Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los escándalos del 'mallorquín' que se ha convertido en gobernador de Puerto Rico

Vanitatis Vanitatis 14/11/2016 M. Bolonio

Se llama Ricardo Rosselló Nevares, tiene 37 años y unos ojos verdes que han cautivado a gran parte del pueblo puertorriqueño. Con más del 40% de los votos, este candidato de sangre mallorquina logró el pasado martes (sí, el mismo día en el que Donald Trump se convirtió en el 45º presidente de los Estados Unidos) hacerse con el poder de su país y llegar a ser el nuevo Gobernador de Puerto Rico. Un Roselló volverá a ocupar este cargo solo 15 años después de que lo hiciera el padre de Ricardo, Pedro, gobernador de la isla caribeña entre 1993 y 2001.

Ya entonces en Mallorca se hablaba con orgullo de los descendientes de un llosetí que a principios del siglo XX emigró a Puerto Rico en busca de una vida mejor. Quién le iba a decir que su nieto y su bisnieto gobernarían años después esa isla que le dio una segunda oportunidad en su vida.

Ricardo Roselló con su mujer © Proporcionado por Vanitatis Ricardo Roselló con su mujer

Pero árbol genealógico aparte, la del nuevo mandatario de Puerto Rico es una vida con tantas luces como sombras. Un accidente mortal, un divorcio complicado y un aborto convierten su pasado en una historia casi de ficción muy atractiva para cualquier director de cine. Con motivo de su candidatura a la gobernación del país y en plena campaña electoral sus asuntos más turbios se han mezclado con sus propuestas para hacer de su isla un territorio mejor. Pero, ¿quién es entonces Ricardo Roselló? ¿Cómo es su familia? ¿Cuáles son los aspectos más oscuros de su pasado?

Ricardo Roselló con su mujer Beatriz © Proporcionado por Vanitatis Ricardo Roselló con su mujer Beatriz

En la reciente campaña electoral, Beatriz Areizaga García, su mujer, ha tenido casi tanto protagonismo como él. En primer lugar porque ha prometido convertirse en una primera dama a tiempo completo y ha demostrado que acompaña a su marido allá donde este va y, después, desgraciadamente, porque apenas unos días antes de las elecciones perdió de forma natural el bebé que esperaban y tan terrible episodio obligó a suspender parte de los actos previstos por el matrimonio.

Además, Beatriz ya goza de una gran popularidad a la que han contribuido las muchas entrevistas concedidas a varios medios de comunicación. La puertorriqueña ha estudiado psicología en la Univerdidad, pero sin haber ejercido nunca como psicóloga, centró su carrera profesional en ser voluntaria en organizaciones benéficas e iniciarse en política como miembro del Partido Nuevo Progresista (PNP) en el que milita su marido. Allí se conocieron, pero, según ella misma, ya se había fijado en él mucho antes. Fue en 1996. Ella tenía 11 años y él, 17. Ricardo salía con su padre al balcón del Comité del PNP y Beatriz veía la estampa a través de la televisión. “Cuando le conocí quedé flechada por su humildad y, claro, los ojos verdes ayudan”, declaró la mujer de Roselló a 'El Vocero'. Casados en 2012, Beatriz y Ricardo tienen una hija de dos años llamada Claudia de la que suelen presumir en sus redes sociales.

La familia Roselló © Proporcionado por Vanitatis La familia Roselló

Pero no todas las preguntas que le han hecho estos días a la esposa de Roselló han sido tan fáciles de responder como la fecha en que se vieron por primera vez. En plena campaña se rescató el tema del turbio divorcio del nuevo gobernador. Ricardo Roselló estuvo casado hasta 2009 y la forma de disolver su matrimonio fue más compleja de lo que muchos imaginan. Sobre este asunto, Beatriz prefiere guardar silencio y remite a todo aquel que le pregunta a las declaraciones que ha hecho su marido al respecto y que se limitan a explicar lo felizmente casado que está actualmente y que todo lo demás es pasado.

Acusado de ser infiel

La primera mujer del político fue Natasha Marie Cervi, con la que se casó en junio de 2008. Cuando no habían celebrado ni su primer aniversario, ella decidió romper su unión y lo hizo no solo solicitando el divorcio, sino también la anulación del matrimonio. Según ella, se había celebrado con fines fraudulentos y con un trasfondo económico en el que ella salió perdiendo. “Él nunca tuvo la intención de vivir como marido y mujer. Roselló tenía una amante desde antes el matrimonio y la relación continuó después del matrimonio al punto que la propia amante así se lo confirmó a Cervi”, dice el documento que recoge la demanda, que sigue: “El demandado no tenía intención de respetar los votos del matrimonio y su deseo de casarse fue solo un frente de calmar a su familia y adelantar su carrera política. Además la familia de Cervi contribuyó financieramente una cantidad significativa de dinero a la boda”. El mismo escrito también recoge que Roselló no sufragó la luna de miel y que usó los bienes gananciales para viajar con su amante.

Ricardo con su hija Claudia © Proporcionado por Vanitatis Ricardo con su hija Claudia

Por su parte, Roselló negó tales acusaciones y finalmente llegó a un acuerdo con su exmujer. Su matrimonio no se anularía, llegarían a un pacto de divorcio y ella recibiría 10.000 dólares como parte de ese pacto.

El accidente mortal

Sin embargo, si hay un episodio de la vida de Roselló que él desearía borrar es aquel en el que varios medios de comunicación aseguran que fue el responsable de la muerte de una abogada y su hijo de 11 años. Según algunas versiones, en 1994, cuando él apenas contaba con 15 años de edad, conducía un coche que sufrió un terrible accidente en el que madre e hijo fallecieron. Él no podía conducir porque la edad mínima para poder hacerlo en Puerto Rico son los 16 y su primo, que viajaba con él en el coche y tenía 21 años, asumió la responsabilidad de una tragedia que 22 años después sigue sin esclarecerse.

Este y otros capítulos de su vida han estado de actualidad en la última campaña electoral. Roselló ha sido capaz de capear cada uno de los temas y finalmente se ha hecho con la gobernabilidad de una isla que atraviesa una difícil crisis. Sus propuestas y sus aspiraciones le han convertido en la mejor opción. “Siente un gran amor por esta isla”, dice su esposa. Cómo no, su mejor defensa.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon