Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mar Flores, Juan Palacios y Ángel Nieto les declaran la guerra a los Picapiedra de Ibiza

Vanitatis Vanitatis 11/03/2016 Mayka Paniagua

Imaginen que viven en una casa en un pequeño municipio ibicenco llamado Jesús, próximo a la ciudad de Ibiza y a la playa de Talamanca. El municipio es una zona residencial, con viviendas de lujo en montes cercanos con vistas a la bahía y un pequeño núcleo urbano con un campo de golf y zona hotelera. Y ahora imaginen que cerca de esa casa idílica o de su pequeño apartamento o del campo de fútbol donde comparten carreras y goles sus hijos existe una cantera con la que ahora todos han aprendido a convivir, pero que en un principio fue ilegal. Pues ahora imaginen que a esa cantera le quieren añadir dos plantas más de hormigón y de asfalto. A poco más de 200 metros de viviendas como la del expiloto Ángel Nieto, a 600 metros de una urbanización, a 1,4 kilómetros de la localidad y a menos de 2 kilómetros de un bien de interés cultural como es Ses Feixes de Vila.

Esto es lo que les ocurre a 1.500 vecinos que residen o veranean en la isla del Mediterráneo que se han unido en la Asociación de Afectados por la Cantera de ses Planes. Entre sus miembros se encuentran Mar Flores y su marido, Javier Merino; Ángel Nieto; el dueño de Viceroy, Juan Palacios, o el interiorista Luis Galliussi, que compró hace más de diez años una pequeña ruina de payés y la reconstruyó convirtiéndola en una vivienda que en prensa especializada en arquitectura han definido como “un trozo de paraíso en un pedazo de campo solitario y apacible que se mimetiza con la tierra y ha preservado la esencia mediterránea”.

Imagen de la cantera ibicenca de la polémica © Proporcionado por Vanitatis Imagen de la cantera ibicenca de la polémica

Todos ellos han decidido alzar la voz para evitar una construcción que es, dicen, “un atentado ecológico” que puede llenar de veneno el aire que respiran porque, como bien señala un portavoz de la asociación de los afectados por la cantera, “la contaminación no entiende de lujo y perjudica a todos por igual”. Se han reunido con partidos políticos, organizaciones y han firmado una petición unánime para impugnar el permiso minero ante el Tribunal Superior de Justicia de Baleares. “De esa chimenea saldrá veneno”, dijo el expiloto Ángel Nieto en una protesta celebrada el pasado domingo.

Perjuicio para los ilustres vecinos

Lo cierto es que la cantera fue desde los inicios de su construcción ilegal hasta que en 2007 se legalizó su situación, aunque con la condición de que el espacio se fuera regenerando, según cuentan desde la asociación. Quién sabe si será la seguridad jurídica de la que ahora disfruta esta polémica construcción lo que ha animado a la empresa de los hermanos Parrot (los propietarios) a ampliar las instalaciones con una planta de hormigón y de asfalto en un espacio considerado de alto riesgo de incendio y de alta vulnerabilidad.

Imagen de la cantera ibicenca de la polémica (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Imagen de la cantera ibicenca de la polémica (Vanitatis)

No se trata solo de proteger el entorno y el medio ambiente (ya que estamos hablando de un hábitat forestal), sino también la salud pública y el deterioro de la calidad de vida que supone situarla en este lugar idílico del que hablamos, donde existen numerosas viviendas y cuyos vecinos deberán soportar desagradables e inmediatos perjuicios como ruidos, suciedad, problemas de tráfico e importantes efectos contaminantes para la salud. Hagan el esfuerzo y sigan imaginando. Imaginen que por ese pequeño pueblo en el que usted espera disfrutar un verano más alejado del ruido de la gran ciudad pasan a diario camiones con sustancias contaminantes, peligrosas o inflamables como son las que se utilizan para la fabricación del asfalto y que serán las que transiten por el municipio de seguir adelante con el proyecto.

Lo cierto es que la zona está reconocida por los planes de ordenación del territorio del Consell de Ibiza como una zona de especial interés medioambiental en la que se prohíbe este tipo de actividades por la posibilidad de provocar incendios y por la vulnerabilidad de los acuíferos que trazan el subsuelo de esta zona. La ley lo dice claro pero el proceso sigue adelante ante el desconcierto de los afectados. Nadie quiere las plantas, pero nadie las ha parado. Por eso, se han decidido a acudir a los tribunales “para devolver cordura a esta zona de Ibiza”.

La Administración, “apática” ante la cantera

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ya abroncó en 2011 a la Administración ibicenca por su pasividad ante la actividad de la cantera sin la preceptiva licencia. La resolución dice que la explotación supone una “intolerable subordinación del interés común a los particulares intereses empresariales de los propietarios de la cantera” y califica a las Administraciones de “apáticas” ante “una actividad industrial capaz de producir una profunda alteración del medio físico tan invasiva y de una existencia y efectos tan ostensibles como perturbadores sin consecuencias jurídicas para sus responsables y pasando tan desapercibida para las autoridades más próximas con competencias en la materia, como si se hubiera desarrollado en la clandestinidad”.

Imagen de la cantera ibicenca de la polémica © Proporcionado por Vanitatis Imagen de la cantera ibicenca de la polémica

La asociación entiende que los responsables de la explotación y de la Administración, que habían tolerado y admitido su funcionamiento, salvaron su responsabilidad personal amparados en la ambigua normativa que regularizó una serie de canteras al mismo tiempo, pero la normativa no permite ni avala nuevas y más nocivas instalaciones. Y las quejas siguen. No solo no se ha hecho nada, sino que se han detectado ciertas irregularidades como la invasión de algún terreno propiedad de algunos de los vecinos. “Tras más de 40 años de actividad no se ha restaurado ni el uno por ciento de la superficie y creen que podrían aprovechar el costo de la reparación mediante esta artimaña de ‘supuestas’ plantas de beneficio”, dicen.

Contra todo pronóstico la empresa ha logrado la licencia de la consellería para seguir adelante porque no tuvieron en cuenta las alegaciones de los afectados. Ni siquiera se recogieron en el texto de la Comisión que dio luz verde a la construcción. Este medio ha intentado ponerse en contacto con la empresa sin éxito. A la espera de la decisión judicial, los afectados quieren dejar claro que no están en contra de la cantera, pero sí le dicen 'no' a la emisión de polvo, al paso de camiones con estas sustancias por el pueblo. Ya saben. Ni asfalto ni hormigón en Ses Planes.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon