Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mozambique, Sudáfrica o Roma: las vacaciones de los Urdangarin que en su día fueron desmentidas por la Zarzuela

Vanitatis Vanitatis 18/02/2016 Paloma Barrientos
La infanta Cristina y Urdangarin en un fotomontaje tras su paso por Roma (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis La infanta Cristina y Urdangarin en un fotomontaje tras su paso por Roma (Vanitatis)

El contable del instituto Noos, Marco Antonio Tejeiro, cuñado a su vez de Diego Torres, ha venido a desmentir a la Casa Real, al menos con relación a las explicaciones que daban a los medios de comunicación para desmentir algunas de las informaciones que se han publicado.

En su comparecencia en el juicio por el caso Nóos, Tejeiro ha explicado que la infanta Cristina y su marido cargaban gastos particulares y domésticos a la empresa para desgravar a Hacienda. Estas declaraciones no solo han demostrado la alegría con la que los exduques de Palma manejaban su economía privada, sino también han echado por tierra los desmentidos que la Zarzuela realizó en aquellos años con el fin de desmontar informaciones contrastadas y documentadas por Vanitatis y otros medios. Esa vez se trataba de unas vacaciones a Sudáfrica para disfrutar de un safari y una estancia en Mozambique de la familia Urdangarin Borbón al completo en agosto de 2008, cuando la situación en España con la crisis en su momento cumbre afectaba a seis millones de parados. No era la mejor imagen que ofrecer en aquel momento y de ahí los desmentidos oficiales.

Se utilizaban intermediarios para desacreditar esos viajes aludiendo que eran inexistentes. Sin embargo, al final la Casa Real no tuvo más remedio que dar por buenos esos desplazamientos, en los que se incluía el servicio de seguridad pagado por el Ministerio del Interior, aunque los maquilló como ‘viajes solidarios’ con comunicados como este:

© Externa

“La infanta Cristina se encuentra estos días en Mozambique junto con Iñaki Urdangarin y sus cuatro hijos, Juan Valentín, Pablo Nicolás, Miguel e Irene, colaborando en un proyecto de cooperación de La Caixa. La infanta quería que los suyos se unieran a ella para que conozcan la situación de los más necesitados”, añadiendo que el matrimonio Urdangarin quería compartir con sus hijos la vida de los más desfavorecidos. Nunca hubo imágenes de ese aprendizaje solidario de los niños reales con los pobres de África. Nunca existió, como ahora se ha demostrado con las declaraciones del contable del Instituto Nóos en su comparecencia, en la que ha confirmado como propios aquellos gastos vacacionales ‒a nombre de Pep Figueres‒ en la quinta sesión del juicio del caso Nóos.

Pero no solo con las facturas de aquel viaje a Sudáfrica y Mozambique ha echado por tierra las explicaciones que en su momento ofrecieron desde la Zarzuela como oficiales. Con las declaraciones del cuñado de Diego Torres sobre los gastos que presentaban como de empresa, se ha desmontado otro viaje a Roma, que también estaba documentado por Vanitatis y que fue negado por Casa Real, del que disfrutaron toda la familia y para el que reservaron diez habitaciones.

Al farmacéutico (que esa era su profesión hasta que se convirtió en contable del Instituto Nóos) no le ha quedado más remedio que aclarar a qué correspondían los gastos de las facturas que le entregaban para engordar la contabilidad de la empresa. Al margen de estos viajes, ha indicado que pasaron como gastos suscripciones a revistas de moda, entradas para la Champions League y un suma y sigue.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon