Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Letizia y los desplantes a su familia política que le han atribuido

Vanitatis Vanitatis 01/04/2016 Núria Tiburcio
© Externa

La actitud fría y un tanto distante de Doña Letizia se ha puesto en muchas ocasiones en entredicho. La Reina suma ya una larga lista de desplantes, tanto a las personas a las que recibe en los actos como a los miembros de su familia política. El último episodio de la esposa de Felipe VI a los Borbón Grecia lo cuenta esta misma semana Pilar Eyre en la revista 'Lecturas'. Según asegura la periodista, Doña Sofía se quejó ante un familiar de que no podía disfrutar de sus nietas pequeñas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía. Asimismo, aseguró que mientras ella tiene las visitas a las pequeñas restringidas, Paloma Rocasolano tiene total vía libre. Esta información ha vuelto a poner en el ojo del huracán a Doña Letiza y también a la complicada relación que mantiene con sus suegros, sus cuñadas y sus primos políticos. Hoy en Vanitatis repasamos los desplantes más conocidos de la Reina a la familia de su marido.

Imagen del bautizo de Irene Urdangarin en 2005 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Imagen del bautizo de Irene Urdangarin en 2005 (Gtres)

1. El 'no' a los padres de Urdangarin

En julio de 2005 se celebró en los jardines del palacio de la Zarzuela el bautizo de Irene Urdangarin, la benjamina de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Los padres del exduque de Palma, José Urdangarin y Claire Libaert, se desplazaron hasta la capital para acudir a la ceremonia y, como no tenían donde alojarse, la infanta les pidió a Felipe y a Letizia si sus suegros podían quedarse en su casa, el Pabellón del Príncipe. La ahora Reina se negó en rotundo alegando que se encontraba en los últimos meses de su primer embarazo -Leonor nació en octubre- y que prefería no tener invitados. Dicen que ahí empezó a torcerse su hasta entonces buenísima relación con la infanta Cristina.


2. Su tensa relación con su suegro

La mala relación entre Letizia y Don Juan Carlos viene de lejos. El Rey emérito nunca ha visto con buenos ojos a su nuera y se lo ha hecho saber a través de sus comentarios. En una de las primeras cenas en familia, mientras la Reina Sofía y su hermano, el rey Constantino de Grecia, hablaban sobre la situación de Irak, la entonces princesa de Asturias dio un discurso sobre cómo veía ella la situación. "Letizia, ya sabemos que eres la más lista de la familia, pero deja hablar a los demás", dicen que le espetó su suegro. 

Durante estos casi doce años que lleva casada con Felipe, Letizia le ha devuelto este y otros desplantes con la misma moneda. Muy comentada fue la ausencia de Leonor en la misa del centenario del nacimiento de Don Juan. El Rey emérito estaba muy emocionado con la ceremonia y quería reunir a la familia. Sin embargo, Letizia se negó a que su primogénita asistiera, provocando así el enfado de su suegro.

Zurita y la infanta Margarita junto a los Reyes en 2009 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Zurita y la infanta Margarita junto a los Reyes en 2009 (Gtres)

3. Cero cordialidad con los Zurita y los Gómez-Acebo

Antes de casarse con Letizia, Don Felipe mantenía una estrecha relación con sus primos paternos, los Zurita y los Gómez-Acebo. Sin embargo, esto ha cambiado por completo. Y es que se comenta que la ahora Reina no se lleva demasiado bien con ellos. Es por este motivo que no suele acudir ni a los bautizos ni a las comuniones a los que la invitan. Es Don Felipe el que debe ir en solitario para intentar mantener los lazos familiares. Antes se reunía la familia al completo en la Zarzuela para celebrar la Nochebuena, pero eso también ha cambiado. Durante esas cenas, la familia jugaba al amigo invisible y dicen que los comentarios despectivos de Letizia hacia los regalos que le hacían llegó a crispar a los Gómez-Acebo y a los Zurita. Ahora apenas se ven.

Los Borbón y la familia griega de la Reina Sofía (Ver galería completa) © Proporcionado por Vanitatis Los Borbón y la familia griega de la Reina Sofía (Ver galería completa)

4. Tampoco los Grecia le convencen

Si con los Gómez-Acebo y los Zurita su relación es complicada, parece que también lo es con los Grecia. Así lo demostró en la celebración del cincuenta aniversario de la muerte del rey Pablo, padre de Doña Sofía. Los hijos y nietos de Pablo I se reunieron en el palacio de Tatoi (Atenas) para homenajear al monarca. Tras la ceremonia religiosa, los primos Grecia se reunieron en un almuerzo y estuvieron bromeando y haciéndose 'selfies'. Sin embargo, Felipe y Letizia decidieron regresar a España. Aunque se dijo que su rápida marcha se debía a que no querían coincidir con la infanta Cristina, quien por aquel entonces ya estaba metida en el lío del caso Nóos, hay quienes aseguran que fue Letizia la que pidió irse porque no se sentía nada bien allí, pues su relación con los primos de su marido es casi nula.

Jaime de Marichalar y la Reina Letizia en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Jaime de Marichalar y la Reina Letizia en una imagen de archivo (Gtres)

5. Apoyando a Marichalar

Cuando en 2007 se anunció el "cese temporal" de la convivencia entre la infanta Elena y Jaime de Marichalar, los Borbón se volcaron por completo con la duquesa de Lugo. Todos menos Doña Letizia. Y es que, según cuentan, la entonces princesa de Asturias se puso en el bando de Marichalar en vez del de su cuñada. Esto provocó un gran distanciamiento entre las dos mujeres, quienes ahora mantienen una complicada relación.

MÁS EN MSN:

El drama de la Reina Sofía: no le dejan ver a sus nietas la Princesa Leonor y la Infanta Sofía

Diez corbatas, un rifle, espadas, una baraja... los regalos que Felipe VI recibió en 2015


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon