Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marichalar responde a la infracción de la infanta Elena al llevar a su hija a los toros

Vanitatis Vanitatis 16/08/2016 Paloma Barrientos

Victoria Federica en un evento taurino (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Victoria Federica en un evento taurino (Gtres) Victoria Federica y Felipe Marichalar Borbón suelen acompañar a sus padres y al abuelo Rey Juan Carlos a los toros. En los últimos días se les ha podido ver en Palma y San Sebastián. Esta afición le puede costar caro a los padres de Victoria. Mejor dicho a la infanta Elena, ya que fue con ella con quien su hija de 15 años acudió a la plaza de Palma (Mallorca) donde toreaban Talavante, Manzanares y Ponce –aunque resulte increíble, era la primera vez que Ponce toreaba como torero en la plaza mallorquina, lo hizo como novillero hace 30 años–. Tanto la duquesa de Lugo como su hija Victoria y Froilán se han declarado seguidores absolutos del diestro valenciano, en el caso del primogénito también de José Tomás y de Manzanares. De Victoria se saben menos los gustos taurinos aunque coincide con su hermano en el caso de José Tomás.

Lo que podía haber sido una tarde de aficionados como otra cualquiera puede convertirse en un problema grave que incluso podría desembocar en una trifulca de carácter político entre los partidos de prohibir las fiestas en Baleares y los que defienden la tradición. En el caso de Victoria, el problema ha sido que en Palma está prohibida la entrada a menores en las corridas de toros. No sucede como en otras comunidades donde sí pueden entrar acompañados de un mayor de un adulto. Siempre se ha hecho la vista gorda. De hecho, era habitual ver niños mucho más pequeños que la nieta real. Eso era hasta ahora, porque el incumplimiento de la norma acarrea una multa a la empresa promotora Funciones Taurinas SA cercana a los 10.000 euros. Incluso ya, rizando el rizo, podrían sancionar a los progenitores que hayan sido los inductores del incumplimiento de la ley. En este caso sería a la infanta Elena, ya que fue con ella con quien la adolescente acudió a la plaza.

Vanitatis se ha puesto en contacto con Jaime de Marichalar, gran aficionado y seguidor de la llamada Fiesta Nacional, y puesto en antecedentes de lo que podría suceder no le ha dado la mayor importancia: “No tengo nada que decir. Sin comentarios. Desde niño he ido a los toros porque en casa siempre nos gusto”. De esta manera ha zanjado una polémica que puede tener segundas partes.

Desde el propio ayuntamiento, la concejala de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, de Més per Mallorca, no solo ha anunciado la sanción a la empresa taurina sino que ha declarado que “las personas con relevancia pública tienen que tener mas cuidado y no hacer ostentación de incumplimiento de las ley y las normas”.

Victoria Federica y su hermano Felipe han heredado la pasión taurina tanto de la familia materna como de la paterna. Desde hace unos años es habitual ver a los adolescentes formando grupo con el Rey Juan Carlos y la infanta Elena y otras veces con Jaime de Marichalar, como sucedió en Illescas, donde Ponce (como ha hecho más veces) brindaba sus faenas a los nietos reales. En realidad los Borbón Marichalar son a los únicos que parece gustarles la fiesta. Nunca se ha visto a los primos Urdangarin y mucho menos a Leonor y Sofía. Felipe VI tampoco es habitual y parece que su asistencia tiene que ver más con compromiso que con verdadera afición.  

Más en MSN:

Volver a reproducir vídeo

La Infanta Elena se enfrenta a una multa de 10.000 euros por llevar a su hija Victoria Federica a los toros

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon