Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lección exprés: Cómo dar con los mejores vinos para la boda sin ser expertos

¡Hola! ¡Hola! 23/12/2015 hola
© Proporcionado por Hola

"Cuando los novios contratan un paquete que incluye menú de bodas y vinos, siempre me ha dado la sensación de que a lo que menos se suele prestar atención es a los vinos". Nico Bour es el cofundador de Uvinum, una de las principales tiendas online de venta de vinos, cavas, espumosos y destilados de España ("además de hijo de bodeguero", puntualiza él), y el experto con el que hemos hablado para facilitarnos la elección del mejor caldo.

VER GALERÍA

Lo primero que hay que recordar, nos explica él, es que "no puedes convertirte en un experto, experto, pero sí cometer los menos errores posibles a la hora de elegir un vino". Ni siquiera entre los grandes amantes de los caldos españoles la elección del vino, cuando hay que maridarlo con un menú que funcione para un gran número de invitados, es una tarea fácil. "En un día como éste, el concepto principal es el de 'no puedo fallar'. Ni en el vestido, ni en la selección del vino o el cava". No es una idea nueva: en ella se basan la gran mayoría de bodas, donde lo que se busca es que todo salga rodado, con el plus de la personalización que se ha puesto de moda en los últimos años.

En algunos terrenos, sin embargo, las tendencias se dejan a un lado y se recuperan los clásicos que llevan funcionando durante décadas, boda tras boda. Es el ejemplo de los vinos, que a la hora de seleccionarlos, más o menos se rigen por los mismos parámetros en una boda que se celebra hoy, que en una de principios de los años 2000. "Lo mas importante es evitar el riesgo y centrarse en vinos ganadores, como bodegas y marcas muy reconocidas", nos explica Nico. "El maridaje perfecto, la combinción de la comida y vino, es esencial, pero es importante no complicarse". Acertar de lleno con los platos que se van a servir es más difícil, "pero vinos hay muchos". Su próximo consejo, y quizá el más importante, es elegir primero el menú más conveniente, que funcione con nuestros gustos, y una vez estemos seguros de qué platos vamos a servir, escoger el maridaje.

A nivel de cantidad, lo mejor es contar "como mínimo con media botella por persona, nunca menos". El vino no puede faltar, o acabarse a mitad de celebración. En cuanto a los tipos de vinos: "eso es mas complicado, pero en el tinto me decantaría por un vino de Rioja o Ribera, no demasiado potentes ni ligeros. Iría probablemente a un crianza. En los blancos, intentaría escoger vinos de Rueda o de las Rías Baixas, como verdejos o albariños, no excesivamente afrutados". Las tradiciones merecen un punto y aparte. "Sí que es cierto que en el caso de la pareja que se casa viva en una zona productora de vino, suele haber más ganas de ofrecer vinos de la propia localidad o provincia, siempre y cuando sean denominaciones de origen conocidas. Por ejemplo en Barcelona se puede elegir un Rioja o un Ribera, pero tambien un Penedès o un Priorat". El vino blanco o tinto se escoge en función del menú, mientras que el cava "se puede reservar tanto para aperitivo como para los postres". Y no olvidarse de los digestivos en el momento del café.

A la hora de elegir el grueso de bebidas no está de más preveer también "algún tipo de vino o cerveza sin alcohol, para las personas que no lo beban y no quieran brindar con un zumo o un refresco". Igualmente, nos recuerda, es fundamental intentar que la selección guste a todos, pero muy especialmente a los dos miembros de la pareja. "El vino elegido no debe gustarle sólo a él o ella. Hay que buscar un punto de encuentro".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon