Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Máxima de Holanda, blanco de la ira de los argentinos en los Juegos Olímpicos de Río

Vanitatis Vanitatis 18/08/2016 Núria Tiburcio

Los eventos deportivos siempre ponen en algún aprieto a aquellos miembros de la realeza cuyo país de origen no es el mismo que la casa real a la que pertenecen. Esto le ocurre con asiduidad a Máxima de Holanda, a quien los periodistas suelen preguntarle a qué equipo apoyaría en el caso de que se produjera una competencia directa entre deportistas holandeses y argentinos. Pues bien, esta misma semana, ese dilema se escenificó en los Juegos Olímpicos de Río en un partido de hockey femenino que enfrentó al equipo neerlandés con 'las leonas' argentinas y que ha provocado que la popularidad de la reina haya caído en picado en su país de origen.

Los reyes durante el partido de hockey © Proporcionado por Vanitatis Los reyes durante el partido de hockey

Acompañada por su marido y sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane, la reina, quien se encuentra en Río desde hace unos días, acudió a disfrutar de la final de hockey que disputaban los Países Bajos y Argentina. Como una holandesa más, Máxima vestía la equipación del país del que es soberana y estuvo animando al equipo con aplausos y vítores. Cuando las neerlandesas marcaron el gol que les dio la victoria, la reina lo festejó y ese detalle no ha acabado de gustar a los argentinos. Así puede leerse en el conocido diario 'Clarín': “la indignación es porque se esperaba que la rubia nacida en la Ciudad de Buenos Aires se mantuviera neutral, más allá de que ahora su nacionalidad es la holandesa”.

La mayoría de los argentinos no entienden que Máxima apoyara al equipo holandés y esperaban de ella una actitud más políticamente correcta. Sin embargo, hay otros que defienden a la reina, pues comprenden que ella representa a los Países Bajos y que ha acudido a los Juegos Olímpicos como representante de ese país y no de Argentina. Sea como fuere, el propio rey Guillermo Alejandro quiso quitarle hierro al asunto de su esposa asegurando ante la prensa que "Máxima gritó los goles de Holanda porque es holandesa". Asimismo, tras terminar el partido, el monarca, en un gesto de cercanía, mostró su apoyo a los hinchas argentinos que se encontraban en el estadio y les dijo en español: "la próxima vez será". 

Esta no es la primera vez que Máxima se encuentra en una aprieto durante un evento deportivo. En 2006, Argentina y Holanda se enfrentaron en el Mundial de Fútbol de Alemania quedando el marcador en empate a 0. Antes del partido, los medios preguntaron a la entonces princesa de Orange cuál era su equipo favorito y ella respondió con un rotundo: "Yo soy holandesa". Pero la argentina no es la única royal que ha vivido una situación así. La princesa Mary de Dinamarca también fue cuestionada por la prensa en estos Juegos de Río sobre si apoyaría al equipo australiano o danés de producidrse un encuentro. La esposa del príncipe Federico fue clara y concisa: "Apoyaré a los daneses". De momento, Mary no ha tenido que pasar por el 'apuro' que ha vivido Máxima. 

© Proporcionado por Vanitatis

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon