Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Livio Lo Monaco, el fabricante de colchones que donó su yate para salvar vidas en el mar

Vanitatis Vanitatis 01/10/2016 Ana Sánchez Juárez

A Livio Lo Monaco es más fácil localizarle por la tarde que por la mañana. Este italiano de 51 años, nacido en Milán y afincado en Granada desde hace dos décadas, dedica sus mañanas a sus pasiones: la hípica, sus perros y el mar. Por las tardes es CEO de Grupo Lo Monaco, la empresa de colchones de látex que para muchos estará eternamente asociada a las voces de los fallecidos presentadores Constantino Romero y Joaquín Prat. Pero esta no es una historia sobre las extravagancias de un empresario adinerado de la costa.

Una de las grandes pasiones de Livio es el mar y para ello adquirió un velero de 30 metros de eslora con el que le apasionaba navegar por el Mediterráneo con sus tres hijas y su mujer. Recientemente en esos viajes de placer, Livio recibió en su móvil una fotografía "violentísima" de una barcaza repleta de refugiados que había sufrido un naufragio en aguas de Libia.

El velero medicalizado 'Astral' cuando era un barco de recreo © Proporcionado por Vanitatis El velero medicalizado 'Astral' cuando era un barco de recreo

"Instintivamente fui a las cartas naúticas y me di cuenta de que estábamos a solo dos días de la zona de las desgracia. La noticia me estremeció y me sentí realmente mal de estar disfrutando de esas aguas mientras que para otros eran su tumba. Y empecé a pensar en una mejor vida para el barco, un velero precioso disfrutado intensamente durante diez años, pero que me empezaba a incomodar porque necesita al menos tres personas de tripulación, lo que resta intimidad a mi familia", espeta el empresario que no ha perdido su acento italiano y se confiesa, con cierta sorna andaluza, un rico atípico. "Nunca me han gustado los círculos de poder. Mi mejor amigo es auxiliar administrativo. No busco rodearme de influyentes y no me interesa ni me enriquece copiar o aspirar a ese estilo de vida".

Livio Lo Monaco y Óscar Camps, de la ONG Proactiva Open Arms, en el barco medicalizado 'Astral' (Cortesía) © Proporcionado por Vanitatis Livio Lo Monaco y Óscar Camps, de la ONG Proactiva Open Arms, en el barco medicalizado 'Astral' (Cortesía)

200.000 euros por persona salvada

Lo Monaco, enamorado de España, contactó con la ONG de Badalona Proactiva Open Arms, impresionado por la labor humanitaria de estos socorristas en la isla de Lesbos con los miles refugiados que se lanzan al mar para llegar a Europa. Con Óscar Camps, su presidente, hubo sintonía y Livio decidió firmar un singular acuerdo de patrocinio y responsabilidad social corporativa (RSC). "Yo no puedo reclamar el barco, pero si en algún momento ellos no pudieran mantenerlo, que ojalá ese momento no llegue nunca, volvería a mí".

El acuerdo es ventajoso para ellos, yo no tengo interés alguno más que ayudar y concienciar a otras personas de mi nivel social. A veces con cosas que tenemos podemos ayudar más que con dinero. Un ejemplo es el exjugador del F.C. Barcelona Xavi Hernández, que subastó su yate de 9 metros de eslora 'La Pelopina' y los beneficios fueron para la ONG. Yo vine a España en 1992 sin nada y soy muy consciente de que hay gente que lo pasa muy mal".

El 'Astral' puede acoger hasta 200 personas y el poder trasladarse a alta velocidad de la zona libia a aguas tunecinas en horas ha sido fundamental. Los datos avalan su éxito: sus primeros 45 días de actividad ha tenido jornadas de 700 rescates hasta incluso picos de 3.000, como ocurrió el pasado 29 de agosto. El velero medicalizado es ahora el pilar del operativo de Proactiva Open Arms frente a Libia, con campamento base en la isla de Malta. "Yo hago la cuenta y con 20 personas salvadas ya tengo amortizado el barco. 200.000 euros por ser humano es la mejor y más satisfactoria inversión de mi vida".

De los marines estadounidenses al Rey emérito

'Astral', dirigido por Jordi Évole © Proporcionado por Vanitatis 'Astral', dirigido por Jordi Évole

La historia de este barco que ahora salva vidas en el Mediterráneo, mientras que Europa cierra los ojos, es igualmente singular. Livio se enamoró de este velero que llevaba una década en el puerto de La Herradura en Granada. "Estaba en mal estado y allí vivía un marinero de origen filipino. Me informé y su dueño era un judío llamado Eli Schalit, que fue muy popular por sostener la teoría del origen judío de Cristóbal Colón, lo que había hecho que el barco, donde tenía una exposición itinerante sobre el conquistador, fuese visitado por el Rey Don Juan Carlos. Además Schalit fue un héroe durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que la Armada Estadounidense le regaló este barco que durante años estuvo al servicio como buque escuela del Ejército".

Pero la historia no termina aquí. Su primer dueño antes que el ejército estadounidense y el héroe judío fue un magnate estadounidense del acero que fue el que decidió a su muerte regalarlo al Ejército de su país. "Este velero tiene la particularidad de que fue construido con un casco de acero de 12 mm y no de 3 como es lo habitual. Es un tanque sobre el mar y fue construido en los selectos astilleros alemanes Lürssen, que son los Rolls Royce del sector y de donde salen los barcos más lujosos del mundo desde 1875". Livio se emociona contando cómo logro convencer a Schalit, que falleció hace dos años sin ver el destino final de su barco, de la venta.  Astral, ya reconvertido en un barco polivalente medicalizado, realizará tareas de vigilancia y salvamento frente a las costas de Libia. Pasará cuatro meses en el Mediterráneo central. "Hemos acometido diversas reparaciones y una profunda remodelación", señalan desde Proactiva, como dotarlo de la tecnología actual y los sistemas de comunicación necesarios para volver a ser operativo y poder trabajar en coordinación con autoridades marítimas y demás organizaciones que actúen en la zona.

La trayectoria de la reconversión de este velero de lujo que en su última vida sirve de puerta a Europa para los refugiados procedentes de los conflictos de medio mundo es tan novelesca (y estremecedoramente real) que ha cautivado también al presentador de La Sexta Jordi Évole, que arranca con ella su primer documental, que se estrena el próximo 12 de octubre

Livio Lo Monaco con su mujer, la actriz española Cristina Peña © Proporcionado por Vanitatis Livio Lo Monaco con su mujer, la actriz española Cristina Peña

'Mi mujer es más solidaria que yo'

Livio cuenta que destinó los beneficios de su boda con la actriz española Cristina Peña a la ONG Vicente Ferrer. "Con el dinero construyeron 21 casitas en la India. Fue muy gratificante. Mi mujer aquí es mucho más solidaria que yo y tiene una grandísima vocación de ayuda", asegura. Y es que el sueño de la pareja es hacer una fundación para poder canalizar todas estas aventuras solidarias. Porque el flechazo de este adinerado empresario con Proactiva Open Arms no fue el único. La compañía ha participado en diferentes programas sociales como el Pillows & Pillows-Desarrollo & Development de la Fundación Women Together, y también ha colaborado con asociaciones como Fundación Intervida, la Casa del Agua de Coco, Médicos del Mundo, Cooperación Internacional, Cruz Roja, Madre Coraje, Mensajeros de la Paz Granada, Titiritas Clown y Asociación de Síndrome de Down. Por su labor social ha recibido, entre otras distinciones, la acreditación de Empresa Solidaria otorgada por la ONG Cooperación Internacional. 

Livio Lo Monaco con uno de sus famosos colchones (Fotos: cortesía) © Proporcionado por Vanitatis Livio Lo Monaco con uno de sus famosos colchones (Fotos: cortesía)

"Todas estas acciones me han marcado, pero el haber donado mi velero ha sido especialmente gratificante. Me ha rejuvenecido. Si lo hubiera sabido, lo hubiera hecho antes". Y cuenta que una de sus hijas mayores estuvo con él en Lesbos y contempla la posibilidad de tomarse un año sabático como voluntaria. "Yo mismo espero poder en breve participar activamente, pero el reciente nacimiento de mi tercera hija me ha hecho posponer la idea. Es algo que no descarto. Ahora lo importante no es mi hazaña personal, sino que la gente apoye la labor de la asociación y se solidarice para que puedan seguir salvando vidas. Las dos próximas temporadas están garantizadas, pero un barco es muy caro de mantener y es una ONG muy pequeñita", subraya.

Livio tiene una trayectoria empresarial que ha marcado su carácter filántropo. Con 27 años, decidió buscar nuevas oportunidades de negocio en España. Con recursos económicos para aguantar un mes, tuvo que desempeñar todo tipo de empleos para sortear "una época económicamente complicada". Finalmente empezó a trabajar en una conocida firma italiana, comercializadora de baterías de cocina, donde en tres años llego a ser director general. En 1996 crea Grupo Lo Monaco, empresa dedicada a la venta de menaje para mediante un sistema de venta domiciliaria comercializar el colchón Látex Natura, a lo que hay que unir la innovación que supuso su forma de entender la publicidad del sector del descanso, con más de 700.000 clientes en su haber. Sin duda, en él los refugiados han encontrado el mejor colchón. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon