Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Por qué se han puesto de moda los spas para bebés

¡Hola! ¡Hola! 04/11/2016 hola
http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016110489490/baby-spa-que-es/0-401-343/ninos-spa-01-c.jpg © Proporcionado por Hola http://www.hola.com/imagenes/ninos/2016110489490/baby-spa-que-es/0-401-343/ninos-spa-01-c.jpg

Hace tiempo que la palabra 'balneario' pasó a sustituirse por 'spa'. Aunque aún existan balnearios denominados como tal, spa parece ser el término más usado cuando hablamos de un espacio urbano: a pesar de estar renovándose a velocidad de vértigo, el balneario sigue siendo un lugar al que irse a pasar un fin de semana, o irse 'de retiro'. Al spa podemos escaparnos cada tarde, después del trabajo.

VER GALERÍA

Aunque estas diferencias estén sobre todo en la manera que usamos el lenguaje, lo cierto es que también se aplican cuando hablamos de los más pequeñines. El primer spa para bebés de España está en Madrid, llegó hace algo más de un año después de vivir un pequeño boom en Londres, y su principal impulsora es la nadadora de competición sudafricana Laura Sevenus, pionera del método conocido como BabySwim y quien además dirige una publicación especializada en natación para bebés.

El Baby Spa de Madrid, que es el primer spa de la cadena original londinense que se abre no sólo en España sino a nivel internacional, recibe ese nombre porque en él encontramos muchas cosas que también encontraríamos en un spa 'de mayores' (como fisioterapia y pilates), aunque en realidad destaca por ser un centro orientado a la hidroterapia infantil y los masajes para recién nacidos, que pone en práctica en la capital los conocimientos de su fundadora. Y hablamos literalmente de recién nacidos porque podemos apuntar a los 'peques' a partir de los dos días y hasta los seis meses de edad, lo que permite a las mamás relajarse con sus bebés en un entorno seguro y calentito a lo largo de una etapa que muchas veces se presenta difícil y llena de retos, todo al mismo tiempo que los pequeños disfrutan de los beneficios del agua.

Los baños del bebé en un Baby Spa comparten la misma idea que los de un spa de mayores, sólo que en tamaño 'mini': se realizan en una bañera neonatal, con agua a temperatura adecuada a la edad, que se purifica con un sistema de rayos ultravioleta. Si tiene menos de ocho semanas, el bebé esta solito en la bañera, al menos hasta que recibe sus primeras vacunas. Su único acompañante en este caso es un BUBBY, un dispositvo de flotación especial para bebés, que se adecúa a su peso y edad en cada visita, y que se coloca en torno al cuello, permitiendo al bebé flotar verticalmente sin que haya peligro de vuelco. Una vez se hacen más mayores, pasan una bañera más grande.

El centro madrileño, además, complementa las inmersiones del bebé en el agua con un masaje infantil de manos de un fisioterapeuta o de los papás, eso sí, siempre tras recibir el entrenamiento necesario para llevar a cabo a estas técnicas. El equipo de fisioterapeutas también trata ciertas patologías infantiles, tanto ortopédicas como neurológicas, además de fisioerapia respiratoria para algunas enfermedades como la bronquitis o el asma. La oferta se completa con clases de pilates para mamás y bebés, normalmente una vez finalizada la cuarentena, entre la semana 6 y 8 después de haber dado a luz. Al igual que el yoga postnatal, el pilates con niños abarca dinámicas que incluyen al bebé, que van cambiando a medida que el pequeño va ganando peso.

Las sesiones de hidroterapia a edades tempranas forman parte de las mismas técnicas de estimulación multisensorial que recomiendan los pediatras en bebés recién nacidos, y que buscan estimular varios sentidos al mismo tiempo: tacto, oído y vista, por ejemplo se estimulan a la vez si proporcionamos al bebé un masaje suaves mientras escuchan sonidos relajantes. Este tipo de experiencias y sensaciones ayudan al desarrollo físico y cerebral de los niños, porque es precisamente en los primeros tres años de vida cuando se produce el 85 por ciento del desarrollo neuronal de los niños. De hecho, nada más nacer, el tacto es el sentido más desarrollado, y de ahí que se recomiendo el contacto piel con piel desde el momento del nacimiento. Si por ejemplo son los papás quienes acompañan al bebé en la piscina, o le dan un masaje guiados por un fisioterapeuta especializado, se ayuda a fortalecer el mismo vínculo que conseguimos con las técnicas piel con piel que estimulan el sentido del tacto.

Frente a los beneficios sensoriales, comenzar a nadar a una edad temprana, aunque sea simplemente flotar o ejercitar una cierta resistencia al agua, también ayuda con el desarrollo físico del pequeño, ya que ayuda al bebé a fortalecer los músculos y la estructura ósea, e incentiva la movilidad articular. En cuanto a los masajes, igualmente pueden ayudar al desarrollo físico y cognitivo del bebé a medio-largo plazo, o de manera más inmediata, ayudándoles por ejemplo a conciliar el sueño, relajarse o a prevenir los cólicos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon