Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ricardo Arranz, el dandy que colgó los hábitos por la condesa de Villapadierna

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 11/07/2016 Amparo de la Gama

Es el conde a la sombra, porque no le gusta ir de consorte. Tal vez uno de los hombres más atractivos de la costa, que decidió colgar los hábitos de su soltería después de los cuarenta y todo gracias a los encantos de la condesa Alicia de Villapadierna. Al promotor Ricardo Arranz de Miguel no se le caen los anillos cuando dice que hay que recuperar la Marbella histórica: “Esa a la que hay que ponerle sentido común y la creatividad que ahora no tiene”. Es el hombre que hospeda en su casa a la jet más internacional y que sabe más secretos de Estado que los propios ministros. En su campo de golf han estado jugando un mismo díaFelipe González y José María Aznar. Él solo sabe lo que allí se contaron entre bola y bola. Ricardo lo tiene claro, el empresario no debe ser político.

Ricardo Arranz, conde de Villapadierna, y su familia (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Ricardo Arranz, conde de Villapadierna, y su familia (Vanitatis)

No le da miedo que gane Podemos o la izquierda: “Venga quien vengan tendrán que jugar el partido que se lleva ahora. El empresario debe estar con quien gobierna. La banca siempre está con quien gana y de eso aprendemos los empresarios". Así lo confiesa en una entrevista a Vanitatis este hombre que creó un resort de playa en diez días para que pudiese darse el único baño que hasta ahora se ha dado en nuestro país Michelle Obama, junto a su hija Sasha. Ahora el hotel, como agradecimiento a esta visita ya tiene la villa número 603, que fue bautizada como Villa Obama. Hoy la ocupa el ex de Jennifer López, Marc Anthony que actuará esta tarde en un concierto en Marbella. “Cuando viene gente a mi hotel les encanta ocupar la villa de la primera dama de los EEUU. Se ha convertido en un fetiche y la piden mucho”.

Esto de la visita fue allá por el verano del 2010 y desde entonces Arranz se ha convertido en uno de los empresarios hoteleros más populares de España, al que le han dado el único 6 estrellas en nuestro país. El Villa Padierna Golf & Resort fue elegido el mejor golf resort del mundo en los World Travel Awards: "No diría que desde entonces el número de visitantes se haya incrementado, pero sin duda ha aportado notoriedad a la marca Villa Padierna". Ricardo recuerda sus orígenes para Vanitatis: “¿Quién me lo iba a decir a mi cuando vine a estudiar un día desde Aranda del Duero? Aquí empecé como economista en la Costa del Sol. La sexta estrella nos da una motivación extra para diferenciarnos de la competencia".

Villa Padierna Golf © Proporcionado por Vanitatis Villa Padierna Golf

Vive en un cuartel de la Guardia Civil

No es ningún snob, pero aprendió en su pueblo que había que vivir allá donde lo hacen los monjes y la guardia civil. Y ahora vive en un el antiguo cuartel de la Guardia Civil de Banus y tiene el monasterio del Cuervo en Cádiz. Sueños hechos realidad. Hasta el de desprenderse de su amada soltería: “Me casé con 42 años y me precipité (se ríe) podría haber apurado mucho más. Nos casamos Alicia y yo en el 92 y tenemos cuatro hijos, de 22 a 16 años, y ninguno creo que se dedicará a lo mío. No creo en la empresa familiar es difícil convivir con las envidias y cada uno debe desarrollar sus vidas como les guste. Yo he sido emprendedor, nunca trabajé para nadie. Pero ellos deben elegir su camino”.

La soltería de 'Don Ricardo' fue sonada en la costa: “Me atribuyeron las novias que quisieron ¿Qué si fui novio de la alcaldesa? No, solo buenos amigos. Tenía muchas mujeres, no me quedaba otro remedio, aprovechaba los momentos de soltería. Siempre le digo a Ángeles Muñoz que ha sido mejor doctora que política, pero de novios nada”. No le gusta ir de conde consorte: "Mi relación con la familia Villpadierna me viene de tiempo. El hermano de Alicia vivió conmigo cinco años y por aquel entonces diez años de diferencia era mucho. Pero pasados los años me enamoré como un loco de ella”, asegura.

Ricardo Arranz, conde de Villapadierna (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Ricardo Arranz, conde de Villapadierna (Vanitatis)

Ricardo no se priva de nada en su puesta en escena. Vestido con un traje de lino, siempre corbata de Hermès y reloj Piguet. Sigue viviendo en el antiguo cuartel de la Guardia Civil en Puerto Banus donde se ha confeccionado una mansión: “Vivía de soltero ahí y ahora tenemos ahí nuestro hogar. Es un enclave perfecto. ¿Qué que he hecho con los calabozos? Pues ahí siguen convertidos en un magnifico hall”. Ricardo es de los que se reta a diario. Aún recuerda el día que le dijo a Alicia: “Sobre este pedregal voy a construir un resort exclusivo con tres campos de golf. Buscábamos una marca de resonancias italianas, porque la arquitectura y el paisajismo basado en cipreses recordaban a la Toscana, pero el arquitecto sugirió que lo bautizásemos con el apellido de mi esposa, hija del conde de Villapadierna. Y así lo hicimos, partiendo el apellido en dos". Y ahí está su emporio.

Ricardo Arranz, conde de Villapadierna (Vanitatis) © Proporcionado por Vanitatis Ricardo Arranz, conde de Villapadierna (Vanitatis)

En el salón principal del hotel hay fotos de su suegro y esposa con la jet de la época, como los duques de Windsor. Alicia está al frente de una boutique con objetos que trae de sus viajes a India, Camboya o Nepal. Alicia hija de José Padierna, el aristócrata que llegó a conquistar a Rita Hayworth ha sido siempre su referente. Su esposa siempre le ha apoyado en todos los proyectos. También se ha involucrado en el negocio familiar y como botón la boutique, que es una gran tienda de regalos. Cada vez que la pisa, allí están sus incondicionales como Gunilla von Bismarck, Carmen Fierro y Maya Lange Swarovski para comprarse sus geniales chales o artesanía del Gran Bazar de Estambul.

Ricardo se queda embobado a veces mirando un tapiz del XVII, dos figuras venecianas o dos platos del siglo XIX. Obras de arte, cocina exquisita, pero no se olvida de sus orígenes cuando llegó a Marbella y se alío con sus amigos Gonzalo y Darío Hinojosa, dueños de Cortefiel, para fundar Pentágono, una empresa de seguridad que más tarde se unió a Prosegur. Luego se dejó seducir por el encanto del sector de la construcción y, junto al empresario Tomás Pascual, con 28 años, compró y desarrolló su primera urbanización en Marbella: La Quinta Golf Club. Lugar donde han residido la mitad de los políticos de derechas de nuestro país.

La Quinta Golf Club de Marbella © Proporcionado por Vanitatis La Quinta Golf Club de Marbella

Es cauto y buen guardián de los secretos de sus huéspedes: "El príncipe Rainiero estuvo un mes aquí antes de morir y no se enteró nadie. El hotelero tiene que guardar la privacidad de los que confían en él”. De Michelle Obama solo habla maravillas y de la venta del hotel no quiere ni oír. Al día de hoy sigue recibiendo ofertas muy suculentas, pero de momento ahí sigue erguido en la pequeña Toscana marbellí. A “Don Ricardo” le ha dado ahora por vestir a su palacio con apuestas culturales: “Este verano vamos a tener a lo más granado de la cultura en el resort para que impartan su saber. Hay que hacer brotar también el turismo cultural. Y en eso estamos ahora en nuestros Encuentros Culturales, que atraigan a gente sabia de la que podamos aprender”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon