Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los vips marbellíes huyen de La Pesquera, un negocio hundido tras un 'ataque de cuernos'

Vanitatis Vanitatis 01/03/2016 Amparo de la Gama

Un conocido empresario, Ramón Mesas (don Ramón), casado en segundas nupcias, de talante galán y anfitrión en su restaurante de Marbella de gran parte de los famosos que por allí veranean. Una esposa (la primera) despechada por supuestas infidelidades que decide denunciar ante el juez que cuando vivía con él había en la vivienda un vestidor repleto de dinero en efectivo. Y una hija que exige 6.000 euros para mantener sus gastos y a su caballo. Es parte del guion de la última operación policial en Marbella contra el fraude fiscal que ha conseguido, según indican los investigadores a Vanitatis, desarticular uno de los entramados más importantes detectados hasta la fecha en España ideado para camuflar beneficios.

Los protagonistas de la historia son los Mesas, propietarios de la cadena de restaurantes La Pesquera. Desde el patriarca del emporio, don Ramón, en libertad bajo fianza de 350.000 euros decretada por Gonzalo Dívar, el juez que lleva la instrucción del caso, a la delatora del 'affaire', la exesposa Adela Núñez, que también está siendo investigada.

Las cifras conocidas hasta ahora dan cuenta del emporio que atesoraba la familia: se aprehendieron 550.000 euros en efectivo y bienes valorados en más de 50 millones de euros, entre los que se encuentran varias propiedades inmobiliarias, solares preparados para urbanizar, bloques de pisos, un hotel tasado en tres millones de euros y la finca Montemarina, donde residía el clan Mesas y en la que tenían numerosos caballos de pura raza, que está valorada en más de ocho millones de euros. En el operativo se intervino también una flota de 60 coches y un helicóptero en el que se trasladaba el dinero que presuntamente blanqueaban. Hacienda culpa a La Pesquera de un fraude de 10 millones de euros en cuatro años.

¿Quién es realmente Ramón Mesas?

Este hombre bajito y de aspecto campechano nunca se ha avergonzado de reconocer sus orígenes humildes, cuando era aguador, con burrito incluido, y se recorría las Alpujarras granadinas ofreciendo su agua. Ahora aquello es pasado y figura con cargos en un 'holding' con más de 70 sociedades, según los investigadores de la operación Malaspina.

Ramón Mesas arribó a Marbella a comienzos de los años 80. De camarero en el Marbella Club, pasó a montar su primer chiringuito, el Long Beach. Un día este local fue pasto de las llamas. Ya por aquel entonces sonaba a venganza. Pero Mesas sofocó los rescoldos del fuego y edificó sobre las brasas el primer Pesquera, en pleno paseo marítimo marbellí.

La Pesquera siempre ha estado unido tangencialmente al 'gilismo' en los años noventa. Fue con la llegada de Jesús Gil a la alcaldía cuando el equipo de Gobierno del GIL comenzó a otorgar una serie de concesiones administrativas al empresario Ramón Mesas, cuyos locales se reproducían a ritmo de vértigo. Incluso el teatro de la ciudad, en pleno casco antiguo, pasó a convertirse en un asador del emporio Mesas. Y con el éxito empresarial, fue creciendo también el 'sex appeal' de un hombre al que la naturaleza no le dotó de sus beldades más exquisitas. A pesar de eso las mujeres se lo rifaban. Así llegó a su vida su primera esposa: Adela Núñez, una de sus camareras, con la que contrajo matrimonio en 1992, cuando solo tenía 17 años. Una década después ponían punto final a su relación. Esta mujer es la que ha puesto en jaque ahora al empresario al desvelar el entramado societario fraudulento de sus negocios.

El empresario el día de su boda con el matrimonio Ostos Grajal (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El empresario el día de su boda con el matrimonio Ostos Grajal (Gtres)

Un divorcio de pan y mantequilla

El divorcio fue conflictivo. En un primer momento, el juzgado impuso al padre una pensión alimenticia de 6.000 euros, el pago del 80% de los gastos extraordinarios generados por los hijos y una pensión compensatoria para ella de 1.500 euros mensuales durante seis años. La esposa, que se quedó con la residencia familiar, argumentaba, entre otras consideraciones, la necesidad de este montante para que su hija Marina Mesas “tenga fisioterapeuta personal que la asista en su domicilio, que tenga un caballo regalado por su padre que necesita cuidados o que guste de viajar con asiduidad a estudiar al extranjero”.

Ramón Mesas recurrió contra aquella decisión ante la Audiencia Provincial de Málaga. Vanitatis ha tenido acceso a la sentencia de este tribunal, en la que se da la razón al empresario al considerar que la sentencia era desproporcionada “aun siendo muy grande la capacidad económica del padre”. Ahora, en plena picota judicial, el tribunal ha anulado la sentencia y divide por dos la pensión de alimentos del padre, al considerar la cantidad excesiva.

Aparece la bella rumana Elena Docu

El empresario Ramón Mesas y Elena Docu el día de su boda (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El empresario Ramón Mesas y Elena Docu el día de su boda (Gtres)

La heredera de este 'holding' es Marina Mesas, la mayor del clan y una de las jóvenes mas atractivas de Marbella. Tiene dos hermanos, el adolescente Ramón y ahora el pequeño Enrique, un bebé fruto del segundo matrimonio de su padre. Al poco de terminar su unión con Adela, empezó a aparecer en los locales del empresario una bella rumana, Elena Docu, por la que el hostelero “perdió el sentido”, indican a este medio. Al poco ella se quedó embarazada. En 2014 se casaban en un bodorrio por todo lo alto al que asistieron numerosos famosos. Hubo incluso posado para una revista. La Pesquera siempre ha sido un punto de encuentro de 'celebrities'.

Antes de ser detenido hablaba para Vanitatis de su próximo proyecto: un centro ecuestre de alto nivel en los terrenos de la finca donde vive en Marbella. Pensaba montar todo un evento con 'la crème de la crème', indicaba a este medio. “Aquello no te imaginas lo que es. Va a ser todo un referente. Se podrá comer, montar a caballo y vendrán un montón de famosos a la inauguración”, explicaba el empresario a Vanitatis unos días antes de ser detenido.

Ahora todo ha quedado en plena confusión, y pocas caras conocidas quieren que se les vincule con La Pesquera y Ramón Mesas, aunque el empresario anima a todos a que sigan yendo a sus locales a comer. En la operación Malaspina se han imputado a 12 personas, de las que cinco fueron detenidos. Además de Ramón Mesas, están en el paquete su actual esposa, Elena Docu, y el hermano de esta, presuntamente utilizado para figurar al frente de sociedades. Paradójicamente, Adela Núñez, su primera esposa, cuya denuncia dio origen en 2013 a la apertura de un expediente de la Agencia Tributaria que desencadenó toda la investigación, también figura entre los imputados.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon