Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

María Teresa Fernández de la Vega: un Benjamin Button valorado en 7.000 euros

Vanitatis Vanitatis 01/10/2016 M. Bolonio

Hace justo seis años que María Teresa Fernández de la Vega decidió apartarse de la primera línea política. Su retirada llevaba implícita un cambio de vida tan radical que en muy poco tiempo se hizo completamente evidente también en su aspecto. La que fuera vicepresidenta del Gobierno en la era Zapatero cambió el 'look' desaliñado y poco femenino que lucía en el Congreso por llamativos colores y atuendos mucho más atrevidos que, combinados con los numerosos retoques estéticos a los que se sometió tras abandonar el Ejecutivo, lograron quitar varios años de encima a la valenciana.

María Teresa Fernández de la Vega en una imagen de 2005 © Proporcionado por Vanitatis María Teresa Fernández de la Vega en una imagen de 2005

Aquellos primeros retoques datan de la primavera de 2011 y desde entonces su cambio físico ha sido progresivo. Precisamente, este miércoles De la Vega reaparecía en televisión y volvía a demostrar que su paso por las clínicas de estética es casi una afición. En su intervención en el programa 'Espejo público', presentado por Susanna Griso, la exvicepresidenta lucía un aspecto renovado, tanto por su nuevo peinado (ahora lleva el pelo más largo) como por su nueva tersura en la piel.

Vanitatis se ha puesto en contacto con expertos en cirugía estética y cambios de imagen, que coinciden en señalar que lo de De la Vega ha sido todo un acierto, ya que a sus 67 años luce mucho más joven y mucho más femenina. Eso sí, su particular Benjamin Button tiene un coste, que, según precios de mercado facilitados por la clínica Esbeltic Model, podría cifrarse en unos 7.000 euros. Un precio que para el José Luis Vicente-Péix Blanco, director del citado centro de estética, estaría muy bien invertido. “Es evidente que María Teresa ha utilizado la cirugía y la medicina estética de forma profusa, pero con muy buenos resultados”, afirma.

El bagaje profesional de este médico le permite dilucidar a qué tipo de tratamientos se ha sometido la política a lo largo de estos años. En su última intervención televisiva lo que más llamó la atención de los espectadores, según podía leerse en Twitter, fue lo marcados que tenía los pómulos y lo tirante que estaba su piel, llegando incluso a perder parte de su expresión facial. Respecto a los pómulos, el Vicente-Péix explica que la valenciana ganó volumen en ellos gracias a un relleno facial que pudo haberse implantado con ácido hialorúnico de alta densidad (tratamiento valorado en unos 700 euros) o con hidroxiapatita cálcica, que suele costar unos 800 euros.

De la Vega durante su entrevista en 'Espejo público' © Proporcionado por Vanitatis De la Vega durante su entrevista en 'Espejo público'

Por otro lado, la tersura de su piel solo puede haberse conseguido con la combinación de varios tratamientos que se aplican según la parte del rostro que se quiere corregir. La frente y el entrecejo se consiguen gracias al popular bótox, técnica que consigue borrar las arrugas de la frente y las conocidas como patas de gallo y cuyo coste en el mercado ronda los 350 euros. Además, los surcos nasogenianos (las arrugas que van de la nariz a la comisura de los labios) se han rellenado también con ácido hialurónico en un tratamiento valorado en unos 600 euros, mientras que la tersura del tercio medio de la cara se ha logrado gracias a los hilos tensores, una técnica poco invasiva y con resultados muy naturales que puede costar entre 350 y 1.200 euros en función de la duración del tratamiento.

Pero si había unas arrugas que estaban muy marcadas en el rostro de la vicepresidenta durante su etapa en el ejecutivo de Zapatero, esas son las que se conocen como 'código de barras', las pequeñas arrugas situadas sobre el labio superior. De la Vega las ha eliminado con ácido hialurónico de baja densidad, lo que le da un aspecto muy natural y por unos 400 euros.

María Teresa Fernández de la Vega, José Luis Rodríguez Zapatero y Elena Salgado © Proporcionado por Vanitatis María Teresa Fernández de la Vega, José Luis Rodríguez Zapatero y Elena Salgado

Y es que José Luis Vicente-Péix lo tiene claro: aunque los resultados de todos estos tratamientos podrían parecerse a un 'lifting', no es así. María Teresa no ha recurrido a esta técnica, ya que el cuello no se ha visto mejorado.

Otros tratamientos

Sin embargo, más allá de alisar su piel, De la Vega ha aprovechado para hacer otras mejoras en su aspecto. Su mirada, más descansada, sin bolsas y sin exceso de grasa en el párpado superior, se debe a una blefaroplastia, una cirugía en las párpados que requiere de anestesia local y que puede costar entre 2.300 y 3.500 euros dependiendo de si es parcial o total. Por otra parte, sus cejas definidas y más anchas se han conseguido con una popular micropigmentación, que cuesta unos 380 euros.

Fernández de la Vega en noviembre de 2015 (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Fernández de la Vega en noviembre de 2015 (Gtres)

Con todos estos tratamientos estéticos, ¿ha conseguido María Teresa Fernández de la Vega mejorar su aspecto y convertirse en una mujer mucho más femenina? Según Ana Iriberri, asesora de imagen y directora de Aiasesoresdeimagen.com, la respuesta es sí. “Tras su primer gran cambio físico hemos visto cómo ha rejuvenecido su imagen y cómo ha evolucionado su look”, explica.

Fernández de la Vega en un evento reciente (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Fernández de la Vega en un evento reciente (Gtres)

Para Iriberri su nueva forma de vestir, peinarse e incluso de actuar ha sido muy acertada, aunque, a su juicio, en la última aparición televisiva de la política descuidó algunos detalles. “Aunque está claro que está más favorecida con el pelo largo que con los peinados a los que nos tenía acostumbrados cuando se dedicaba a la política de forma activa, creo que en esta ocasión la melena tan larga no le favorece tanto. Pienso que la longitud que mejor le queda es la melena corta a la altura del mentón. Además, actualmente creo que tiene demasiado volumen en la parte posterior y que el flequillo tan cepillado al estilo años ochenta no acaba de casar demasiado bien con su imagen. Un flequillo peinado menos recto, le daría un aire más natural y la melena quedaría más armoniosa”, dice la estilista, que añade: “Respecto a su vestuario, aunque adecuado, hubiéramos agradecido que arriesgase un poco más. Apuesta por una combinación infalible de blanco y negro en prendas de corte muy moderno, que la rejuvenecen. En definitiva, un 'look' adecuado para la ocasión y muy en consonancia con el mensaje que quería transmitir”. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon