Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sara Carbonero e Iker Casillas: la historia de un 'sí quiero' que pilla a todos por sorpresa

Vanitatis Vanitatis 30/03/2016 M. B.

Martes 29 de marzo, 16:30 horas. Las redacciones de media España se paralizan ante la que puede considerarse la boda del año. Por sorpresa, en secreto y sin levantar la más ligera sospecha, Iker Casillas y Sara Carbonero han contraído matrimonio. El 'sí quiero' se produjo prácticamente con nocturnidad y alevosía, con tan solo dos testigos y el pequeño Martín. Ni tan siquiera padres, familiares o los amigos más cercanos estuvieron presentes. Querían guardar el secreto y bien que lo han guardado. Fue un domingo, el 20 de marzo, ante un notario de su confianza en el Ayuntamiento de Boadilla del Monte (Madrid), localidad donde se formó el primer hogar de la pareja. De allí se marcharon a la exclusiva urbanización de La Finca de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y de aquí a Oporto (Portugal). 

Esta boda pone el broche de oro a una relación que comenzó en 2010 y que tuvo su momento álgido el 11 de julio de ese mismo año, el día que la selección española de fútbol se proclama campeona del mundo y España entera vibra frente al televisor. Aquel día dos personas fueron las grandes protagonistas. Iniesta, por supuesto, por su histórico gol; y Casillas, por sus grandes intervenciones, que dejaron su portería a cero. Pero Iker sería protagonista por partida doble y en esta otra ocasión junto a su chica, la guapa periodista que cubría para Mediaset la retransmisión del partido. Tras el mismo, Sara Carbonero entrevistaba a un emocionadísimo Iker Casillas que apenas sabía qué responder y que, aún aturdido, lo único que acertó a hacer fue dar las gracias a su familia y, por supuesto, a su chica, que no era otra que la que sostenía el micrófono. En menos de un segundo llegó a besarla y desde entonces la cara de la reportera secándose los labios pasó a la posteridad.

Por entonces el noviazgo entre el portero y la periodista de moda ya era 'vox populi'. Unos meses antes habían aparecido las primeras imágenes de ambos muy cariñosos en una de sus primera citas. Después, los propios protagonistas desvelarían que su contacto empezó vía teléfono móvil y que fue Sara la que se mostró más reticente a empezar una relación seria con el madridista. “Nunca saldría con un jugador”, comentan que se le llegó a escuchar durante sus primeros pasos como periodista deportiva. Sin embargo, nunca se puede decir de este agua no beberé y el destino tenía para la manchega una sorpresa muy especial.

Persecución de los 'paparazzi'

Tras un previo coqueteo por SMS, Sara e Iker comenzaron a llevar sus conversaciones a una mesa con mantel y después a la intimidad de sus respectivos hogares. Eran dos de los personajes del momento y esconderse de los 'paparazzi' se hacía cada vez más complicado.

La historia de amor de Sara e Iker en imágenes © Proporcionado por Vanitatis La historia de amor de Sara e Iker en imágenes

Con su relación consolidada y, dicho sea de paso, normalizada ante la prensa, para los periodistas dejó de ser noticia ver a Carbonero salir del chalet que Iker tenía en Boadilla del Monte. La joven decidió instalarse con él allí en una clara demostración de que lo suyo iba muy en serio. Tan en serio iba que su noviazgo terminó haciéndole una muy mala jugada a la periodista, que se convirtió en el foco de las críticas al acusarla de no saber separar su vida profesional de la personal. El momento álgido de este acoso y derribo contra la de Corral de Almaguer llegó cuando en una conexión con un medio de comunicación extranjero Sara habló de la tensión que se respiraba en el vestuario del Real Madrid. Corrían malos tiempos en el equipo entrenado por Mourinho y era muy popular la mala relación que el míster portugués tenía con Casillas y otros compañeros del club. “El vestuario no comulga con el entrenador”, dijo Sara en aquella intervención y sus palabras parecieron ser su sentencia de muerte profesional.

Sara e Iker en una imagen de archivo © Proporcionado por Vanitatis Sara e Iker en una imagen de archivo

Con su carrera en entredicho por aquel comentario sacado de contexto cuentan los íntimos de la pareja que el embarazo de Martín no podría haber llegado en mejor momento. La noticia de su primer hijo era una inyección para una pareja que atravesaba sus horas más bajas fruto de los problemas que tenían en sus respectivas profesiones. El nacimiento de Martín fue un soplo de aire fresco para ellos y parece que su llegada aquel 3 de enero de 2014 significó un punto de inflexión en sus vidas. Las de ambos cambiaron radicalmente, tanto que solo un año más tarde hacían las maletas para instalarse en Oporto, el nuevo equipo del emblema madridista.

Iker se despedía de su club de toda la vida sin poder contener las lágrimas y Sara decidía acompañarlo en su nueva aventura, aunque aquello supusiera renunciar a su carrera profesional o, al menos, hacer un parón en ella. Los tres juntos volaban rumbo a Oporto en el verano de 2015 y atrás dejaban tantos kilómetros como recuerdos.

Nueva vida en Oporto

El nacimiento de Martín, su posterior traslado a Portugal y el anuncio de un nuevo embarazo empezaban a tirar por tierra el sueño de aquellas fans de la pareja que aún creían en los cuentos de princesas. La boda parecía no tener cabida en una pareja que había confesado por activa y por pasiva sentirse muy cómoda tal y como estaba sin necesidad de pasar por el altar. Tantas veces les había casado sin éxito la prensa que las esperanzas empezaban a desvanecerse.

Sara y Martín en un partido de Casillas con el Oporto © Proporcionado por Vanitatis Sara y Martín en un partido de Casillas con el Oporto

Sin embargo, contra todo pronóstico Iker y Sara se han animado a darse el 'sí quiero', aunque, eso sí, no del modo que a sus fans les hubiera gustado. Ni la celebración ha tenido lugar en Corral de Almaguer, como cabía esperar, ni ha habido invitados futbolistas. Ni tan siquiera la novia ha vestido de blanco. El cuento de princesa que esperaban los más ingenuos no ha existido, pero no por ello su historia de amor ha decepcionado lo más mínimo. Sin ninguna duda está siendo una de las más bonitas que se recuerdan.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon