Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nóos: dos hogares, un salario

Vanitatis Vanitatis 08/02/2016 Andrés Guerra

Diego Torres y Ana María Tejeiro suspiran aliviados. Podrán pagar a su abogado, el reputado penalista Manuel González Peeters, y tomar un avión para asistir al juicio sin entramparse en un crédito poco plausible. El juez Castro acaba de aprobar el desbloqueo de los 87.600 euros que solicitaron en octubre, congelados en una cuenta con sede en Luxemburgo. Según la información que maneja Vanitatis, de esa cifra global, 15.000 euros se destinarán al mantenimiento de los tres durante las sesiones que se prolongue el juicio por el caso Nóos. El resto se destinará, de modo íntegro, a satisfacer los honorarios del abogado, cuyos atrasos se remontan prácticamente al inicio del caso. El próximo 9 de febrero comienzan las declaraciones y el matrimonio Torres-Tejeiro pretende estar presente en la mayoría de sesiones. La Audiencia de Palma prevé que la vista oral dure hasta finales de junio como poco, entre testificales y periciales, y la pareja deberá tomar un avión de ida y vuelta a Palma cada semana.

Diego Torres con su mujer, Ana María Tejeiro (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Diego Torres con su mujer, Ana María Tejeiro (Gtres)

En la casa de los Tores Tejeiro hace mucho que dejó de entrar buen vino o alimentos gourmet. Ni exagerados ni austeros. Lo correspondiente al nivel de vida de un reputado asesor, especializado en estrategias de negocio y con plaza como profesor en ESADE. Todo eso acabó con el estallido del caso Nóos. Paulatinamente, el teléfono dejó de sonar. También muchos de sus amigos más próximos comenzaron a evitarlos. El embargo de todas sus cuentas, ordenado por el juez Castro en marzo de 2012, le obligó a deshacerse de su coche y de un pequeño velero para manejar algo de líquido.

Del lado de los exduques de Palma, el juez Castro también ha levantado el cepo sobre uno de los embargos que aún pesan: dos pisos, dos trasteros y dos plazas de parking en la calle Pedrera de Palma, escriturados a nombre de Aizoon, la sociedad por cuyo uso indebido doña Cristina se enfrenta a dos delitos fiscales. Un peritaje de la abogacía del Estado tasó el conjunto en 316.907,64 euros; sin embargo, Iñaki Urdangarin solo ha encontrado un comprador dispuesto a pagar 250.000. De esa cifra, descontadas hipoteca, impuestos y gastos notariales, quedarán unos exiguos 27.000 euros, aproximadamente, que serán destinados a aminorar la todavía monumental fianza del exduque de Palma.

Los dineros de la infanta

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en una imagen de archivo (Gtres)

No obstante, el colchón económico de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin es sustancialmente más mullido que el de Diego Torres y Ana María Tejeiro. Cierto es que el cuñado del rey Felipe VI se encuentra desempleado desde que solicitó una excedencia voluntaria en Telefónica en verano de 2012, y que tal situación de marasmo laboral mella el buen ánimo de cualquiera, pero no es menos cierto que los ingresos de doña Cristina no son menguados: su puesto como directora del área internacional de la Obra Social de La Caixa le supone un salario de 240.000 euros al año. La entidad facilitó a la infanta un empleo en Ginebra –del mismo modo en que se hizo cuando el matrimonio viajó a Washington– y allí ejerce como enlace entre la La Caixa y la fundación internacional Aga Khan Development Network (AKDN), creada por Karim Al Hussaini IV Aga Khan, amigo de Don Juan Carlos desde los tiempos de la escuela primaria. Se especula que podría ingresar unos 300.000 euros anuales de la AKDN pero, por la información que maneja este diario, nos inclinamos a creer que su único sueldo, aunque holgado, proviene de la entidad bancaria. Con él, el matrimonio hace frente a la vida en una de las ciudades más caras de Europa y el dispendio de la exclusiva Ecòle Internationale de Genève, Ecolint, a la que asisten sus cuatro hijos. 

Así como Diego Torres pretende estar presente durante todo el juicio en Palma y alojarse en un hotel no demasiado caro –la cantidad desbloqueada no le permite ir más allá– no ha trascendido cuáles son los planes de la infanta e Iñaki Urdangarin. Desde luego, nadie espera que duerman en el palacio de Marivent. Todos los procesados tienen designado un día para declarar. Es de suponer que doña Cristina lo haga y su agenda laboral se la lleve de nuevo a La Caixa o a la AKDN, pero ¿permanecerá Urdangarin en Palma o volará de regreso a Ginebra? ¿Cuánto cuesta un canguro en una de las ciudades más caras de Europa? Decíamos que el doble salario de doña Cristina puede hacer frente a cualquier gasto sobrevenido; ahora bien, el procesamiento de un alto cargo de una entidad bancaria –si bien ella está en su lado fundacional– se nos antoja incompatible con cualquier código ético mínimamente sólido. Más cuando el procesamiento se debe a dos presuntos delitos fiscales. ¿Deben temer los exduques lo mismo que ya conoce y muy bien la familia de su exsocio Diego Torres?

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon