Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Retrato robot de la boda de Kiko Rivera e Irene Rosales en 12 claves

Vanitatis Vanitatis 08/10/2016 Raoul Higuera

La boda de Kiko Rivera e Irene Rosales no pasará a la historia como una de las más bonitas, quizá porque aún no se han desvelado del todo los entresijos del enlace y habrá que esperar a la jugosa exclusiva que los novios tienen con una revista del kiosco rosa. Las fuertes medidas de seguridad contratada por los contrayentes para proteger sus intereses económicos han sido más protagonistas incluso que algunos de sus principales invitados, cuya presencia despertaba una gran expectación mediática. De hecho, alguno de los grandes momentos del enlace fueron protagonizados por estos rostros demandados en el papel cuché. Desvelamos algunos de los secretos del enlace y realizamos un retrato robot de la boda más mediática a través de doce píldoras con gran valor.

1. La llegada de la madrina a 'hurtadillas'. Este fue uno de los momentos más comentados horas antes de producirse el esperado 'sí, quiero'. Todas las miradas estaban puestas en Isabel Pantoja, aunque se conformaron con ver su entrada en un vehículo con los cristales tintados y recubiertos con mantas para evitar que los experimentados fotógrafos lograsen realizar una de las imágenes más buscadas.

Isabel Pantoja llegando a la boda de su hijo con Irene Rosales (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Isabel Pantoja llegando a la boda de su hijo con Irene Rosales (Gtres)

2. Pero si la llegada de Isabel Pantoja a la finca Los Parrales de Salúcar la Mayor fue especial, la del resto de los invitados a la boda no fue del toco habitual. Fuertes medidas de seguridad les impedían comenzar el festejo nupcial con el espíritu distendido que suele esperarse de este tipo de acontecimientos. Nada más acceder al recinto, un equipo de seguridad privada les solicitaban el documento de identidad para comprobar si efectivamente estaban en la lista de invitados. Una vez superado este paso, se les requería el teléfono móvil para evitar filtraciones y se les revisaba el maletero para comprobar que no transportaban cámaras, drones o personas ajenas a la celebración.

3. ¡No sin mi hijo! Un imprevisto de última hora retrasó los planes de la pareja. Francisco, el hijo que Kiko Rivera tuvo con la modelo Jessica Bueno, no llegó a tiempo para estar presente en un momento tan importante para su padre. El Dj paralizó la boda y hasta que no llegó su primogénito no comenzaron a sonar los primeros acordes nupciales.

4. Los votos nupciales, con buen ritmo. El Dj prefirió cantar a hablar. Kiko Rivera afinó su voz para jurarle amor eterno a su prometida (ahora ya mujer) con una canción. Tal y como ha trascendido, una de las frases más bonitas era en la que le decía “vive tu vida conmigo en las buenas y en las malas estaré contigo”.

5. Los zapatos de la novia. Desde la revista de cabecera de los novios han deslizado un detalle del atuendo elegido por Irene Rosales para su gran día. Nada del vestido, un detalle guardado bajo llave hasta este lunes, pero sí los zapatos, diseñados por la novia en colaboración con Uniqshoes en cuyas suelas se podía leer “cuento de hadas” y la fecha de la boda.

6. El vestido de la madrina, otro gran secreto desvelado. Isabel Pantoja ha optado por uno de los colores estrella de la temporada para sacar a su hijo. El vestido, de tonalidad coral en liso, lo coronó con un delicado tocado en su cabello. Las previsiones se cumplieron, ya que días antes ya se hablaba de este color como posible elección de la tonadillera.

7. Isabel Pantoja, un mar de lágrimas. La música fue protagonista indiscutible de la jornada y los novios quisieron medir cada tema con detalle para que fuese el acompañamiento perfecto al evento. Uno de los temas estaba reservado para la madrina, quien hace pocos días despidió a uno de sus grandes amigos, el cantante mexicano Juan Gabriel. Un mariachi entonó 'Amor eterno', uno de sus grandes temas, y la tonadillera no pudo refrenar las lágrimas desde los primeros acordes.

8. Ese no fue el único momento cargado de emociones. Chabelita, hermana del novio, se guardaba un as bajo la manga. Tenía el honor de ofrecer unas palabras durante la ceremonia en calidad de testigo y eligió bien su mensaje: “Por muy diferentes que seamos, te quiero en mi vida. No me hubiera perdonado nunca no haber venido a tu boda y sé que tú no me hubieras dejado perdérmela. Has sido la persona más importante de mi vida hasta que nació Alberto, mi héroe, y sé que seguiremos entendiéndonos y queriéndonos a partir de ahora”.

9. El encuentro de los Rivera con Pantoja. Cayetano y Francisco Rivera tenían por delante un difícil paso que dar: reencontrarse con la segunda mujer de su padre, con la que no guardan lo que se dice una cordial relación. Fueron los toreros quienes iniciaron ese acercamiento y fueron a saludar con educación a la tonadillera, que les recibió con amabilidad. Cruzaron unas palabras sobre lo bonito que había sido la boda y luego continuaron disfrutando de la ceremonia y los festejos cada cual por su camino, pero con la tranquilidad de haber enterrado por un día el hacha de guerra.

10. Los hermanos Rivera rompieron moldes. Contadas son las ocasiones en las que Fran y Cayetano se muestran cercanos con la prensa, sino hay cláusulas económicas fijadas de por medio. Una vez que Kiko Rireva ya era un hombre casado, sus hermanos mayores salieron a las puertas de la finca para charlar con los medios. Ambos, acompañados de Lourdes Montes, subrayaron lo emotiva que había sido la ceremonia, lo guapa que iba la novia y lo nervioso que estaba el novio. También aseguraron que los profesionales que cubrían la noticia desde fuera tuvieran alimentos y bebidas para sobrellevar una larga jornada de trabajo a destajo.

11. Eva González, la gran ausente (a medias). Al menos en la ceremonia, porque la presentadora logró llegar a tiempo al convite siendo una de las sorpresas. Su presencia se había puesto en duda y al ver llegar a Cayetano Rivera solo en su propio coche, las sospechas se confirmaron. La presentadora tenía un compromiso ineludible en Madrid, donde se encuentra grabando la próxima temporada de 'MasterChef'. Al final, no quiso perderse la boda de su cuñado.

12. Pese a las ausencias (tampoco estaban los tíos paternos de Kiko Rivera), los novios pronunciaron el 'sí, quiero' ante 325 invitados. Todos ellos bien vigilados para evitar que uno de ellos, por sorpresa, se desvelase como el temido topo.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon