Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los Matutes pujan por las hamacas y las sombrillas de las playas de Ibiza

Vanitatis Vanitatis 19/04/2016 J. Madrid

Poseen doce hoteles en la isla dentro de un imperio que abarca también constructoras, inmobiliarias e incluso parques acuáticos. La familia del exministro Abel Matutes es dueña de gran parte de los locales y lugares de ocio que pueblan la isla de Ibiza. Aun así, ha participado estos días en una polémica subasta solo al alcance de ciertos bolsillos. El martes de la semana pasada, el salón de plenos del Ayuntamiento de Ibiza celebraba una puja por la concesión de la gestión de las hamacas y las sombrillas de las playas de Ibiza. Entre los que participaban en la subasta se encontraba el exministro Abel Matutes, que desembolsó 355.100 euros por gestionar las 180 hamacas y 90 sombrillas de delante del hotel que posee en Platja d'en Bossa, el exclusivo Ushuaïa.

Carmen Matutes junto a su padre el día de su boda (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Carmen Matutes junto a su padre el día de su boda (Gtres)

Su propia hija, Carmen Matutes, también pagó 153.000 euros para mantener otro lote en la misma costa. Tanto el padre como la hija tuvieron un 'enemigo' común a la hora de pelear por sus lotes: el empresario Mahy Marrero Sosa, procedente de Gran Canaria y actualmente investigado por el hallazgo de cocaína en uno de sus yates. Su poder adquisitivo se enfrentó al del exministro, ya que hizo uso de seis de las sociedades a su nombre para conseguir once de los lotes que se subastaban, tres de ellos en Platja d'en Bossa, aquella donde es más visible el poder de la familia Matutes ya que en ella se sitúa el hotel Ushuaïa, propiedad del clan. Tal y como publicó Vanitatis, el complejo hotelero factura diariamente 350.000 euros en visitas y el precio por dormir en una de sus habitaciones puede alcanzar los 10.000 euros según los extras.

GALERÍA: Así es el hotel más lujoso de los Matutes en Ibiza © Proporcionado por Vanitatis GALERÍA: Así es el hotel más lujoso de los Matutes en Ibiza

Lujo propiedad de los Matutes

Dicho hotel posee servicios solo al alcance de unos pocos, como aviones privados que traen a los huéspedes desde cualquier parte del mundo o una piscina cuya entrada alcanza los 60 euros. La familia Matutes invirtió 22 millones de euros en este proyecto de los 300 que han desembolsado en diferentes negocios a lo largo y ancho de la isla. En el proyecto hotelero también está involucrado Abel Matutes Jr., hijo del expolítico, que ha sido muy proactivo a la hora de contratar para la zona recreativa del complejo a DJ como David Guetta, que cobró unos 500 euros por su actuación en la misma.

Abel Matutes Jr. el día de su boda (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Abel Matutes Jr. el día de su boda (Gtres)

La vinculación de Abel Matutes y los suyos con la isla no se reduce únicamente a las zonas de ocio o a los complejos hoteleros, sino también a proyectos como la fundación que lleva su nombre, encargada de ayudar a equipos deportivos de la zona y a grupos de estudiantes.

Precisamente por esa vinculación económica y afectiva no es de extrañar que la toma de poder, vía subasta, del empresario juzgado por tráfico de drogas en la isla no haya sido del agrado del exministro y de sus familiares. De hecho, Matutes mantuvo una dura puja con Marrero y finalmente tuvo que desembolsar 355.100 euros por una puja que arrancó en 66.100 euros y cuya tensión permaneció durante toda una polémica subasta que no mermará la enorme influencia que tiene la familia en la isla pitiusa.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon