Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Retrato en clave rosa de las mujeres del 'no' a Mariano Rajoy

Vanitatis Vanitatis 28/10/2016 Mayka Paniagua

Francina Armengol ha conseguido tener perfil nacional por su férreo 'no' a Rajoy. Dicen los que la rodean que, desde que logró ser investida como la primera presidenta de Baleares, no tiene tiempo para ella. La política la aprendió en casa desde pequeña. Su padre, el boticario y escritor Jaume Armengol, fue alcalde en Inca, donde ella nació hace 45 años. De su madre ha heredado esa vena ‘feminista’. “La política la ha mamado en casa desde pequeña”, dicen fuentes de su entorno.

Francina o Francesca (su nombre real) ha seguido en cierto modo los pasos de su padre en su carrera. Estudió Farmacia en la Universidad de Barcelona y trabajó en la botica familiar cuatro años. Pero la política pone (y mucho) y ya con 27 años era concejal en su pueblo para después pasar al Consell. “Es enérgica, reivindicativa y muy firme con sus principios”, aseguran estas mismas fuentes. Es una Leo de manual, enamorada de su tierra y de sus guisos, a la que le gusta mucho pasear por Mallorca y el contacto con la gente.

Francina Armengol en una imagen de su perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Francina Armengol en una imagen de su perfil de Facebook

Pero a esta mallorquina se le agolpan los problemas. Y no es ya por su acérrima defensa de su postura contra Rajoy, ni por la debilidad de su Gobierno tambaleante por las presiones de sus socios podemitas, sino por sus cuitas caseras. Su pareja sentimental es Joan Nadall, cuya empresa está bajo sospecha en los tribunales por ciertas concesiones y junto al que firmó un contrato para adquirir el ático de un histórico palacete de Palma cuyo valor está estimado en 2 millones de euros. Aunque le resta importancia, el ‘caso Palacete’, como ya le llaman en las calles mallorquinas (con ciertas reminiscencias a Matas e incluso a la princesa Munar) será una tacha importante en su expediente. “Mi vida es absolutamente transparente”, ha repetido hasta la saciedad. Veremos si es cierto, pero ¿cómo desconecta la presidenta de todos estos vaivenes? Con esos remedios infalibles que son la lectura y la música. En su 'playlist' personal siempre hay una canción de Amaral ('Sin ti no soy nada') o de Sopa de Cabra. Y es que sus preferencias pasan por la 'chanson francaise', el flamenco o los cantautores. También sonríe en su lugar de relax favorito: la Bahía de Alcudia, cerca de su pareja, sus padres y dos niños del Sáhara que tiene en acogida. Dice que de no haber sido política su sueño pasaría por ser cooperante en algún país lejano. Quién sabe.

La ex juez difícil de ‘gobernar’

Más experiencia tiene en estos lares del 'no' la exjuez y diputada del PSOE, Margarita Robles. “A Margarita la quieren gobernar”, decía aquella canción que con ella se cumple a rajatabla. Acostumbrada a desenvolverse en un mundo de hombres, muchos lo han intentado y, que sepamos, casi ninguno lo ha conseguido. Dicen de Margarita que “es difícil” y que “le gusta discutir”. En su anterior trayectoria profesional tenía un cartel en su despacho en el que se podía leer. “Nunca discutas con un imbécil, te hará bajar de nivel”. Margarita Robles (EFE) © Proporcionado por Vanitatis Margarita Robles (EFE)

“Es muy independiente en todos los aspectos de su vida”, señala un socialista con algunos años en su espalda. Lo ha demostrado otra vez incorporándose a nuestra lista de ‘sanchistas’. Las opiniones o críticas le importan o influyen poco. Está acostumbrada a mandar, liderar, ejercer y ser una dura rival que ha dejado a muchos en el camino, que viaja siempre que tiene tiempo, consume libros, acude al gimnasio, está soltera (no se la conocen parejas) y no tiene hijos, aunque sí una perrita llamada Luna. No la gusta que hablen de su vida privada. “Yo no me meto en la vida de los demás y me revientan que se metan en la mía”, dijo en una entrevista.

Natural de León, creció en Barcelona junto a su hermano (ahora médico) bajo la mirada de un padre abogado que “siempre la exigía más”. A sus 59 años ha repetido aquello de que “no me callo, no reculo, no me resigno” en muchas ocasiones. Tiene un estilo personal de vestir que combina bien lo estricto y lo moderno con chaquetas llamativas que dan color a su semblante rodeado de una melena morena.

De la hija del constructor a la ex militar

Susana Sumelzo en una imagen de su perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Susana Sumelzo en una imagen de su perfil de Facebook

Susana Sumelzo es otra ‘sanchista’. Hija de un constructor, nacida en 1969 en Ejea de los Caballeros, donde tiene una casa, es la mayor de tres hermanos y milita en el PSOE hace más de 20 años. Está casada. Se define muy maña, tiene esa imagen moderna más cerca de Trinidad Jiménez que de Susana Díaz. Eligió estudiar leyes y ejerció de abogado mientras estudiaba un postgrado en Desarrollo Económico Local en Madrid. Suele escuchar U2 y Depeche, tiene un BMW serie 1, lee a Agatha Christie, es una apasionada de la fotografía y de los viajes a ciudades como Nueva York o India, es muy activa en redes sociales, ha conseguido fama de ‘rebelde’ y aunque dicen que llegó por ‘enchufe’ su futuro ahora está pendiente de una tensa cuerda.

Y la última en incorporarse a la lista es la exmilitar Zaida Cantera, otro de los fichajes de Sánchez. De apariencia dura que se contradicen con sus dulces ojos, rubia, nacida en Madrid en 1977, emprendió la carrera militar por vocación. Era una militar anónima hasta que su voz y su rostro protagonizaron en el programa 'Salvados' la voz de una víctima de acoso sexual y laboral. Atrás quedó ese doloroso capítulo que duró seis años y que compartió con la exdiputada y amiga Irene Lozano.

Zaida vive en Madrid con el comandante José López (su más firme apoyo durante aquel episodio y como ella un experimentado militar bregado en operaciones en zonas como Yugoslavia o Etiopía), al que conoció en un curso de telecomunicaciones cuando él era capitán y ella teniente y cuya primera cita fue en una manifestación de víctimas del terrorismo, aunque habían planeado ir al cine. Es aficionada al boxeo, al zumba y llegó a ser campeona de España de natación en diversas modalidades.

Susasa Sumelzo (centro) con Pedro Sánchez en una imagen de su perfil de Facebook © Proporcionado por Vanitatis Susasa Sumelzo (centro) con Pedro Sánchez en una imagen de su perfil de Facebook

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon