Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Salen a la luz los negocios ocultos de la princesa Sofía de Suecia

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 07/05/2016 Núria Tiburcio

Laprincesa Sofíavuelve a estar en el punto de mira y en esta ocasión no es por su turbulento pasado. Tal como acaba de publicar el diario sueco 'Aftonbladet', la esposa del príncipe Carlos Felipe tiene acciones en la empresa SKB Sweden AB, que fue creada en noviembre de 2015 por su propio padre, Erik Hellqvist, quien ocupa el puesto de director. Su hermana Sara es adjunta a la dirección. Se desconoce a qué se dedica este negocio familiar, aunque en su dirección fiscal aparece el Palacio Real de Estocolmo, algo muy inusual.

Erik Hellqvist y su esposa (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Erik Hellqvist y su esposa (Gtres)

Varios medios se han puesto en contacto con la casa real sueca para conocer más información acerca de esta empresa. Aunque en un principio dijeron no tener ni idea del tema, más tarde, Ene Lindman, director financiero de la Corte, confirmó la existencia de la empresa y la vinculación de Sofía en ella. "Es cierto que existe la empresa SKB Sweden Ab, pero Sofía apenas colaborará en ella y se centrará en su papel como princesa de Suecia", aseguró Lindman. ​Esta información no ha sentado nada bien a los suecos, pues, aunque no está prohibido que los miembros de la realeza tengan acciones de empresas, les parece algo innecesario.

Tal como estipula un decreto de la Corona sueca, los miembros de la familia real no pueden ser miembros de las juntas directivas de las empresas comerciales, ser presidentes o vicepresidentes o ser empleados a tiempo completo. Sofía no incumple ninguna de estas normas, por lo que legalmente no ha hecho nada malo. Quien sí tuvo problemas por su vinculación con una empresa fue la princesa Magdalena. La benjamina de los reyes aparecía como vicepresidenta de una de las empresas de su marido. Tras el escándalo, Magdalena tuvo que renunciar a su puesto en dicha empresa y pedir perdón a los suecos.

El príncipe Daniel, esposo de Victoria, tenía dos gimnasios antes de casarse con ella, pero tuvo que dejar su dirección al convertirse en príncipe. Actualmente es simplemente accionista. Quien si tiene varias empresas a su nombre es el marido de la princesa Magdalena, Chris O'Neill. El empresario no aceptó en su momento el título de príncipe que le quería conceder su suegro, pues prefirió seguir con sus negocios. Como al no tener título y no formar parte de la familia real Chris no recibe ningún tipo de dinero de la casa real, es libre de hacer lo que quiera como cualquier ciudadano. 

Chris O'Neill y Magdalena de Suecia (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Chris O'Neill y Magdalena de Suecia (Gtres)

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon