Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lo que no sabías de Báñez, el falso millonario condenado: es pariente de Ángel Acebes

Vanitatis Vanitatis 08/08/2016 Ana Sánchez Juárez

Todo el mundo en Ávila lo sabía cuando el pasado 24 de julio el Tribunal Supremo confirmó la sentencia de seis años de cárcel a Raúl Báñez Martín por estafa y apropiación indebida que le impuso la Audiencia Provincial el pasado enero. Todos lo abulenses tenían claro que el hombre al que llamaban el 'Gran Nicolás' , que actualmente tiene 50 años, y que había conseguido seducir a varios inversores metiéndose en la piel de un multimillonario dueño del Grupo Báñez, el hombre que estafó 390.000 euros a otro tras convencerle de que invirtiera en un "estructurador molecular sónico", era primo de la mujer de Ángel Acebes, el exministro abulense del Partido Popular en la época de José María Aznar

Ángel Acebes y su mujer Ana María Pérez Martín (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Ángel Acebes y su mujer Ana María Pérez Martín (Gtres)

Ana María Pérez Martín –mujer de Acebes– es una discreta mujer que actualmente dirige el Grado de Enfermería en la privada Universidad Francisco de Victoria. Raúl Báñez es sobrino de su madre, un hombre al que pocos ponen cara y cuya imagen fue desvelada en exclusiva por Antena 3. "En toda casa siempre hay una oveja negra. No hay que estigmatizarles por ellos, es normal que tampoco alardeen de tener un pariente así", dice un conocido empresario local, amigo de la familia. 

'Raulito Lacoste'

Báñez, que puso la sede (virtual) de su inexistente imperio familiar en la Torre Picasso, se paseaba por Madrid con chófer a bordo de su Porsche Cayenne. Contaba que tenía un piso en Nueva York y una casa en Mallorca que un pariente suyo había comprado a la duquesa de Windsor. En realidad la compraron sus padres con el dinero obtenido de la recalificación de una fábrica de piensos, propiedad familiar situada en la zona oeste de la muralla de Ávila.

Según fuentes próximas a la familia, Báñez nació en Ávila y estudió en Madrid en el CEU. De joven le llamaban 'Raulito Lacoste' porque se compró un Peugeot 205 Lacoste, el único que existía entonces en Ávila. Los que le conocen aseguran que "desde muy joven vivía a todo trapo y nadie sabía de dónde sacaba el dinero. Su familia marchaba bien, pero no tanto", dicen. Eso sí, aseguran que "lejos de ser un charlatán y un embaucador, es una persona cariñosa y amable".  

Bisbal, Entrecanales y el estructurador molecular sónico

Hoy se ha visto que el nivel desbordante que Raúl Bañez cocinaba desde veinteañero no ha llegado a buen puerto. La sentencia explica que el condenado proviene de una familia acaudalada que en 2009 perdió su dinero en un negocio inmobiliario, momento en el que decidió fingir que era millonario alquilando chalés de lujo que decía de su propiedad y usando coches de marcas caras conducidos por su chófer, Christian.

Cuando aún tenía dinero, puso el punto de mira, relata la sentencia, en un hombre, hijo de una mujer que conocía del año 2003, que tenía unos ahorros para comprarse una casa. A su víctima la llevó a un chalé que tenía alquilado en El Pardo (Madrid), que decía que era suyo y del que alardeaba que pretendía vender al cantante David Bisbal.

Le explicó que podía conseguir cuantiosos beneficios, pero que había que invertir en las pruebas necesarias para homologar su estructurador molecular sónico, tras lo que el hombre accedió a pagarle 100.000 euros a cambio de la mitad de los beneficios. Para convencerle, le dijo que los beneficios que podían obtener podrían retirar a ambos de trabajar, que tenía la venta 50.000 unidades aseguradas con taxistas y que el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, estaba muy interesado en su compra.

En enero de 2010, la víctima le dio ese dinero, y luego le invitó a una casa en Mallorca que también tenía alquiladam aunque decía que era de su propiedad porque su abuelo se la había comprado a la duquesa de Windsor, Wallis Simpson. Más tarde, le pidió un préstamo de 120.000 euros alegando que no podía disponer de dinero porque Hacienda tenía bloqueadas las cuentas a sus empresas, y luego otros 170.000 por las mismas razones. Después de estafarle esos 390.000 euros, y a sabiendas de que su víctima no tenía más dinero, se fue distanciando de él, relata la sentencia, que explica que luego alquiló una mansión en El Plantío (Madrid), el chalé Sullivan, por 6.000 euros mensuales que nunca pagó.

Lo hizo convenciendo a la propietaria de su posición económica y negándose a pagar un aval. A cambio, le ofreció como garantía un compromiso ante notario de mantener en sus cuentas un saldo mínimo de 36.000 euros, que no cumplió. El condenado no pagó ningún mes del alquiler ni ninguno de los gastos de la vivienda y permaneció en él hasta que, en abril de 2012, casi dos años después, un juzgado resolvió echarle.

2.040 euros en cuernos de animales

En ese momento, se llevó del chalé una colección de 34 cabezas con cuernos de animales que el difunto marido de la propietaria había cazado y que estaban valoradas en 2.040 euros. En su resolución, el Supremo confirma la condena que la Audiencia Provincial de Madrid, que considera motivada y respaldada por pruebas, y rechaza el argumento del recurrente de que la pena de 5 años por el delito de estafa es desproporcionada.

El Supremo la considera proporcional a la gravedad del hecho y tiene en cuenta "el importante quebranto económico ocasionado a una de las víctimas", sobre todo al hombre del que se apropió de todos los ahorros que tenía para comprarse una casa, con quien creó "una apariencia de amistad, jugando también con los sentimientos de sus víctimas con el único propósito de sacar un provecho ilícito".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon