Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sandra Barneda lo cuenta todo: así vivió su tan comentada 'salida del armario'

Vanitatis Vanitatis 01/07/2016 Vanitatis

Con motivo del Orgullo GaySandra Barneda ha publicado una nueva entrada en su blog de Telecinco, en el que reflexiona sobre esta celebración y la homosexualidad a raíz de un polémico artículo publicado en un diario. Asimismo, la presentadora narra en primera persona cómo ha vivido su 'salida del armario': cómo se lo contó a su familia, cómo la traicionaron unos colegas de profesión... Un relato intimó y personal que Barneda ha querido compartir con todos. 

A continuación, reproducimos el texto:

"Un articulo publicado hace tres días -aunque ahora retirado- en el Diario de Ferrol, me ha llenado el estómago y demostrado nuevamente que no hay otra forma de conseguir la normalidad que (no consintiendo) ni estupideces, ni ataques, ni acciones, ni mofa alguna. Estos días he tenido que escuchar en más de una ocasión que para qué, que qué sentido tiene el día del Orgullo Gay y, he desistido más allá de con una sentencia, a dar más explicaciones porque consideraba una provocación tal pregunta.

Es de sobra sabido la persecución que existe; que casi en 80 países la homosexualidad es ilegal y en una decena se castiga las relaciones entre el mismo sexo con la muerte. Este argumento repetido hasta la saciedad no sirve a mentes obtusas, que en su rechazo a la libertad, piensan que porque exista una ley en España, andamos protegidos de comentarios xenófobos, de miradas de desaprobación o sentir como la espada invisible de Damocles recae sobre ti por el hecho de expresarte libremente, de amar libremente sin caer si estás en tu intimidad o en plena calle.

Reconozco que jamás me he ocultado, pero me he mostrado a mitad y he sufrido por ello. Mis amigos y familiares, a su debido tiempo y, con un previo tragar saliva por miedo al rechazo, han sabido de mi homosexualidad. Jamás he inventado novio, ni en el trabajo, ni en casa. Pero es cierto, que durante algún tiempo, parecía que mi vida sentimental era un desierto. Ellos no preguntaban, yo no hablaba. Ese silencio acordado se me fue con el tiempo haciendo una bola difícil de tragar.

En las celebraciones familiares, cumpleaños, Navidad… comencé a sentirme una persona desgraciada, triste porque todos mis hermanos llevaban a sus parejas y yo era incapaz de dar el paso; por miedo y por la necesidad de dar explicaciones o tener que ser sometida a un interrogatorio que ni yo misma sabía dar con la respuesta . ¿Acaso alguien se le pregunta por qué es heterosexualnbsp;Mi necesidad de vivir una vida completa me llevó a expresarme; a contarlo en casa, a vivir el proceso de aceptación familiar y, cierto, es, que he tenido la suerte de encontrarme con una familia en la que por encima de todo está el amor.

Ha sido un camino, un proceso de preguntas, respuestas y sufrimiento entendido con sentencias como "pasará, "es un acto de rebeldía, "eso es porque todavía no te has enamorado de ningún hombre". Las he aguantado, no sin rebelarme a ellas y, reconozco, que tantas veces invadida por la rabia no he mostrado lo peor de mí. Como digo ha sido un proceso largo y en privado, como miles de españoles y españolas hacen cuando deciden vivir su vida libremente y asumen su homosexualidad con todas las consecuencias. Lo mismo ha sido en el terreno laboral, donde no niego, sino confieso que he sido a las que se las ha encerrado en un despacho y con autoridad moral me han preguntado "¿A ti te gustan las chicas?". Me negué a responder, pregunté de dónde venía esa pregunta y descubrí que llevaban tiempo hablando sobre mi sexualidad a mis espaldas y que ello era motivo de pregunta laboral.

Sandra Barneda © Proporcionado por Vanitatis Sandra Barneda

No soy una excepción; por desgracia ha ocurrido a menudo y sigue ocurriendo. No pensaba que compañeros de profesión tuvieran la poca consideración de engañarme en una entrevista propuesta como "meramente profesional" y amparándose en Wikipedia sacar a la luz pública mi homosexualidad como si ellos tuvieran derecho. Jamás concedí una entrevista personal para hablar de ello, pero ellos decidieron –qué poco me gusta la expresión– “sacarme del armario” y publicar la foto de quien entonces era mi pareja.

No puedo describir la sensación de llegar a la tele ese día y sentir que todo el mundo sabía, sin yo haber tenido la libertad de decirlo, con quien me iba a la cama. No quiero dar la sensación de víctima, pero si insistir en no consentir porque, a mis 40 años, me he dado cuenta, e incluso pido perdón por haber consentido demasiado al respecto de mi persona y mi intimidad. Cualquier homosexual, lesbiana o transexual tiene muchos ejemplos similares al mío para contar y eso es lo que provoca en nosotros que nuestra piel tenga que ser tan dura como la de un Lagarto.

(...)

Feliz Orgullo a todos; vivamos la fiesta con nuestra mejor sonrisa; celebramos que cada año hemos avanzado un poquito más. Yo pienso hacerlo, por todos aquellos que han luchado por tener la libertad que tengo ahora, por haber entendido a tantos con los que he disentido… Celebremos nuestro amor libre".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android. Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon