Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los negocios colaterales del clan Pantoja

Vanitatis Vanitatis 17/04/2016 Paloma Barrientos

El clan Pantoja es un imán para los negocios. Tanto para sus propios componentes como para los allegados. Desde hace años todos los que se acercan a la tonadillera o a algún miembro de su familia hacen caja. Así ha sucedido con muchas de sus amistades que el tiempo demostró que no lo eran. También con Julián Muñoz, con algunas de las presas con las que compartió infortunio en Alcalá de Guadaira, con las novias y novios de sus hijos y hasta con Dulce, a la que Chabelita considera como su segunda madre.

El desproporcionado caché que pide Pantoja para sus memorias (Ver noticia) © Proporcionado por Vanitatis El desproporcionado caché que pide Pantoja para sus memorias (Ver noticia)

[Lea: Pantoja solicita el caché millonario de José Bono por escribir sus memorias carcelarias]

En el caso de la niñera su trayectoria ha sido impecable y discreta. Solo ha hecho declaraciones y gratis cuando han atacado a su niña. Tiene varios ofrecimientos millonarios tanto para sentarse en un plató de televisión como para entrevistas exclusivas en revistas. Por ahora no ha sucumbido. Capitulo aparte es Kiko Rivera, pero en su caso mercantilizar su parentesco resulta más razonable que las novietas estacionales que después de una noche de pasión se "hacían un Interviú. Soy un chollo", decía.

El caso es que ahora ha sido Irene Rosales, la futura mujer de Kiko y madre de su hija Ana, la que se ha convertido en protagonista. Esta vez no como parte del clan sino como persona individual prestando su imagen a la firma que comercializa la dieta de la alcachofa. La sesión con la prensa le salió muy rentable. 20.000 euros es el caché que ofrece la empresa a los personajes conocidos –siempre mujeres– que esta vez ha recaído en la próxima nuera de Isabel Pantoja.

Irene Rosales no se metió en jardines peligrosos y lo más destacable que dijo ese día es que se lleva bien con su futura suegra, que se quiere casar de blanco y, quizá lo más sorprendente, que no perdonaría una infidelidad. Dada la querencia de Kiko a socializarse con la mayoría de las chicas jóvenes que se cruzan en su camino, esta afirmación puede ser arriesgada. Aunque en este sentido cada pareja tiene sus acuerdos privados y en el caso de Kiko e Irene tal vez sea el no hacer preguntas para no recibir respuestas.

Ahora le ha tocado el turno de lucir dieta a Irene Rosales, pero antes que ella fueron chicas alcachofa otra colateral del clan Pantoja, Jessica Bueno, madre del primer hijo de Kiko, María José Campanario, Rocío Carrasco y Carmen Bazán.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon