Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mariló Montero recuerda las trágicas muertes de su padre y su hermano al volante

Vanitatis Vanitatis 14/12/2015 Eva Bárcena

La vida no ha sido fácil para Mariló Montero, y así lo reconoció la propia presentadora en el programa de La 1 'Seguridad Vital'. "Mi padre se mató en un accidente de coche con mi mejor amiga, y mi hermano también falleció al volante", confesó Mariló ante las cámaras, dos experiencias que le marcaron totalmente en la vida, especialmente a la hora de coger el coche. 

"Creo que el coche sigue siendo una máquina, por muy bonita que nos la pongan", aseguró la presentadora al volante de su todoterreno. Y es que tras cobrarse la carretera la vida de tres personas tan cercanas a ellas, "le dije a Carlos que se olvidase de turismos", en referencia a su exmarido, Carlos Herrera, con el que guarda una excelente relación, tal y como ambos demostraron en su visita al programa de Bertín Osborne 'En tu casa o en la mía'.

© Externa

Aún así, Mariló asegura que no tiene miedo a la conducción, solo "respeto". Entre los hábitos que cambió a la hora de ponerse al volante es la atención que le presta al teléfono móvil: "Le quito el sonido y no utilizo el manos libres, pongo la radio o música". Para alguien como ella, que todos los días coge el coche para llegar al trabajo, el principal defecto de los conductores españoles "es la doble fila o el aparcamiento. Una vía doble o triple se queda en una sola, en Madrid por eso se generan unos atascos tremendos". Sin embargo, y aunque perder los nervios al volante es de lo más común, asegura que "nunca le ha pasado". "Ni siquiera me han quitado un punto, soy muy serena", se enorgullece.

 A pesar de sus malos recuerdos relaciones con la carretera, también guarda alguno bueno. Como por ejemplo, cuando se quedó atrapada con sus amigas en una cuneta entre Pamplona y Estella, en su Navarra natal. "Me acababa de sacar el carnet de conducir, iba con mis amigas en el coche y me equivoqué de camino. Al dar marcha atrás, el culo del coche se quedó en una cuneta y a mis amigas y a mí se nos ocurrió levantarlo haciendo palanca con el morro del coche", rememora entre risas, "y por supuesto salimos. Somos navarras".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon