles clientes. Ella les invita a acudir. Asegura que la experiencia no les defraudará.

Ahora es posible. Hasta la fecha, Emma organizaba sus 'sex parties' en medio mundo, pero ha puesto los ojos en España y en la expansión internacional de su negocio que está llevando a cabo ya tiene prevista su primera orgía en nuestro país. “Vamos a llevar el concepto principal a España con una fiesta privada en el ático de una residencia privada. Será un evento pequeño e íntimo con 30-50 personas con un toque muy sensual y de gama alta”, revela esta rubia de 38 años a Vanitatis.

Emma Sayle, organizadora de estas orgías vips. © Proporcionado por Vanitatis Emma Sayle, organizadora de estas orgías vips.

“Tenía mucho sentido montar una fiesta en Madrid porque varios de los miembros de la red nos lo pedían. Además tenemos grandes socios con base en Madrid que nos ayudarán a ejecutar las 'parties'”, asegura Emma. El precio es diferente para cada ciudad o evento. Para España oscilarán entre los 120 y 300 euros y entre 50 y 100 euros para fiestas de chicas solas. Todo lo que necesitan para acudir es inscribirse de forma gratuita (y con foto) en la web Killingkittens.com. La foto manda. “Elegimos a la gente a través de la foto que nos envían a la web”. Aunque ya han experimentado con algunos eventos en Ibiza, “estamos planeando más fiestas regulares en Madrid y Barcelona y el año que viene en Mallorca. Nuestro primer evento será el 29 de octubre en Madrid para festejar el Día de los Muertos con una fiesta temática al estilo Halloween.

¿En qué consisten estas orgías?

“Creo que hay una gran diferencia entre la actualidad y cuando puse en marcha este negocio hace años. Las mujeres son mucho más abiertas con su sexualidad; hay más libertad para ser quien quieres ser y experimentar. Si las mujeres quieren múltiples parejas, ahora se ve mejor que antes. Es verdad que aún hay un largo camino por recorrer porque hay una gran cantidad de países y culturas en las que se sigue viendo a las mujeres como ciudadanos de segunda clase que deben servir a sus maridos y permanecer en la cocina”, afirma Sayle. En sus fiestas hay un 70% de mujeres y un 30% de hombres. “Mucho más excitante”, dice. Chicas solas o con pareja. Parejas con ganas de explorar, pero nunca chicos solos. Pero hay reglas: un no es un no.

Cartel de la próxima cita organizada en Madrid el 29 de octubre. © Proporcionado por Vanitatis Cartel de la próxima cita organizada en Madrid el 29 de octubre.

Los hombres no pueden acercarse a las mujeres en sus fiestas a menos que ellas se lo hagan saber o sean ellas quienes lo hagan. Tampoco pueden protagonizar las escenas sexuales que surjan. “No lo permitimos. La gente llega tan lejos como ellos quieran, pero las fiestas Killing Kittens no van de eso”, afirma rotunda. Ellas sí pueden llegar tan lejos como quieran: explorar con mujeres o con otra pareja. La máscara, al más puro estilo de aquella escena de la película 'Eyes Wide Shut', aumenta su poder y esconde su timidez.

Los lugares elegidos son secretos hasta prácticamente el momento de la fiesta. “Buscamos residencias privadas con 3 o 5 dormitorios y que tengan bastante espacio, situadas en buenas zonas de las ciudades y con un aspecto elegante”, dice Emma, quien asegura que ni la seguridad ni los curiosos son un problema. “Es fácil: controlamos la lista de invitados, no les decimos la dirección de la fiesta hasta la noche antes del evento, justo cuando hemos finalizado la lista de invitados”.

¿Cómo surge este negocio?

Hablemos un poco antes del cerebro de la que llaman 'la red más sexy del mundo’. Casada con el jugador de hockey olímpico James Tindall y madre de un niño de dos años, aún hay quien le pregunta a sus 38 años cuándo va a buscar un trabajo de verdad. Hija de un militar y diplomático, su madre es su verdadera cómplice. No solo apoya la profesión de su hija, sino que se lanzó a abrir Silver Kittens, fiestas sexuales para mayores de 60 años.

Emma ha logrado combinar negocio y vida personal con absoluta naturalidad. Ella no espera que a sus fiestas acudan solo supermodelos, sino chicas atractivas a las que les guste el placer y quieran practicar sexo en un sitio seguro. “Tener el control” es una frase que la CEO de las orgías de la élite repite mucho. Ella parece que lo tiene. Lo refleja su mirada y su actitud segura al hablar de un negocio que sonroja a muchos.

La idea se le ocurrió tras una despedida de soltera en Ibiza, “allá por 2005”, indica a Vanitatis. Entonces ella era una relaciones públicas en un mundo de hombres en el que la mayoría de los eventos estaban organizados por hombres o enfocados a ellos. En aquella fiesta se dio cuenta cómo las chicas (muchas ricas y famosas, pero cuyos nombres no desvela) tomaban la iniciativa mientras ellos se dejaban hacer. Y pensó que era el momento ideal. El sexo estaba en la televisión (se refiere a películas y series como 'Sexo en Nueva York') y las mujeres cada vez eran más capaces de hablar públicamente y sin tapujos de vibradores y su vida sexual. “Yo quería poner en marcha una empresa dedicada a las mujeres, en la que ellas tuvieran el control y pudieran explorar su sexualidad en un ambiente seguro”, asegura Emma a este medio.

El nombre del negocio, Killing Kittens (matando gatitos, en inglés), es una vuelta de tuerca irónica a una expresión puritana inglesa que dice que 'cada vez que una mujer se masturba, Dios se venga matando una gatita'. “¿Qué mejor nombre para un club que reivindica la búsqueda del placer femenino?”, señala. Aunque acaba de mudarse de sede, sus primeras oficinas se instalaron en la calle Portland Place, 33, en el londinense barrio de Marylebone, en el que se rodó la película 'El discurso del Rey' y que, curiosamente, era propiedad del Gobierno de Sierra Leona. Más tarde fue vendido al polémico estafador Eddie Davenport, que lo convirtió en el escenario de sus fiestas sin desenfreno.

Detrás de la máscara

Cuando Emma cumplió 36 años, decidió publicar 'Detrás de la máscara', una biografía en la que quedó al descubierto parte de su intimidad y su ‘morbosa’ amistad con Kate Middleton, que fue su compañera de estudios en la escuela Downe House School de West Berckshire y que fue uno de los miembros de la Hermandad de Sloaney, solo para chicas, cuya ideóloga fue también Emma. Aquella sociedad quizás fue el embrión de su negocio actual, aunque con un ‘espíritu’ muy diferente. Aquello era una especie de club de chicas para hacer cosas juntas. Nada de sexo, asegura la empresaria a Vanitatis: “Tan solo un lugar en el que refugiarse cuando has acabado una relación y te has perdido tu vida social”. Y ese parece que fue el caso de Kate cuando Guillermo y ella tuvieron su ‘gran crisis’ antes de casarse. “Ningún miembro de la Casa Real ha pasado por nuestras fiestas sexuales”, asegura. “Sí lo han hecho actores y actrices muy conocidos e incluso algún diputado laborista que se pasó toda la fiesta en calzoncillos paseando un perro mientras una mujer le seguía con una correa”. Sus nombres no los conoceremos nunca. Intimidad, secreto… Son algunos de los ingredientes más codiciados de sus fiestas.

Otro cartel de la próxima cita en Madrid el 29 de octubre © Proporcionado por Vanitatis Otro cartel de la próxima cita en Madrid el 29 de octubre

Dice Emma que sus “diez años en un colegio de chicas” la ayudaron, y mucho, a poner en marcha este negocio que incluso ha implantado en Irlanda desafiando los límites de su férrea sociedad católica. Lo cierto es que Emma reconoce a Vanitatis que “nunca pudo imaginar el éxito que iba a cosechar con sus primeras 'parties'” y, mucho menos, el éxito de su negocio. “Las mujeres se emocionaron con este concepto mientras los hombres se sentían un poco más amenazados. Es lógico, siempre han sido ellos los que han tenido el control”. Está convencida de que su empresa seguirá creciendo porque “experimentar –asegura– está cada vez más aceptado socialmente”.

La duda nos corroe. Le preguntamos si suele participar en alguna de sus fiestas... “No, no... Siempre me he ocupado de los negocios. ¡Alguien tiene que mantener sus bragas!”. Ahí queda.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon