Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Natalia explica cómo vivieron el 'no abrazo' entre Chenoa y Bisbal

Vanitatis Vanitatis 20/10/2016 Marta Bolonio

El primer capítulo del documental de ‘Operación Triunfo’ dejó una imagen que muchos fans tardarán mucho en olvidar. Tras cantar la canción de 'Sueña', de gran carga emotiva, Rosa y Chenoa rompen a llorar desconsoladamente. David Bisbal se levanta y corre a abrazar a la granadina, pero tras su efusivo gesto y cuando todo el mundo esperaba que hiciera lo mismo con Chenoa, el almeriense pasa de su ex y después de unos segundos que se hicieron eternos, fue Gisela la que corre a consolar a la mallorquina, que no da crédito al desplante del cantante. La expresión de su cara en esa imagen captada por las cámaras se convirtió en 'trending topic' este domingo y si la audiencia vivió con angustia ese momento, no fue distinto para los que lo vieron en directo. “Yo lo viví igual que todos vosotros. Así (cara de asombro). Me quedé pensando 'salgo a achucharla, no salgo...'. Menos mal que salió Gisela. Nos entraron ganas a todos, pero no sabíamos cómo reaccionar”, confiesa Natalia a Vanitatis.

La benjamina de la primera edición de 'Operación Triunfo' ha sido una de las invitadas a los premios Cosmopolitan y a su paso por la alfombra roja ha querido aclarar todo aquello que no se vio en ‘El reencuentro’, pero que de alguna manera los espectadores fueron capaces de percibir. Sobre todo, el papel de David Bisbal, tan cuestionado por su frialdad y su indiferencia. “A ver, tenéis que entender que David es un chico que lleva muchísimo tiempo fuera de España. No tiene el mismo contacto con nosotros porque nosotros vivimos aquí, quedamos entre nosotros, nos vamos a Ibiza juntos, montamos quedadas y un montón de cosas más. Pero él, quieras que no, ha sido un chico que ha estado en Latinoamérica viviendo y a lo mejor no ha tenido ese contacto tan intenso como lo hemos tenido el resto. Pero yo no voy a criticar a ningún compañero”, explica.

Natalia durante la promoción de 'El reencuentro' © Proporcionado por Vanitatis Natalia durante la promoción de 'El reencuentro'

En las 48 horas posteriores a la emisión del primer capítulo de ‘El reencuentro’, Natalia no ha tenido apenas tiempo de leer nada de lo que se ha publicado. Sabe de la buena acogida que ha tenido por los maravillosos datos de audiencia que registró, pero no está al tanto de lo que se ha escrito sobre los concursantes, en concreto sobre David Bisbal, el protagonista sin duda de esta primera entrega.

Con esa gracia gaditana que ya la hizo popular hace 15 años, Natalia exclama: “Lo que es, es y lo que no es, no es”. Lo dice porque quiere negar todos esos malentendidos que han surgido sobre los supuestos privilegios que ha tenido Bisbal durante la grabación. De él se ha publicado que fue en un coche aparte cuando todos sus compañeros iban en el mismo autobús, que llegó con su novia Rosanna y que ni siquiera comió con los otros triunfitos. “No, no y no. Eso no es verdad. No llegó con su novia, eso para empezar. Hubo un grupo muy grande que tuvimos la suerte de quedarnos a dormir la noche anterior y nos fuimos ese grupo en autobús. Pero luego había otros compañeros que venían de viaje y venían en otros coches. Pero, vamos, comer comimos todos juntos, que lo vais a ver, además. Pero vamos que la novia no vino. Al final de la grabación sí que es verdad que vinieron familiares, pero ya te digo que él no tuvo ningún privilegio en absoluto”, zanja Natalia.

Primer capítulo del documental de 'OT' © Proporcionado por Vanitatis Primer capítulo del documental de 'OT'

Su experiencia con el almeriense fue buena. Cuenta que aunque hacía mucho que no le veía se acercó a saludarle y estuvieron charlando de sus vidas y de la pequeña Ella, la hija de David. “Es normal verle cambiado y hay que respetar a todo el mundo. Es normal que esté desubicado porque ha tenido una carrera internacional muy buena, que no para y yo supongo que el tiempo que tiene libre lo querrá pasar con su niña”, añade la gaditana.

Para ella, polémicas aparte, hay que valorar la tremenda sinceridad con la que todos ellos hablan de cómo han sido estos 15 años tras el éxito de ‘Operación Triunfo’. Confiesa que lloró a moco tendido al oír a Rosa hablar de cómo no se reconocía en los vídeos de la academia y dice que la entiende a la perfección porque a ella le pasa algo parecido: “Es que es muy duro verte 15 años después, cómo has evolucionado, cómo eras de inocente, cómo eras una chica que estabas en tu burbuja, con tu familia, que no salías de casa… Yo no tengo pelos en la lengua y he contado lo bonito y lo feo de estos 15 años”. 

Más en MSN:

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon