Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Linor Abargil, la Miss Mundo que no quiso tapar su violación

Vanitatis Vanitatis 16/05/2016 Mayka Paniagua

Tiene 36 años, unos ojos negros profundos y bellas facciones mediterráneas. Hace 18 años se coronó como la mujer más bella del mundo. Aquella aventura empezó casi de casualidad. Linor Abargil se sabía guapa, aunque le restaba importancia. Era una chica normal que vivía cerca de Tel Aviv y pasaba horas entre sus libros de estudios. No la interesaban los certámenes de belleza, pero amigos y familiares la insistieron, así que allí estaba ella entre las chicas que aspiraban a ganar en el concurso Miss Israel y quizás la que menos aspiraciones tenía. Era inexperta e ingenua, pero nunca pensó que se vería inmersa en un episodio que nunca quiso protagonizar. Contra todo pronóstico quedó segunda en aquel concurso y meses después algunos agentes la pidieron participar en el certamen de Miss Mundo. Representar a su país suponía un paso adelante. Se trasladó a Italia para trabajar como modelo y prepararse.

Nunca había pasado tanto tiempo fuera de casa y aquel no era su mundo. Quiso volver unos días a Tel Aviv a ver a los suyos y se acercó a una agencia a comprar un billete de avión. Uri Shlomo, un agente también israelí, la convenció de que estaban agotados y se ofreció a llevarla en coche hasta Roma con la idea de que allí lograría un pasaje. De camino desvió su BMW de la autopista, paró en un descampado, le ató las manos y le puso una navaja en el cuello. La violó dos veces e intentó asfixiarla con una cuerda y una bolsa de plástico, aunque logró que la dejara vivir. Shlomo se deshizo en disculpas y la dejó en la estación de trenes de Milán con la promesa de que no podía contar lo ocurrido.

Linor Abargil en un acto de presentación del documental © Proporcionado por Vanitatis Linor Abargil en un acto de presentación del documental

Fue su madre quien la recomendó que no se duchara y fuera a la Policía con su cuerpo como su mejor prueba y defensa. Para investigar la violación cuenta la modelo que tuvo que mantenerlo en secreto durante meses mientras los agentes recababan pruebas y esperaban que el agente regresara a Israel para detenerlo tras el concurso. Fueron las peores semanas de su vida. Cuando se alzó con la corona Miss Mundo y rompió a llorar en el escenario de las Islas Seychelles pocos sabían que esas lágrimas eran saladas. Al día siguiente, la violación estaba en todos los medios de comunicación. Ya no era una aspirante sino la embajadora de Israel. El agresor fue detenido aunque negó los hechos. Otras mujeres también le señalaron.

Tras el juicio que fue seguido por los medios de comunicación de todo el mundo necesitaba apartarse de los focos. Era el momento de encontrar la manera de curarse y dejar de hablar de aquello. Encontró refugio y anonimato estudiando arte dramático. Al finalizar, logró un papel (el mismo que Nicole Kidman había representado en Londres y Nueva York) en la obra ‘The Blue Room’ en Tel Aviv. Se casó con el jugador de baloncesto lituano Sarunas Jasikevicius, que además de la NBA jugó en el FC Barcelona, y se mudó a Los Ángeles, pero no funcionó y sólo un año después se divorciaron. Fue cuando decidió dar un giro a su vida, volver a casa e iniciar la carrera de Derecho para especializarse en derecho criminal y defender a víctimas de violación. También acudía a conferencias por todo el mundo y abrió una web en la que recogía testimonios de otras como ella. Fueron muchas la que acudían a sus charlas, hasta que una de ellas, la actriz y directora Cecilia Peck, hija del Gregory Peck, se fijó en ella y se unió en su viaje personal grabando el documental 'Brave Mis World'.

La hija de Gregory Peck graba su historia

Cuando Cecilia la conoció se enamoró desde el primer momento de la fuerza y valentía de la exmodelo, de su historia y su capacidad de transformarse a sí misma para pasar de ser víctima en alguien que luchaba para encerrar a su agresor. Entonces supo que debía contar su historia y utilizarlo como una potente arma para recoger otros testimonios y alzar la voz sobre el sufrimiento de las víctimas de violación. Quería saber cómo Linor lo hizo y cómo pudo salir adelante con su vida cuando la mayoría de las víctimas son silenciadas por la vergüenza. Y la exmiss dijo sí. “Si hubiera rodado este documental hace 10 años lo habría hecho como una víctima. Hoy lo haré como una superviviente. Será duro, pero es mi deber. Contaré toda la historia. Todos los detalles. Todo. No quiero avergonzarme de lo que pasó. Las películas suelen mostrar los detalles de los crímenes, ¿no? Pues yo quiero enseñar los detalles de una violación. Si alguien no quiere verlo, no tiene por qué hacerlo”, dijo entonces.

Cecilia Peck en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Cecilia Peck en una imagen de archivo (Gtres)

Fueron cinco años viajando desde el Congo hasta Nueva York. Miles de mujeres se abrieron a hablar de su violación. La película comienza cómo Linor lanza un sitio web donde las víctimas puedan compartir sus historias y sigue mientras ella viaja por el mundo para visitar y grabar a las víctimas de violación. No todas son anónimas. También se entrevista con rostros conocidos como los de Joan Collins (violada a los 17 años) y Fran Drescher, la actriz de la serie de los 90 ‘The Nanny’ que fue violada a punta de pistola en su casa por dos hombres y obligaron a su marido a verlo. Un baño de realidad que fue nominado para un premio Emmy 2014 al mérito excepcional en la realización de documentales.

Linor Abargil, Miss World 1998 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Linor Abargil, Miss World 1998 (Gtres)

El fin del documental no las ha separado. Cecilia y Linor siguen juntas en esta batalla. Se puede ver cómo la directora retuitea todos los pasos de Linor y del documental que ahora se emite en Netflix. Linor no podía haber encontrado otra directora mejor. Los padres de Cecilia (Gregory y Veronique Peck) fueron destacados activistas. Veronique era una periodista francesa que conoció al actor durante una entrevista y se mudó a EEUU. Cecilia fundó una productora llamada Rocket Girl Productions con la que produce películas independientes y documentales. Dirigió y produjo ‘Shut Up & Sing’ sobre la campaña contra las Dixie Chicks por oponerse a la guerra de Irak o ‘Una conversación con Gregory Peck’ que han logrado diversos premios. Como actriz la vieron ustedes en ‘El retrato’ por la que fue nominada a un Globo de Oro.

Cecilia vive con el productor y escritor Daniel Voll y sus dos hijos en Los Ángeles aunque tiene la doble ciudadanía en el Estados Unidos y Francia. Linor volvió a unir su vida a Oron Kalfon al que llama su compañero, amigo y amor verdadero y con el que ha tenido tres hijos. Hace unos días Linor asistió a la presentación del Denim Day, organizado por la GUESS Foundation y la organización Ana Bella, contra la violencia de género. Este día se creó hace 15 años tras la polémica surgida por una sentencia que absolvió a un violador porque la víctima llevaba pantalones vaqueros muy ajustados y, según la decisión judicial, la víctima debía haber ayudado a su agresor a quitárselos. Esta es su forma para que su corona, aquella que no quería, al final valga la pena.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon