Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pedro Almodóvar y Victoria Abril: historia de una “desafección mutua”

Vanitatis Vanitatis 05/04/2016 Jose Madrid

“Sólo le interesan las treintañeras”. La frase no la ha pronunciado ninguna mujer despechada a la que haya abandonado su marido, sino una musa que ya no trabaja con su artista.Victoria Abril se ha acostumbrado, con el paso de los años, a que le pregunten porPedro Almodóvar y su trabajo con él. Con más de cincuenta años la protagonista de 'Tacones Lejanos' o 'Kika' es consciente de que será difícil que vuelva a trabajar con el manchego que le regaló algunos de sus mejores personajes. Las declaraciones cruzadas entre el director y su musa en los 90 no han sido tan duras como las que se produjeron en el caso de Carmen Maura, pero hay perlas tras las que merece la pena investigar. “Borde, pequeñita y sabihonda”, dijo Almodóvar sobre ella en una entrevista, añadiendo que “no cuida las formas, no tiene tiempo” y que “se equivoca mucho y aprende todavía más”. Ella tampoco se ha quedado atrás, dejando entrever que se llevaba mejor conVicente Aranda que con el manchego. Pero, ¿hubo desavenencias entre ambos?

Remontémonos a 1994, cuando el manchego rodaba

'Kika'

, la última (y criticada) cinta que compartió al lado de

Abril

. “Sí, hubo algún choque en ese rodaje. Tuvieron sus más y sus menos”, aseguran a Vanitatis fuentes cercanas al universo almodovariano. El problema radicó en cuestiones puramente cinematográficas. Victoria estaba “encantada con su personaje de Andrea Caracortada, encantada con los diseños de

Jean Paul Gautier

que llevaba encima”, pero no tanto con algunas de las decisiones del rodaje. “Por aquella época ella sabía mucho de técnica, de iluminación, del manejo de la cámara… y no estaba de acuerdo con muchas de las formas de rodar de Pedro. Pensaba que no se le estaba sacando suficiente partido al personaje. La sangre no llegó al río pero hubo choques porque ella quería intervenir más de lo que suele intervenir la gente que se deja guiar por él”. Ese fue quizá el detonante de una “desafección mutua” que se ha traducido en una relación cortés pero distante que ambos han seguido manteniendo a través de emails.

Eso no ha impedido que Victoria lance algunas indirectas ambiguas cada vez que se le pregunta por él. Un ejemplo: en los Premios Pata Negra de 2013 no tuvo inconveniente en opinar sobre las nuevas chicas Almodóvar cuando se la inquirió sobre esta cuestión. “Sé poco de ellas. Son jovencitas y guapas, ¿no?”. A la luz de ese tipo de frases cabe preguntarse si existe un rencor subrepticio entre el director y su musa. El público ya se sorprendió cuando, después de la reconciliación del genio con Carmen Maura durante el rodaje de 'Volver' ella aseguró que era “tenso” rodar con él y Agustín Almodóvar respondió en Twitter con un lacónico “tranquila, no pensamos llamarte” que generó más de un titular.

Las cosas nunca se pusieron tan feas en el caso de Abril y si hubiese que resumir el argumento de esta relación artística entre dos, se podía decir que Pedro ha sido como el follamigo que se va alejando de forma sutil de su amante y ella, con la dignidad por bandera, tiene demasiado orgullo como para pedirle cuentas. “A ver, como mucho puede haberlo llamado listillo o pueden haber comentado alguna cosa el uno del otro… Puede que no tengan mucha relación, pero en el caso de Carmen fue peor. Ella acababa llorando muchos de los días del rodaje de 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' y eso dejó huella”.

Pese a que la relación terminó, siempre quedan las películas. 'Átame' (1990), 'Tacones Lejanos' (1991) y en menor medida 'Kika' (1993) forman parte de lo mejor del canon almodovariano, su recuerdo sigue intacto más de veinte años después y Pedro ha asegurado en alguna entrevista a medios franceses que no le importaría volver a trabajar con una de sus 'chicas' a las que Sabina convirtió en canción. “Es una pena que siendo una de las mejores actrices de su generación trabaje tan poco”, dijo el director durante la promoción de 'Los abrazos rotos' (2009) llevada a cabo en el Festival de Cannes. El entorno del cineasta duda que se retome la relación profesional por una pura “cuestión estadística. Pedro siempre trabaja con actrices diferentes. Es cierto que algunas son recurrentes pero las protagonistas de sus películas han variado”. También desmienten esa dureza de sus rodajes que, en mayor o menor medida, ha sido vox populi. “Es evidente que siempre quiere sacar lo mejor de sus actores, pero eso no significa que no los quiera y no los respete”.

Victoria Abril y Antonio Banderas en un fotograma de 'Átame' © Proporcionado por Vanitatis Victoria Abril y Antonio Banderas en un fotograma de 'Átame'

Hoy por hoy, entre Victoria y Abril y Pedro Almodóvar existe una “relación cordial” y poco más. El 'año de amor' entre el genio posmoderno y la atrevida exazafata del 'Un, dos , tres' se prolongó durante un lustro, en aquellos primeros 90 de un Almodóvar que aún no se confesaba “misántropo” como hace en las últimas entrevistas dedicadas a la promoción de 'Julieta' (2016), su próxima película. Un Almodóvar cuya forma de vida y de rodar no tenían nada que ver con el hombre que hoy cuenta con seis décadas de vida a sus espaldas; un genio que ha depurado su técnica y cuya sabia visión ha moldeado a algunas de las mejores actrices de este país llamado España, un país que él conoce muy bien.

(Gtres) © Proporcionado por Vanitatis (Gtres)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon