Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Por qué se vende en Sotogrande el Códice Voynich, el libro más misterioso del mundo

Vanitatis Vanitatis 28/08/2016 Ana Sánchez Juárez

Todo el mundo habla del Códice Voynich. ¿Usted no? Hasta diciembre de este año casi nadie no amante de las ediciones facsímiles conocía la existencia de este libro del siglo XV, cuya fama radica en que hasta la fecha no se ha podido descifrar, ni siquiera por los criptógrafos alemanes y japoneses de la Segunda Guerra Mundial. 300 años buscando el significado a 30.000 palabras. Pero en el momento que la modesta editorial burgalesa Siloé obtuvo, frente a otros titanes internacionales de la edición facsímil, la posibilidad de reproducir el Voynich, custodiado actualmente en la estadounidense Universidad de Yale, miles de curiosos, amantes de la historia y compradores han revolucionado la red y el mercado. No en vano está considerado el Santo Grial de la criptografía histórica.

Se harán solo 898 copias y más de un tercio de la edición está vendido, más de 300 ejemplares. Una parte de esos compradores que disfrutarán de este enigma literario del Medioevo son de Sotogrande, Cádiz, ya que la editorial decidió poner un stand de comercialización de su 'joya' en el Santa María Polo Club, propiedad de la adinerada familia andaluza Mora-Figueroa y un punto de encuentro de las grandes fortunas del mundo con y sin rostro.   

Kate Middelton, el Cid y el manuscrito indescifrado

"La idea era aprovechar el público de todos los países del mundo que viene a ver la 45 edición del Campeonato Internacional Indi de Polo, aunque un facsímil está al alcance de cualquier bolsillo. Los hay de 500 euros y los hay de 20.000", explica el filólogo Juan José García, que empezó junto con Pablo Molinero a editar libros. Arrancaron con una joya llamada el Bestiario de Don Juan de Austria y con obras mágicas como el Códice de Ginebra del Beato de Liébana o la Carta de Arras del Cid a Doña Jimena, que fue el regalo de la ciudad de Burgos al príncipe Guillermo y Kate Middelton, y han conseguido nada menos que 14 premios nacionales del Ministerio de Cultura. Y sumando.

Manuscrito Voynich © Proporcionado por Vanitatis Manuscrito Voynich

El misterioso Voynich, que toma el nombre del anticuario polaco que lo adquirió en 1912, está ilustrado con múltiples escenas de mujeres embarazadas y desnudas, plantas desconocidas y extrañas constelaciones. El códice sobre el que circulan multitud de leyendas (si es una broma renacentista, si es un libro de brujería...), tiene ya multitud de pretendientes. Juan José García dice que no puede revelar la identidad de los compradores de la elitista urbanización gaditana, solo dice que "la mayoría de los compradores son españoles y argentinos", aunque sabemos que algún miembro de la familia real saudí también se ha dejado ver por sus instalaciones. "El idioma del libro no es una barrera porque aún no se ha descifrado. Es el manuscrito más solicitado precisamente porque no se puede leer", explican sus editores, que afirman estar desbordados, ya que tienen más de 3.000 solicitudes diarias solo por correo electrónico para pedir información. "Hay un 'boom' internacional por la cosmología, los libros religiosos y la historia natural. El Voynich lo tiene todo, por eso arrasa", dicen.

El manuscrito original se encuentra en la Biblioteca Beinecke de Libros Raros y Manuscritos de la mencionada Universidad de Yale. De allí no saldrá porque, aunque es un libro solicitado por miles de investigadores y otras instituciones, se trata de un libro demasiado valioso para viajar. Por eso el equipo de la editorial Siloé ya están en Estados Unidos fotografiando el manuscrito para poder reproducirlo. El editor añade: "De hecho, el libro original en los últimos años solo ha viajado al cercano Washington a una exposición sobre Shakespeare en la Folger Library, a pesar de estar solicitado por numerosísimas instituciones de todo el mundo".

¿Estafa? ¿Alienígenas? ¿Leonardo Da Vinci?

En este punto desaparecen las certezas, y hay teorías de todo tipo. Hay quien cree que se trata de un texto real, escrito en un lenguaje que nadie ha logrado desvelar; quien piensa que no es más que un engaño muy sofisticado, obra de un librero medieval que solo buscaba sacar dinero a algún incauto que creyera estar ante un texto único y misterioso; y, cómo no, quien atribuye su creación a los alienígenas. Se han desmontado muchas teorías de la falsificación, como ya contamos en El Confidencial.

Ni siquiera uno de los más brillantes criptógrafos de la historia, el militar estadounidense William Friedman, que logró resolver el código cifrado que los japoneses utilizaban en la Segunda Guerra Mundial y fue el primer jefe de criptología de la NSA, logró encontrar ningún mensaje legible en el manuscrito. Tras décadas estudiando el texto, murió sin resolver la que fue la mayor obsesión de su vida.

Manuscrito Voynich © Proporcionado por Vanitatis Manuscrito Voynich

Los editores aquí no se mojan: "No soy yo, el simple y humilde encargado de hacer una 'buena fotocopia' quien deba emitir teorías rigurosas y científicas sobre el origen de este fabuloso enigma, pero por no desatender su pregunta, le diría que, sin duda, alguien, posiblemente un sádico hacia la humanidad venidera en aquel entonces, se llevó el secreto a la tumba y nos condenó a la incertidumbre eterna. Es plausible la teoría que lo atribuye a un trabajo de adolescencia del propio Leonardo Da Vinci". La sugerencia no parece baladí. 

Y García recalca: "Estamos seguros de que poner en circulación por todo el mundo la edición limitada de 898 réplicas supone contribuir a su conocimiento y al posible desentrañamiento de su misterio. Disponer de copias exactas de este codiciado artículo museístico permitirá su exposición por todo el mundo sin arriesgar ni un ápice la seguridad e integridad de esta joya patrimonio de la humanidad". Mientras tanto en Sotogrande, el campeonato de polo, que hoy finaliza, discurre con normalidad. En los descansos, curiosos e interesados se arremolinan en el 'stand' que vende el manuscrito Voynich. Hoy el rey emérito Juan Carlos clausura la Copa de Oro Cartier. No sabemos si se paseará por el stand del misterioso manuscrito. 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tableat y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon