Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Lourdes Montes reconoce (por fin) que se equivocó con su vestido de novia

Vanitatis Vanitatis 26/02/2016 M. Bolonio

Un año, siete meses y 14 días. Ese es el tiempo que ha transcurrido desde el día más feliz de su vida. Al menos, hasta ese momento. El 12 de julio de 2014, Lourdes Montes celebraba (por tercera vez) su boda con el torero Francisco Rivera, con el que contraía matrimonio aquella calurosa tarde ante la virgen de la Esperanza de Triana, de la que es fiel devoto el novio. Una multitud de sevillanos, más otros tantos españoles que seguían los prolegómenos del enlace por la televisión, esperaban ansiosos a la novia o, lo que es lo mismo, al vestido de la novia. Sin embargo, la decepción llegó nada más ver bajar a la abogada del coche nupcial. Lourdes se había enfundado en un vestido de color rosa salmón de corte clásico con unas lágrimas de cristal de tamaño incomprensiblemente muy superior al esperado. La crítica era unánime: el diseño que la propia Montes (en colaboración con su hermana Sibi) había confeccionadono estaba a la altura.

Lourdes Montes con su hermano (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Lourdes Montes con su hermano (Gtres)

Aún con la resaca de la boda, la esposa de Fran Rivera se enfrentaba a las críticas sacando pecho. “Es muy difícil recibir solo comentarios buenos”, se escudaba la diseñadora. Sin embargo, año y medio después, Lourdes hace autocrítica y reconoce que no estuvo acertada a la hora de confeccionar su traje nupcial. De hecho, así se lo ha hecho saber a una seguidora que con mucha educación le ha dicho lo desafortunado de su vestido de novia aquel día. “Lourdes es una chica estilosa, pero creo que su traje de novia no fue muy acertado”, le comenta una fan. Lourdes, que suele responder en las redes sociales a muchos de los comentarios, no ha tardado en contestarla: “Estamos de acuerdo. Yo ahora mismo tampoco me pondría algo así, pero en su momento me gustó. Gracias por dar tu opinión de una forma tan respetuosa”.

Las críticas al vestido nupcial de Lourdes Montes se extendieron durante varios días. De hecho, varias semanas después se veía obligada a seguir dando explicaciones sobre el diseño de su traje a diferentes medios de comunicación. “Como la fecha de la boda fue tan apresurada, lo hice corriendo”, se excusaba Lourdes ante el periódico 'Faro de Vigo'. Pero sus explicaciones también se tornaron algo soberbias con el paso del tiempo: “No creo que me critiquen porque no guste lo que hago, sino porque lo hago yo”.

Lourdes Montes el día de su boda religiosa (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Lourdes Montes el día de su boda religiosa (EFE)

Sobre todo, llamaron poderosamente la atención las lágrimas de cristal, que por su gran tamaño tomaron mucho protagonismo en la totalidad del diseño de Analilen, su firma. Aquellos “cristales italianos”, como los llamaba ella, y esas mangas de corte cuchara se convirtieron en el foco principal de la mayoría de las críticas que llegaron a ser muy destructivas. Sin embargo, Lourdes no perdió la sonrisa y aunque su firma no se inició con buen pie, ella no ceja en el empeño de convertirse en una gran modista.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

El 12 de julio de 2014, Francisco Rivera y Lourdes Montes se dieron el 'sí quiero' en la iglesia de la Esperanza de Triana de Sevilla. Para el que fuera (hasta entonces) el día más feliz de su vida la novia lució un vestido diseñado por ella misma que levantó un aluvión de críticas. Ella sacó pecho ante quien comentaba lo desacertado de su 'look' nupcial, pero dos años después es momento de hacer autocrítica. © Externa El 12 de julio de 2014, Francisco Rivera y Lourdes Montes se dieron el 'sí quiero' en la iglesia de la Esperanza de Triana de Sevilla. Para el que fuera (hasta entonces) el día más feliz de su vida la novia lució un vestido diseñado por ella misma que levantó un aluvión de críticas. Ella sacó pecho ante quien comentaba lo desacertado de su 'look' nupcial, pero dos años después es momento de hacer autocrítica.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon