Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pedroche y David Muñoz no pueden contener la pasión ni en un japonés de alto 'standing'

Vanitatis Vanitatis 16/12/2015 Eva Bárcena

Cuando la pasión llega, no es tan fácil frenarla. Bien lo saben Cristina Pedroche y David Muñoz, que este lunes no pudieron detener sus ganas de quererse mientras disfrutaban de una cena en un restaurante de alta cocina japonesa con varios locales en Madrid, uno de ellos en el edificio Eurobuilding, el mismo en el que el chef regenta DiverXO, su restaurante de tres estrellas Michelin.

Aficionado a la comida asiática, Muñoz se llevó a su esposa al 99 Sushi Bar 'vecino' de DiverXO para sorprenderla con una deliciosa cena, aunque los que terminaron siendo la sorpresa de la noche fueron ellos. Según cuentan fuentes presenciales a Vanitatis, la presentadora y el cocinero pusieron la nota de color en el local, donde ya su indumentaria 'casual' contrastaba con la del resto de comensales, muchos de ellos ejecutivos de las oficinas de la zona.

La pareja, comiéndose a besos durante la carrera vertical en el Eurobuilding (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis La pareja, comiéndose a besos durante la carrera vertical en el Eurobuilding (Gtres)

Pero no quedó ahí la cosa. La pareja comenzó a cenar sentados el uno enfrente del otro y con un tercero en discordia: el teléfono móvil. Cristina y David no pararon de utilizar sus smartphones, y cada poco enseñaban al otro algo en la pantalla. No se sabe si fue la tecnología o el sushi, pero llegó ese momento clave en el que el desenfreno de dos recién casados hizo su aparición en la escena... Y, sin poder contenerse, Pedroche se colocó al lado de su marido y comenzó a besarle apasionadamente, llamando la atención de algunos allí presentes.

No sabemos si la pareja pidió postre o eligieron terminar la cena de una forma un poco más privada en su casa. Lo que sí es cierto es que Pedroche y Muñoz respiran amor por los cuatro costados y poco les importa el dónde y el cuándo a la hora de estar juntos.

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España  

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon