Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mario Conde: "No tengo cenas pendientes con el Rey Juan Carlos... Ha habido muertos"

Vanitatis Vanitatis 11/04/2016 Jorge Borrajo

Este martes se estrena en Madrid 'Mario Conde', la película documental sobre la vida del banquero más polémico de la historia de España. Un film que él mismo protagoniza. Durante ocho meses abrió las puertas de su pazo de Galicia y su finca de Sevilla al director Rubén Alonso, un tiempo en el que grabó su día a día, su intimidad. Al estreno acudirá solo. No irá con su esposa, María Pérez-Ugena. Tampoco fue con ella el miércoles pasado en una presentación previa que tuvo lugar en Valladolid. Él no quiere decir nada al respecto del tema cuando hablamos con él, pero no hace falta, sabemos que su matrimonio atraviesa "una fuerte crisis", así nos lo aseguran varias fuentes cercanas a la pareja.

Mario Conde nos recibe en su casa de Madrid. Una persona de servicio nos abre la puerta y nos conduce a un amplio recibidor. A mano derecha, una puerta abierta deja ver un despacho. Tras una gran pantalla con un dibujo de una manzana mordida asoma la cabeza el banquero. Sale inmediatamente a recibirnos. Camisa rosa, corbata azul marina perfectamente anudada y chaleco de punto azul marino del Club de Golf Alcanada, de Mallorca. Tras un firme apretón de manos, nos dirige al salón donde nos sentamos a charlar.

(Foto: Enrique Villarino) © Proporcionado por Vanitatis (Foto: Enrique Villarino)

 

Se supone que la película intenta mostrar a Mario Conde persona, no al personaje. ¿Vamos a ver al verdadero Mario Conde en la película? “En una gran parte sí. Como me dijo un amigo que ha visto la película: 'el que sale es el verdadero Mario Conde. Todo lo que ahí sale sí eres tú, pero hay más cosas'. Y supongo que tiene razón”.

Se sabe personaje

El trabajo que pretende Rubén Alonso con su documental, separar la persona del personaje, es tarea complicada en el caso del expresidente de Banesto. Es uno de los pocos personajes de la historia de España que siguen vivos. Y él lo sabe. De hecho, el propio Conde asegura, con cierta falsa modestia, que no entiende que su imagen “siga generando tanto interés” cuando está retirado de la vida pública y menos hasta el punto de que “un director joven llame a mi puerta para grabar una película documental sobre mi persona”. Por supuesto que lo sabe.

Al menos es sincero y reconoce que existe un Mario Conde personaje. “Cuando uno entra en la vida pública de un país tiene que usar un disfraz. Cada uno representamos un personaje y en mi caso, la imagen pública que se tiene es la de ese disfraz. De todo lo que se ha escrito y hablado sobre mí es del Mario Conde personaje, no de la persona. De hecho, de mí se ha llegado a decir que mato perros, cuando los adoro. Tengo cuatro, pero, claro, nunca me han sacado cómo juego con ellos y cómo se me suben y me dan besos”.

(Foto: Enrique Villarino) © Proporcionado por Vanitatis (Foto: Enrique Villarino)

La imposible reconciliación con el Rey

Nos habla del 'caso Banesto'. Cuenta su verdad. Sale la figura del Rey Juan Carlos. Eran grandes amigos, pero allí se rompió todo. ¿Han vuelto a tener trato? “En hechos puntuales. Un día me llamó porque le gustó una cosa que dije de la monarquía en televisión, en el programa 'La Noria'; también cuando se murió mi padre, cuando se murió Lourdes… En contadas ocasiones”. ¿No cree que tienen pendiente una cena para recuperar aquella gran amistad que en su momento tuvieron? “Es muy difícil esa cena. ¿Sabe por qué? Ha habido muertos...” Se hace el silencio y su gesto se endurece… ¿A qué se refiere? “En mitad de todo este tumulto murió Lourdes y hay especialistas médicos que aseguran que determinados tipo de lesiones emocionales pueden generar lesiones orgánicas…”.

© Proporcionado por Vanitatis

'Mario Conde', la película, no es un biopic, tampoco es un documental de La 2. Solo habla Mario, a veces con su silencio. En él se verá a un Conde desconocido, en situaciones cotidianas de su parcela más íntima. “Salgo tocando la guitarra, cantando, jugando con un dron... En situaciones en las que nunca se me ha visto, salvo mis más íntimos”.

La mesa del Consejo de Banesto, en su casa

El hilo argumental de la película es una mesa que fue testigo directo de aquel capítulo de la historia de España, una mesa de 30 metros cuadrados que Conde diseña y manda construir para uso del Consejo de Banesto. Una mesa que 25 años después, y tras pasar por múltiples manos, se le vuelve a presentar “por una rara casualidad histórica” y con la oportunidad de comprarla. No la desaprovecha. “En estos momentos en mi casa está la mesa del Consejo de Banesto”.

© Proporcionado por Vanitatis

El día de su 66 cumpleaños decide enseñársela a sus allegados más íntimos y sentar en torno a ese mueble “a todos los que de una manera u otra sufrieron las consecuencias y efectos colaterales del 'caso Banesto': mis hijos, los consejeros que quedan libres, un par de directores de la prisión…”. Él no lo dice, pero sabe que en realidad no estaban todos. Faltaba la que para él fue la mayor afectada: su primera mujer, Lourdes. Sin embargo, sí sale su segunda mujer, María, de la que ahora está distanciado. Es quien le pone la tarta con las velas.

Sus hijos no han visto aún la película. Lo harán este martes, en el cine Paz de Madrid, unas salas que en su día pertenecieron a la familia de Lourdes. Se hace tarde, Mario Conde tiene otros compromisos. Se despide como nos recibe, con un firme apretón de manos. Héroe y villano. El porcentaje que lo ponga cada uno.

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon