Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Olivia de Havilland vs. Dragon Lady: el último capítulo de una guerra 'fratricida'

Vanitatis Vanitatis 05/07/2016 J. Madrid

Ha cumplido cien años y ha decidido hablar del tema tabú por excelencia en su vida.Olivia de Havilland, la cándida Melania de 'Lo que el viento se llevó', es tan conocida por sus legendarias interpretaciones o por ser la damisela en peligro de Errol Flynn en mil cintas de aventuras como por la histórica rivalidad que mantuvo con su hermana Joan Fontaine, la protagonista de 'Rebeca'. En una entrevista concedida con motivo de su cumpleaños a Associated Press, la estrella ha hablado de cómo iba a celebrar su centenario y de la histórica enemistad con Joan, un tema que ha preferido esquivar durante muchas décadas. Llamando a su hermana "Dragon Lady", Olivia ha reconocido que existía una relación tensa entre ambas que ella prefiere no llamar "disputa":

Olivia de Havilland en una imagen reciente © Proporcionado por Vanitatis Olivia de Havilland en una imagen reciente

"Una disputa implica una conducta hostil entre dos partes. No puedo pensar en un solo caso en el que iniciase un comportamiento hostil, pero puedo pensar en muchas ocasiones en las que mi reacción fue de defensa ante un comportamiento desconsiderado de ella". Su mala relación, que forma parte de la historia del cotilleo hollywoodiense, se remonta a la ceremonia de los Oscar de 1942, cuando las dos competían por el premio a la mejor actriz. Sin embargo, Olivia confiesa en la entrevista que el recelo entre ambas surgió cuando eran apenas unas niñas. "Mi comportamiento hacia ella siempre fue cariñoso, a veces distante y en los últimos años la relación se rompió". En el reportaje, a Olivia también le ha tocado describir la personalidad de Joan. "Era una persona brillante, con múltiples talentos, pero con astigmatismo con respecto a su percepción de la gente y los acontecimientos, lo cual la hizo reaccionar a menudo de manera injusta y prejuiciosa". El periodista que le ha hecho la entrevista, ávido de respuestas que esclareciesen este eterno cotilleo del viejo Hollywood, también le preguntaba qué ocurriría si Fontaine escuchase sus declaraciones. La vieja estrella no duda en decir que se "mantendría en silencio como forma de autoprotección".

Con respecto al privilegio de cumplir nada menos que cien años, la actriz se ha mostrado "honrada". Así es como se siente al ser llamada la última estrella viva del Hollywood dorado. Además ha narrado anécdotas curiosas e inéditas como aquella del actor Jared Leto, que nadie relacionaría con ella, yendo a visitarla a su casa de París aprovechando que pasaba unos días en la Ciudad de la Luz

La última leyenda viva

Errol Flynn y Olivia de Havilland en 'Dodge, ciudad sin ley' (Warner) © Proporcionado por Vanitatis Errol Flynn y Olivia de Havilland en 'Dodge, ciudad sin ley' (Warner)

Nacida en Tokio en 1916, el contrato que firmó con Warner a mediados de los años 30 le permitió convertirse en uno de los rostros más conocidos de la gran pantalla gracias a la pareja que formó con Errol Flynn en cintas como 'El capitán Blood' (1935) o 'Robin de los bosques' (1938). El actor, conocido por su fama de granuja y mujeriego, le tiró los tejos a pesar de estar casado con la también actriz Lili Damita. Sin embargo, Olivia ha reconocido que pese a rechazarlo sí que estuvo enamorada de él.

Con el tiempo, De Havilland quiso demostrar su valía más allá del cine de aventuras y, contrariamente al deseo de Jack Warner, al que acabaría denunciando por los contratos abusivos que sufrían las estrellas por entonces, acabó consiguiendo el papel de Melania en 'Lo que el viento se llevó' (1939). Gracias a su denuncia se creó una ley llamada 'de Havilland' que los de su profesión siempre le agradecieron por acabar con el estricto control que los estudios ejercían sobre los actores. Personajes como el de 'Nido de víboras' (1948) o 'La heredera' (1949) le dieron prestigio y la convirtieron en una de las mejores actrices de la historia. En lo personal se casó dos veces: la primera con Marcus Goodrich y la segunda con Pierre Galante, del que también se divorció en 1979 y al que, pese a sus diferencias con él, cuidó en su lecho de muerte. Desde entonces, la actriz ha preferido vivir sin “complicaciones sentimentales” en su pequeña casa de París, desde donde agradece todas las muestras de afecto que le llegan como una de las últimas supervivientes del Hollywood dorado. La enemistad con su hermana, en la mente de todos los cinéfilos que siguieron sus carreras, también ha sobrevivido al paso del tiempo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon