Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lo que queda de la familia Boyer Preysler dos años después de la muerte de Boyer

Vanitatis Vanitatis 28/09/2016 Paloma Barrientos

El 29 de septiembre de 2014 fallecía en Madrid Miguel Boyer a los 75 años. Una muerte que sorprendía porque no tenía que ver con el derrame cerebral que había sufrido en marzo de 2012 y del que, según Isabel Preysler, se había recuperado. Para demostrarlo posaron en '¡Hola!' y la vida familiar continuó aparentemente con normalidad y con dedicación exclusiva por parte de su mujer.

Luego se supo por boca de Preysler, cuando inició su relación con Vargas Llosa, que ese tiempo no fue tan feliz. Aseguró en su revista que “me quedé un poco viuda el día que Miguel sufrió el ictus”. Pero como cantaba su exmarido Julio Iglesias en 'La vida sigue igual', unos vienen y otros se van, que es lo que ha sucedido en el histórico de la familia Boyer Preysler dos años después de la desaparición del que fuera el ministro más mediático del Gobierno de Felipe González.

Ana Boyer y sus hermanos Miguel y Laura (Fotomontaje de Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Ana Boyer y sus hermanos Miguel y Laura (Fotomontaje de Vanitatis)

Y la situación actual no la habría imaginado ni el mejor guionista de serial televisivo. La herencia sigue sin repartirse, los hermanos de padre no tienen ninguna relación entre ellos, la viuda recuperó la felicidad con el nobel; la hija pequeña, Ana, se fue de casa; la otra, Laura, no ha conseguido aún la estabilidad emocional y lo único que quiere es algún recuerdo personal de su padre, que por el momento no se va a hacer efectivo. En todo este tiempo, Miguel Boyer Arnedo ha sido el protagonista colateral al hacer declaraciones desfavorables de la viuda, de la que decía que “lo dejó pelado en vida”. Tampoco dejaba en buen lugar a su padre en la entrevista que concedió al diario 'El Mundo', en la que aseguraba que no se había comportado bien con ellos: “¿Y ahora dicen que era un hombre de familia...? Aparte de lo que nos hizo a nosotros, se llevaba mal con sus hermanos, con sus sobrinos...”.

Respecto a la herencia, se supo que Boyer había cambiado el testamento tiempo después de sufrir el derrame favoreciendo a Preysler. La viuda mantiene una buena relación (según su sobrino Miguel) con Cristian Boyer, nombrado albacea, que a su vez no la tiene fluida con sus sobrinos y herederos. El tiempo corre y aparentemente no hay cambios. La única que ha aclarado algo en este sentido fue el fin de semana pasado Ana Boyer.

La hija pequeña acudió a un 'photocall' como imagen de una firma y cuando le preguntaron sobre el asunto respondió que “es una situación desagradable, pero hay que dejar que a uno le afecte hasta un determinado punto. La herencia de mi padre se repartirá dentro de poco, pero lo que hay es lo que hay”. Según publicó Vanitatis en exclusiva, no hay prisa, pues aún tienen tres años por delante para solventar la cuestión hereditaria, puesto que el propio Boyer dio un plazo de cinco años para hacer el inventario de sus bienes.

Ana Boyer también reconoció por primera vez que con sus hermanos de padre hay muy poco contacto. En realidad es nulo, como confirmaban a Vanitatis en el entierro de su madre, Elena Arnedo. “No nos vemos porque no se ha potenciado ese afecto y, por lo tanto, no hay ningún contacto”. Isabel Preysler sí telefoneó a Laura para darle el pésame. Después no se han vuelto a ver ni hablar y las posibilidades de acercamiento son prácticamente inviables.

En estos dos años la vida de la hija pequeña de Preysler también ha cambiado. Abandonó la casa familiar para irse a vivir con su novio, Fernando Verdasco. En cada comparecencia pública niega que esta salida tuviera que ver con la llegada de Vargas Llosa al chalet de Puerta de Hierro. Pero fue su hermana Chábeli la primera que dio la pista en sentido contrario al decir que “he hablado con mi hermana pero son pequeñas cosas que pasan, es jovencita, ha estado siempre con su padre y su madre. Ha sido un cambio para ella, para nosotros no. Pero se dará cuenta de que lo importante es que su madre sea feliz, como cualquier hijo”.

Isabel Preysler junto a Ana Boyer y los hijos del ministro, Laura y Miguel Boyer (Fotomontaje: Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Isabel Preysler junto a Ana Boyer y los hijos del ministro, Laura y Miguel Boyer (Fotomontaje: Vanitatis)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de la televisión. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon