Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los Reyes, en el palco del Teatro Real a pesar de Letizia

Vanitatis Vanitatis 16/09/2016 Nacho Fresno

Este jueves, el Teatro Real levantó el telón de la nueva temporada con 'Otello'. Una función no de gala (no se pidió la etiqueta de traje largo para señoras y esmoquin para caballeros) pero sí especial, pues estuvo presidida por los Reyes desde el regio e imponente palco real que domina el coliseo.

Estamos ante una de las pocas ocasiones en las que Don Felipe y Doña Letizia acuden al palco del que es el organismo estandarte de la lírica en España. Recordemos que, tal y como ya informó Vanitatis, los estrenos del Real se han convertido en una de las mayores concentraciones de poder, semejante, o superior, al palco del Bernabéu en las grandes citas del Real Madrid. Todo aquel que tiene algo que decir a nivel económico, social o político intenta tener asegurada su butaca en la primera función, en la que el precio de la mejor zona es de 382 euros (los días que no son de estreno esa misma entrada cuesta 214). En el caso de este 'Otello' las entradas más caras se agotaron con bastante antelación. El año pasado, los Reyes también presidieron la inauguración de la temporada. Gregorio Marañón y Beltrán de Lys, presidente del teatro, ha conseguido que apellidos como Entrecanales, Foster, Koplowitz o Alcocer coincidan en los pasillos y salones con ministros, exministros, presidentes o expresidentes de Gobierno o de consejos de administración y aristócratas de tres apellidos encadenados.

Sin embargo, o tal vez por ello, Letizia, pese a que le gusta ir a la ópera, no suele hacer uso del palco, que queda vacío en la mayoría de las funciones y nunca se pone a la venta (la Royal Opera House Covent Garden, de Londres, un teatro estrechamente vinculado a la Corona británica, por ejemplo, no tiene palco real y cuando Isabel II o alguien de la familia acude, lo hace en uno de los laterales del primer piso, que sale a la venta el resto de los días). La Reina prefiere acudir a funciones que no sean de estreno (en las que, como hemos dicho, las localidades son más baratas) y hacerlo de forma privada, con su marido o con amigos, sin los oropeles del palco y el himno nacional tocado por la Orquesta Sinfónica de Madrid (titular del Teatro Real), cuyo director en el año 2004, Jesús López Cobos, condujo a la Orquesta de RTVE en la catedral de la Almudena en el lluvioso día de su boda con Don Felipe.

Así como Doña Sofía es una gran aficionada a la ópera y la música sinfónica, la Reina Letizia tiene unos gustos musicales más amplios y lo mismo va con amigas al alternativo festival Dcode que entra al Real por la parte lateral con su marido para presenciar el concierto de Rod Stewart o para ver el 'Cossì fan tutte' que puso en escena el cineasta Michael Haneke (uno de sus preferidos), 'Brokeback Mountain' (ópera sobre la historia de amor de dos vaqueros gais que se entrenó mundialmente en Madrid el 28 de enero de 2014) o a una función de 'La flauta mágica' que sedujo unánimemente a toda la crítica especializada. Digamos que Letizia arriesga más en gustos que la anterior titular.

Del Campoamor al Real

Este jueves ha podido disfrutar de uno de los mejores repartos que pueda haber en cualquier teatro del mundo con este 'Otello' que ha inaugurado temporada. Estamos ante una de las óperas más conocidas de Verdi, en la que Gregory Kunde, como el Moro de Venecia, se deja manipular por Iago (George Petean), que siembra los celos en él, para matar a Desdémona (Ermonela Jaho). Como hemos dicho, un rotundo y espléndido elenco de lujo para esta historia de celos, amor y muerte. Una gran noche de ópera, al margen del poder que se concentre en el patio de butacas o los palcos del coliseo.

Los Reyes en la última entrega de los premios Princesa de Asturias (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Los Reyes en la última entrega de los premios Princesa de Asturias (Gtres)

Quizá, desde ese regio palco del teatro, la Reina haya recordado esas noches de ópera de su Oviedo natal en las que la 'crème de la crème' de la alta sociedad asturiana se daba cita en el teatro Campoamor con trajes largos, joyas y esmóquines cuando ella estudiaba en el colegio. Hoy la temporada ovetense ha evolucionado (de hecho, estos días en el Campoamor se representa 'Mazepa', de Tchaikovsky, un estreno en nuestro país que ha roto moldes con un 'casting' magnífico y una rompedora puesta en escena) y nunca hemos visto a Letizia (ni cuando era princesa de Asturias ni ahora como reina) en las funciones de ópera de su ciudad, que tiene una de las temporadas más antiguas y con mayor tradición de España. Solo acude al teatro Campoamor a la entrega de los Premios Princesa de Asturias y al Real prefiere hacerlo en funciones más discretas. Pero este jueves, nobleza obliga (realeza, en su caso), ha querido apoyar con su presencia la inauguración de temporada. Seguro que el resto de año sigue apostando por el perfil bajo y deja vacío el palco real.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon