Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nuevo duelo de reinas: una Rania muy 'demodé' no puede con una Matilde sublime

Vanitatis Vanitatis 18/05/2016 Núria Tiburcio

Este miércoles, el Palacio de Laeken, situado a las afueras de Bruselas, se convertía en el escenario de un nuevo duelo de estilo entre dos reinas: una europea y otra asiática. Se trata de Matilde de los belgas y Rania de Jordania, quienes vivieron una auténtica 'lucha' de moda. Los reyes hachemitas se encuentran realizando una visita de Estado a Bélgica para reforzar la relación de ambos países y qué mejor que una cena de gala para poner el broche a este viaje.

© Proporcionado por Vanitatis

Como suele ocurrir en estas batallas de 'estilo' entre damas de la realeza, siempre hay una de las dos 'royals' que posee más posibilidades de hacerse con la victoria, ya sea por su estilo o por su figura. En este caso era la reina Rania la que tenía todas las de ganar, pues es admirada alrededor del mundo por su elegancia mientras Matilde siempre pasa un tanto desapercibida en cuestiones de moda. 

Rania en la boda de Felipe y Letizia © Proporcionado por Vanitatis Rania en la boda de Felipe y Letizia

Sin embargo, esta vez se cambiaron los papeles y fue la belga la que brilló por encima de la jordana. Y no es de extrañar, pues la esposa de Abdalá II se decantó por un modelito bastante 'demodé'. La reina hachemita apostó por la combinación 'black & white' con un vestido de falda con transparencias y cuerpo de seda con mangas 'oversize' que no le hacía justicia.

Viendo esta imagen nos preguntamos: ¿dónde está esa Rania que nos dejó con la boca abierta en la boda de Don Felipe y Doña Letizia y que siempre lideraba las listas de mujeres de la realeza mejor vestidas? Desconocemos la respuesta, pero en Bélgica seguro que no. Ni siquiera esa tiara de diamantes creada por Boucheron que añadió en su joyero en 2008 consiguió 'salvar' a la soberana. 

Por su parte, Matilde, la dulce Matilde, lo tenía fácil en esta ocasión y no desaprovechó la oportunidad para destacar –y mucho– por encima de su homóloga jordana. La esposa del rey Felipe estrenó un vestido en color rojo carmín de manga corta con pedrería en el cuerpo y volantes. Se trata de una pieza firmada por Natan, su firma fetiche, con el que la reina quiso decir al mundo "aquí estoy yo y puedo ser igual de glamurosa que Máxima, Kate o Letizia".

Matilde coronó su cabeza con la tiara del Imperio Belga, la joya más importante del joyero real. Fue un regalo de los ciudadanos belgas a la princesa Astrid de Suecia con motivo de su boda con el rey Leopoldo III de Bélgica. La diadema es una 'bandeau' de diamantes de la que sobresalen once puntas (que se pueden poner o quitar) que representan las provincias de Bélgica, el Congo y la ciudad de Bruselas. Tras la trágica muerte de Astrid, la joya pasó a manos de su nuera, la reina Fabiola, quien la llevó el día de su boda. También la han lucido la reina Paola y ahora Matilde.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Este miércoles, el Palacio de Laeken, situado a las afueras de Bruselas, se convertía en el escenario de un nuevo duelo de estilo entre dos reinas: una europea y otra asiática. Se trata de Mathilde de los belgas y Rania de Jordania, quienes vivieron una auténtica 'lucha' de moda. Los reyes hachemitas se encuentran realizando una visita de Estado a Bélgica para reforzar la relación de ambos países y qué mejor que una cena de gala para poner el broche a este viaje. © Externa Este miércoles, el Palacio de Laeken, situado a las afueras de Bruselas, se convertía en el escenario de un nuevo duelo de estilo entre dos reinas: una europea y otra asiática. Se trata de Mathilde de los belgas y Rania de Jordania, quienes vivieron una auténtica 'lucha' de moda. Los reyes hachemitas se encuentran realizando una visita de Estado a Bélgica para reforzar la relación de ambos países y qué mejor que una cena de gala para poner el broche a este viaje.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon