Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los cinco momentos más duros de las Azúcar Moreno, desvelados en 'Mi casa es la tuya'

Vanitatis Vanitatis 27/09/2016 A.Parrado

Bertín Osborne y Azúcar Moreno (Telecinco) © Proporcionado por Vanitatis Bertín Osborne y Azúcar Moreno (Telecinco)
Antes de ser las Azúcar Moreno, Antonia (Toñi) y Encarna solo eran dos más de los nueve hijos del matrimonio Salazar Salazar. Antes del éxito y los casoplones, vivían en una chabola en Vallecas y jugaban con muñecas que su madre pagaba a plazos. Antes de las giras interminables y conciertos multitudinarios, vendían lotería en la Puerta del Sol y recibían clases gratis de una profesora por las tardes porque "no queríamos ser unas analfabetas". 

Bertín Osborne consiguió en 'Mi casa es la tuya' que las hermanas desnudaran su corazón y hablasen de lo que significa para ellas ser gitanas o por qué estuvieron seis años sin hablarse. Pero además, narraron algunos de los momentos más duros que les tocó vivir, como las muertes de sus padres y sus hermanos o cómo afrontaron el cáncer de mama que sufrió Encarna.

Despedirse de sus hermanos y sus padres

Cuando tanto Azúcar Moreno como el grupo formado por sus hermanos Juan, José y Enrique (Los Chunguitos) empezaban a triunfar, llegó el primer mazazo para la familia. A los 24 años, Enrique fallecía a causa de un cáncer de garganta. "El médico dijo que no era nada peligroso, hicimos un fiestón en la chabola celebrando que estaba bien... Y a los cuatro días se murió", relató Toñi. Un mazazo del que su madre no pudo recuprarse. "Mi madre decía que en este mundo no hacía nada y que Enrique la necesitaba, mientras que nosotros estábamos sanos y bien", recordó. Dos años después llegaba el segundo varapalo para los Salazar. Su madre fallecía a los 53.

"Fueron uno detrás de otro", añadió la artista, ya que la marcha de su madre derivó en otro duro golpe: el fallecimiento de su padre a los 62 años: "Él estaba bien de salud, pero decía '¿Qué hago yo sin mi Candela?". Dos años después de la muerte de su madre él fallecía. Poco a poco, la muerte fue tachando los nombres de otros Salazar Salazar de su lista: la primogénita, Aurelia, de 44 años, José por un infarto a los 29 y Carlos, a los 41.

La familia Salazar Salazar (Telecinco) © Proporcionado por Vanitatis La familia Salazar Salazar (Telecinco)

El sufrimiento por la droga

Cuando Bertín Osborne entrevistó a Fran Rivera, el torero recordó la figura de su madre, Carmina Ordóñez, y cómo las drogas destruyeron su familia. El mismo drama lo vivieron Toñi y Encarna con su hermano Carlos. "Se metió en un mundo feo, en un pozo del que no pudo salir", recordó la artista, aunque en ningún momento utiliza la palabra 'drogas'. "Luchamos con todas nuestras fuerzas, lo llevamos a los mejores sitios, pero sacarlo de allí es muy difícil"

Para las hermanas, la marcha de sus hermanos y sus padres "nos descolocó la vida". Toñi recordó con mucha alegría su infancia y reiteró que a pesar de vivir de manera modesta, eran muy felices. "Era muy bonito, tengo el recuerdo ese de mi familia, todos vivos en aquel entonces, y me emociono", explicó.

La enfermedad de Encarna

En el año 2007, a Encarna le fue diagnosticado un cáncer de mama que consiguió superar tras un año de tratamiento. Un difícil trago para ambas hermanas. "Fue muy fuerte para las dos, cuando me lo dijeron sentí que la perdía... Yo lo viví todo con ella", rememoró Toñi. Para la cantante, uno de los momentos más duros fue ver cómo le cortaban el pelo. "Yo te juro que no he llorado más en mi vida, ver como rapaban a esa mujer tan guapa...", comentó entrecortada.

También Encarna habló de su difícil experencia. "Cuando te pasan estas cosas, uno no sabe ni explicarlo, es como que tu vida se va. Fue muy duro el momento que tuve que contárselo a mi hija", explicó. La propia Carolina Lillo participó en el programa explicando que cuando le contaron que su madre sufría la enfermedad, "se me vino el mundo encima".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon