Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Megabodón' de tres días en Gstaad de la hija de El Assir, íntimo del Rey Juan Carlos

Vanitatis Vanitatis 08/07/2016 Paloma Barrientos

Dentro de unos días llegarán a la elitista estación suiza de Gstaad millonarios de todo el mundo para acudir a la boda de Alia María El Assir Fernández Longoria y Hugo Linares Espinós. La joven, licenciada en ICADE, es hija del magnate libanés Abdul Rahman El Assir, amigo del Rey Don Juan Carlos y excuñado de Adnan Khassoghi, ya que estuvo casado en primeras nupcias con la hermana de este, Samira. La madre de la novia es María Fernández Longoria, ahora ya divorciada de El Assir, padre de sus tres hijos: Alia, Khali y el único varón, Alid, novio de Mencía, la hija de Isabel Sartorius. El novio de esta boda, Hugo, estudió en la Complutense y en la Columbia Business School realizó el curso de posgrado. Trabajó en el despacho de la familia Hermosilla y actualmente en una empresa suiza en Ginebra.

Los novios en una imagen de su perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Los novios en una imagen de su perfil de Facebook

Las jornadas de festejos comenzarán el viernes cuando vayan llegando los invitados en sus aviones privados hasta los aeropuertos de Zúrich y Ginebra. Desde allí, se desplazarán en helicópteros contratados para la ocasión por la familia de los novios o por los propios asistentes, ya que muchos de ellos tienen espectaculares villas en este lugar solo para ricos. Los que no tienen casa propia se alojarán en el lujoso hotel Palace, donde se celebrará ese primer encuentro de bienvenida. Los novios, Hugo y Alia, se encargarán del grupo de jóvenes y las familias de sus respectivos invitados entre los que se esperan jeques y magnates del mundo árabe relacionados tanto familiarmente como por cuestiones empresariales con el padre de la novia.

El sábado por la mañana no habrá actividad social. Para las mujeres, sesiones de belleza, maquillaje y peluquería. Ninguno de los invitados conoce previamente dónde se oficiara la liturgia religiosa, que será por el rito católico y a las siete de la tarde. La hora es pública pero no así el lugar. Una información secreta que solo manejan los contrayentes y sus padres. A los invitados se les citará en los hoteles y varios autobuses les trasladarán al destino nupcial. Una vez finalizada la ceremonia, camino de vuelta al lugar del convite, donde habrá cena y baile. El domingo, un almuerzo organizado para los que quieran compartir ese primer día matrimonial de Alia y Hugo.

Por parte de España acudirán Jaime de Marichalar, las tías de la novia, Beba y Cristina Longoria,Ana Botella, José María Aznar, su hija Ana, el yerno Alejandro Agag, los primos Cortina y Alcocer con sus respectivas esposas Elena Cué y Margarita Hernández, Miriam Lapique y Alfonso Cortina, Mencía Fitz-James Stuart, Mónica Schwartz, Ana Boyer y Tamara Falcó, amiga de la novia desde la adolescencia. Y hasta puede que acuda el Rey emérito Don Juan Carlos. A diferencia de su etapa en la jefatura del Estado, ahora sí se deja ver en las bodas de los hijos de amigos y de familias reinantes.

Hugo Linares en una imagen de su perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Hugo Linares en una imagen de su perfil de Facebook

En este caso el nexo de unión con el monarca emérito es el padre de Alia, Abdul Rahman El Assir, que pertenece al núcleo más intimo e incluso hay quien lo cataloga como el sucesor de Manuel Prado y Colón de Carvajal, que fue gestor del patrimonio real. Han compartido monterías y estuvo invitado personalmente por Don Juan Carlos en la boda de los príncipes de Asturias, a la que finalmente no acudió. Mantiene una excelente relación con el matrimonio Aznar Botella, aunque el lazo más fuerte es con Alejandro Agag, al que conoció porque sus padres eran vecinos de veraneo en Marbella, ciudad a la que llegó de la mano de su cuñado Adnan Khassoghi y navegaba en el Nabila, el famoso yate de grifos de oro que atracaba en Puerto Banús.

El Assir y María asistieron a la megaboda de Ana y Alejandro en El Escorial, catalogada en aquel momento como la de la 'tercera infanta' dado el despliegue mediático e institucional, con un padre y padrino como presidente de Gobierno.

Los tres hijos, Alia, Khali (novia de Anthony Souza, sobrino postizo del modisto Valentino) y Alid (pareja de Mencía) figuran en la lista de solteros de oro que cada año hace la revista 'Vanity Fair' (edición norteamericana). Alia estudió como sus hermanos en la American School of Madrid, después ICADE en la Universidad Pontificia y en Suiza, donde los padres mantenían el cuartel general hasta que llegó el divorcio. También tenían casa abierta en Puerta de Hierro, Sotogrande y Mustique. Los hijos han salido estudiosos y responsables y con un perfil muy alejado al tipo Paris Hilton. Dicen que en esto tuvo mucho que ver la madre, María Fernández Longoria, educada en una familia de diplomáticos donde se valoraba el esfuerzo y el estudio.

Conoció a su exmarido cuando trabajaba en una de sus empresas Alkantara S.A y él estaba casado con Samira, de la que se divorció para casarse con ella en la catedral de Notre Dame, en París. El matrimonio ha durando 28 años. Elegante y discreta, eligió un perfil bajo alejada de los escándalos que han rodeado la vida comercial de su marido. No ha frecuentado las fiestas sociales patrocinadas y mantiene su mismo núcleo de amigas. Los tres hijos, a los que no utilizó para rentabilizar un divorcio millonario, han sido su gran apoyo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon