Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 8 detalles que 'vistieron' la boda de Luis Martínez de Irujo y Adriana Marín en Liria

Vanitatis Vanitatis 03/10/2016 Raoul Higuera

La boda de este sábado que unía a los Alba con la familia del constructor del Valle de los Caídos ha sido uno de los grandes acontecimientos de la alta sociedad española. Los novios, Luis Martínez de Irujo, hijo del actual duque de Aliaga, y su ya mujer, Adriana Marín, bisnieta del afamado constructor, no lograron su cometido de realizar una boda íntima,alejada de la atención mediática, ya que numerosas imágenes han logrado traspasar el estricto filtro que los contrayentes levantaron en torno a su enlace. Detallamos las claves más llamativas de la boda, desde el precio por cubierto hasta las sonadas ausencias, pasando por quién logró robarle protagonismo a los mismísimos novios.

Todos los asistentes a la boda en el Palacio de Liria (Galería) © Proporcionado por Vanitatis Todos los asistentes a la boda en el Palacio de Liria (Galería)

1. La otra gran protagonista de la boda. Pese a la importancia de los apellidos de los novios y a ser los grandes protagonistas de la jornada, todas las miradas estaban puestas en Cayetano Martínez de Irujo, tío del novio. Aunque, para ser más precisos, la atención estaba puesta más en su joven novia, Bárbara Mirjan, porque acudió junto a ella en el mismo coche en el que viajaban sus dos hijos, Luis y Amina.

2. También hubo dos personas que, sin quererlo, centraron toda la atención. Nos referimos al actual duque de Alba, Carlos Fitz-James, y a su hermana, Eugenia Martínez de Irujo, que quemaron la pista de baile bien agarrados y mostrando que su relación es espléndida y que la ocasión bien merecía la pena.

Carlos y Eugenia Martínez de Irujo bailando durante la boda © Proporcionado por Vanitatis Carlos y Eugenia Martínez de Irujo bailando durante la boda

3. La ausencia más sonada. Pero si los asistentes, 530 para ser exactos, fueron protagonistas también de la jornada, el nombre de Alfonso Diez, viudo de la duquesa de Alba, Doña Cayetana, logró sonar con fuerza por su ausencia. No estaba invitado. Un hecho que demuestra su distanciamiento de los Alba y la ruptura con los que, un día, fueron también su familia.

4. El particular vestido de la novia. En toda boda que se precie el vestido elegido por la novia es uno de los detalles más comentados por parte de los invitados. Un diseño de Teresa Helbig con mangas y espalda de gasa, fajín y cuello en pico, con detalles florales en el pecho y mangas, así como una corona de flores para sujetar el largo velo al recogido en moño. Un atuendo muy clásico casi victoriano que no gustó demasiado…

Adriana Marín y Luis Martínez de Irujo el día de su enlace © Proporcionado por Vanitatis Adriana Marín y Luis Martínez de Irujo el día de su enlace

5. En la mañana del sábado y con el madrileño Palacio de Liria como telón de fondo, el encargado de unir en matrimonio a los novios fue el padre Sánchez-Dalp, amigo de la familia.

6. Todo el festejo nupcial se albergó en el Palacio de Liria. También el convite, encargado a la empresa de catering Ciboulette y cuyo precio por cubierto se situó en los 120 euros. Los 530 invitados se distribuyeron en mesas redondas y sillas de hierro con cojines y revestimientos en blanco. Sobre sus cabezas, un bonito pasillo en enredaderas.

7. La fiesta, amenizada por un Dj que hizo bailar a la aristocracia española bajo las luces de los focos y bolas de cristales. Además, uno de los detalles mejor cuidados fue la llegada de la novia, que contó con música de un violinista en directo que puso banda sonora a su entrada triunfal. Y es que la aparición de la novia es uno de los momentos más mágicos de cualquier boda y Adriana deseaba hacer de este instante algo especial.

Imagen de la fiesta amenizada por el DJ © Proporcionado por Vanitatis Imagen de la fiesta amenizada por el DJ

8. La boda se celebró en pleno huracán en Ferraz. La crisis del partido socialista y el declive de Pedro Sánchez tuvieron lugar a escasos 700 metros del enlace. Esto quiere decir que en las inmediaciones del enclave nupcial cientos de personas se agolpaban en la sede del PSOE para conocer en persona el destino del partido, mientras que algunos invitados, como puede ser el mismísimo expresidente José María Aznar, siguieron el curso de los acontecimientos en diferido.

Imagen de la iluminación del Palacio de Liria para la boda © Proporcionado por Vanitatis Imagen de la iluminación del Palacio de Liria para la boda

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon