Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pareciera que las acusaciones de violación no son suficientes para frenar una carrera en Hollywood [Opinión]

Variety LatinoVariety Latino 08/06/2016 Antonio Sempere
© Provided by Variety Latino

El caso de Bill Cosby nos demuestra que el fin de la carrera de muchos famosos envueltos en acusaciones graves… no siempre es el fin.

Tomó tiempo. Demasiado tiempo, para gusto de muchos. Pero al fin, tras docenas de testimonios, un juez determinó que el comediante enfrentará cargos relacionados con abuso sexual. Bueno, ahora sabemos que la justicia, además de ciega, se toma su tiempo.

A veces cuesta trabajo entender la razón por la cual casos como el de Cosby toman tanto en llegar a instancias donde los presuntos acusados deben enfrentar las consecuencias de sus actos. Es un lugar común decir que las celebridades gozan de estándares diferentes a la hora de infringir la ley, pero resulta complicado negar la veracidad de esta aseveración frente a tanta evidencia.

VER TAMBIÉN 15 famosos que han sido acusados de violencia doméstica [FOTOS]

El comediante logró mantener durante muchos años ese aire de inocencia que le caracterizaba como padre de familia en The Cosby Show o como presencia afable e inofensiva en diversos programas para niños. Costaba trabajo creer que ese simpático hombre enfundado en conservadores suéteres, con sus divertidas muecas y sonrisa fácil, era capaz de cometer las atrocidades que poco a poco se iban filtrando en torno a su imagen pública. Aproximaciones sexuales a impresionables jóvenes… Bebidas adulteradas con drogas ofrecidas con total naturalidad… Gravísimas palabras como “violación” flotando en el ambiente. ¿Cosby? ¿En serio?

Pero lo abrumador, al final, fueron los números. No se trató de un caso aislado, un plan hábilmente urdido por alguna extorsionadora profesional, ávida de fama y fortuna. No, fue toda una avalancha de mujeres que callaron durante demasiado tiempo, siempre temiendo las repercusiones implicadas en desafiar a un icono de los medios, una poderosa figura que fácilmente podría acabar con carreras y reputaciones.

Finalmente, aún la coraza protectora de Cosby fue incapaz de detener la vorágine de acusaciones. Ahora llega una etapa aún más preocupante… ¿Se hará justicia? Porque una cosa es ser acusado de un crimen (o de muchos crímenes), otra cosa es ser hallado culpable y otra más es obtener una pena acorde con la seriedad del ilícito. Más aún cuando se es famoso.

Olvidemos por un momento el caso de O.J. Simpson, que ha sido repasado hasta el cansancio. ¿Podemos esperar que Bill Cosby sea tratado imparcialmente por el sistema judicial? Roman Polanski fue acusado de abusar sexualmente de una menor de edad, pero las leyes de extradición y una curiosa lentitud para operar en su contra se confabularon para llevarle a vivir en el exilio, donde, dicho sea de paso, continúa activo como cineasta e incluso goza de popularidad y admiración en la misma comunidad artística, que al parecer no considera el estupro como algo TAN grave.

VER TAMBIÉN El Internet y su poder de sacar a la luz los secretos de los famosos

Las acusaciones contra Woody Allen vuelven cíclicamente, y pese a que siempre parecen estar a punto de llegar a instancias legales, terminan por disiparse en otro ciclo de noticias y nos volvemos a quedar con la duda respecto a su inocencia. ¿El director de Annie Hall abusaba sexualmente de sus hijos? Al parecer la pregunta seguirá sin respuesta.

Hace unos días Elijah Wood habló sobre un sórdido submundo en el medio del espectáculo dedicado a prácticas predatorias contra actores infantiles. Pronto aclaró sus comentarios diciendo que a él no le había sucedido nada similar, pero que había escuchado sobre muchos casos de esta índole. ¿Por qué no sabemos más al respecto? ¿Cómo se borran estas serias cuestiones de la memoria colectiva?

Ante la desaparición de todas las repeticiones de los programas televisivos de Bill Cosby, podríamos pensar que la opinión pública ya le juzgó y condenó. No hay vestigios de él en la televisión. No se le menciona por su trayectoria artística. Pero, ¿y si es hallado inocente? ¿Qué pasará entonces? A lo mejor le veremos renacer, e intentaremos convencernos de que su actitud paternal y su sonrisa pronta son algo genuino. Y es que al parecer hace falta mucho más que docenas de acusaciones de violación para frenar una carrera en Hollywood.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Variety Latino

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon