Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 'selfies' disparan los retoques estéticos, ¿hay que preocuparse?

¡Hola! ¡Hola! 04/11/2016 hola

http://www.hola.com/imagenes/belleza/caraycuerpo/2016110489453/selfies-retoques-esteticos/0-400-988/selfie1-gtres-a.jpg

http://www.hola.com/imagenes/belleza/caraycuerpo/2016110489453/selfies-retoques-esteticos/0-400-988/selfie1-gtres-a.jpg
© Proporcionado por Hola

¡Vamos a hacernos una foto! Selfie por allí, selfie por allá... Las nuevas tecnologías han cambiado no sólo la forma de hacernos fotos sino también de comunicarnos y relacionarnos con los demás. Día a día, millones de usuarios en todo el mundo envían mensajes por Whatsapp y suben sus fotos a Instagram, Twitter, Facebook o Snapchat, para compartir las instantáneas en las que más favorecidos se ven. Pues bien, el asunto no se queda ahí, sino que según los expertos, las intervenciones estéticas como la corrección de nariz o las arrugas de los ojos han aumentado su demanda en los últimos años entre los jóvenes un 20 por ciento a consecuencia de la constante exposición a la cámara del móvil.

Lo ha dicho recientemente la Academia Americana de Cirugía Plástica y Reconstructiva (AAFPRS), que recoge que uno de cada tres cirujanos plásticos han experimentado un aumento de operaciones y retoques faciales a causa de los selfies, utilizados como modo de interacción social. ¿Tenemos que empezar a preocuparnos? Para hablar de todo ello hemos entrevistado al Dr. Antonio Tapia, cirujano plástico, y a la Dra. Concha Albert, experta en cirugía plástica y medicina estética.

VER GALERÍA

- ¿Por qué se ha incrementado un 20% la demanda de retoques estéticos debido al selfie?
Dr. Tapia: “Ahora nos hacemos fotos constantemente, vivimos pegados al móvil, sobre todo los jóvenes, que son el principal reclamo de intervenciones por este motivo, lógicamente en este caso no tanto por arrugas o flacidez, pero sí por una nariz grande o un mentón poco varonil. Estamos sobreexpuestos, acostumbrados a vernos inmortalizados sin tregua y no siempre posando, sino de cualquier manera, mientras que antes de la era móvil seleccionábamos las fotos que imprimíamos y podíamos elegir aquellas en las que nos veíamos más favorecidos. Pero los que no son tan jóvenes también se preocupan en el autorretrato por el aspecto envejecido”.

- ¿Es el selfie un fiel reflejo de la realidad?
Dr. Tapia: “En absoluto. La imagen resultante es grotesca, distorsionada, las proporciones no son fiables, la zona central queda ensanchada y alargada porque está más cercana a la cámara, mientras que una foto clásica se toma desde cierta distancia y el resultado es más armónico. La verdad es que si el selfie reflejara la realidad, desde un punto de vista meramente estético, deberíamos operarnos todos”.

- ¿Quién solicita estos retoques?
Dra. Albert: “Hay más mujeres que hombres, pero los hombres se preocupan cada vez más por su físico y un 40 por ciento de los que solicitan estos procedimientos son varones, frente al 60 por ciento de mujeres”.

- ¿Cuáles son las intervenciones de cirugía plástica más solicitadas?
Dr. Tapia: “Si hablamos de intervención, sin duda ambos sexos se preocupan por la nariz, que al quedar en la zona central de la foto es la que más desproporcionada se ve, así que suelen pedirnos reducirla y darle una forma armónica. Le sigue la mirada, que por culpa de la mala iluminación de este tipo de fotos suele verse cansada, los párpados más caídos de lo habitual, más ojeras y bolsas, y con arrugas más marcadas, algo que demandan ellos y ellas. Ambos quieren en ocasiones una reducción de papada (que se ve acentuada cuando la foto se toma desde abajo) o unas orejas discretas, porque con la autofoto espontánea no siempre tienen ocasión de colocarse el cabello estratégicamente”, explica Tapia. “En el caso masculino, a veces desean un mentón más definido y varonil”, concluye.

Dra. Albert: “No sólo llegan a consulta pensando en métodos con bisturí. A menudo se decantan por retoques mínimamente invasivos capaces de borrar las patas de gallo que se acentúan al sonreír en una foto o al entornar los ojos por culpa de un exceso de luz. En el caso de las chicas también preocupa mucho el rictus, es decir, las arrugas que van de las aletas de la nariz a la comisura de los labios, que se marcan más y avejentan mucho, así como conseguir unos pómulos más marcados”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon