Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mario Vargas Llosa reaparece para cargar contra Bob Dylan y su premio Nobel

Vanitatis Vanitatis 21/10/2016 M. B.

Mario Vargas Llosa es un escritor crítico que ha demostrado no tener pelos en la lengua. Cargó en su día contra la prensa rosa de la que se convirtió en objetivo tras su romance con Isabel Preysler y este jueves, en su reaparición tras conocerse que le ha pedido la mano a la 'socialite', arremetía sin piedad contra el mundo de la cultura en general, ese mundo del que tantas páginas ha protagonizado antes de convertirse en personaje del corazón. Durante el acto en el que él y el periodista Iñaki Gabilondo eran investidos doctores 'honoris causa' por la Universidad de Burgos, el peruano declaraba: "Nuestro tiempo está marcado por el espectáculo en todas las actividades, también en la cultura y la política". Y añadía: “Tratar a la cultura desde la frivolización y la banalización es contraproducente y lleva a que los políticos se fotografíen antes con artistas de cine o futbolistas que escritores”.

Mario Vargas Llosa e Iñaki Gabilondo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Mario Vargas Llosa e Iñaki Gabilondo (Gtres)

Su feroz crítica tenía, sin embargo, un claro destinatario. Vargas Llosa no está de acuerdo con que hayan dado el nobel a Bob Dylan y así lo hizo saber durante su comparecencia. Aseguró que la concesión del premio Nobel de literatura al músico era “una equivocación”, aunque reconoció que a título personal le gusta mucho como cantante. El problema no era discutir si el autor de 'Like a Rolling Stone' lo merecía o no, sino que, según él, si el criterio del espectáculo sigue imperando, el año próximo el premio podría llegar a recaer en un futbolista. Unas palabras que dejaron prácticamente mudos a los asistentes, que no daban crédito a lo que estaban escuchando.

En esta ocasión, Isabel Preysler no fue testigo de las declaraciones del escritor. La filipina no le acompañó a este acto, a pesar de suele ir con él a cada uno de sus compromisos. Sin embargo, Isabel, que no da puntada sin hilo en lo que a sus apariciones públicas se refiere, sabía que su presencia en la Universidad de Burgos podía generar una gran expectación: de haber acudido juntos, esta sería su primera aparición pública desde que se anunciara el compromiso y la presencia de esa prensa del corazón a la que Mario tanta ojeriza tiene hubiera estado garantizada.

Tal y como confesó la propia Presyler en un encuentro con los medios el pasado martes, el escritor ya le ha pedido matrimonio, pero ella aún no ha respondido. Asegura que quiere casarse en secreto sin que nadie se entere y que no lo hará vestida de blanco.  

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon