Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Raquel Sánchez Silva y dos periodistas del cuore declaran en el juicio del 'caso Biondo'

Vanitatis Vanitatis 18/01/2016 Andrés Guerra

Este lunes 18 de enero, Raquel Sánchez Silva ha tenido que revivir una vez más uno de los días más dolorosos de su vida: el 30 de mayo de 2013, día en el que su marido, Mario Biondo, fue encontrado sin vida en el domicilio que compartían en la calle Magdalena de Madrid. Las causas de su muerte son a día de hoy tema de debate en los tribunales de Palermo, donde continúa abierto un proceso iniciado por la familia del cámara italiano, que no quedó conforme con la resolución de la justicia española. En nuestro país el caso se dio por zanjado abogando por el suicidio, aunque dejando abierta la posibilidad de que el suceso se debiese a un trágico accidente. Sin embargo, en Italia han observado algunas lagunas en la investigación española que obligan a la presentadora a prestar de nuevo declaración, como así ha hecho en la mañana de este lunes en el Juzgado número 43 de Plaza Castilla ante la Fiscalía de Palermo durante cerca de dos horas y media.

Cronología de la muerte de Mario Biondo.

También han tenido que contar su versión de los hechos a los fiscales italianos Calogero Ferrara y Claudio Camilleri otras nueve personas; la mujer de la limpieza que encontró el cadáver del cámara y avisó a Raquel y a la policía; comerciantes de la zona que fueron testigos del revuelo que se generó horas después de conocerse la noticia; así como Amalia Enríquez y Marián Otero, dos periodistas especializadas en crónica social, que a través de sus perfiles de Twitter dejaron entrever que eran conocedoras de información que ha quedado fuera de la investigación oficial y que supuestamente perjudicaría la imagen pública de Raquel Sánchez Silva.

Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Raquel Sánchez Silva y Mario Biondo en una imagen de archivo (Gtres)

Les mostramos a continuación las dos conversaciones que mantuvieron públicamente estas dos periodistas a través de la citada red social. Se produjeron un mes después del fatal desenlace de Mario Biondo, cuando ya se había hecho público el informe con las conclusiones a las que había llegado el forense que examinó el cuerpo. Enríquez y Otero han explicado ante los fiscales a qué se referían con afirmaciones como “aquello lo habrá borrado y no creo que la policía haya hecho copias. Y si sale, que se prepare” o “una amiga pudo leer el informe y flipas lo que pone. La reputación de ella se hunde si se sabe todo lo que hay”. ¿Qué querían decir?

© Proporcionado por Vanitatis © Proporcionado por Vanitatis

En su día, la policía firmó un atestado en el que no había cabida para la tesis del homicidio: Mario se quitó la vida, quizá por accidente, pero sin la intervención de un tercero. No es lo mismo que piensa la justicia de Palermo, que ha criticado las irregularidades llevadas a cabo por los investigadores españoles a la hora de valorar algunos detalles clave para el caso y puestos en relieve por los forenses Giuseppe Iuvara y Livio Milone. Según ellos, el marido de Raquel Sánchez Silva fue asesinado y alguien manipuló la escena del crimen para que pareciese un suicidio.

Fundamentaron este inesperado giro de los acontecimientos en tres puntos que obviaron en España:

1. Un golpe con hemorragia en el cerebro de Mario.

2. Las rozaduras en su cuello, que hacen suponer una previa estrangulación con una cuerda al ahorcamiento con la 'pashmina', tal y como se encontró el cadáver.

3. La postura en que fue hallado el cuerpo, que apuntaría a que falleció en la cama y no colgado de la estantería.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon