Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sarlat-la-Caneda, una villa sacada de una película de época

¡Hola! ¡Hola! 18/03/2016 hola

© Proporcionado por Hola

Sarlat es el mejor escenario posible para cualquier filme de ambiente histórico. Parece increíble, pero aunque se intente, es imposible encontrar un solo elemento que desentone en esta ciudad de Francia. Basta caminar unos cuantos metros por alguna de sus empedradas calles para retroceder varios siglos, un viaje al pasado aderezado por tal concentración de vistosas fachadas de estilo gótico, renacentista y barroco que solo así se entiende que sea la ciudad europea con mayor número de edificios declarados monumento histórico por kilómetro cuadrado.

LA PLAZA DU PEYROU
Sarlat también ha sabido preservar la escala humana con la que fue concebida y eso la convierte en una ciudad ideal para descubrir caminando. El mejor lugar para iniciar la visita es la place du Peyrou, a los pies de la catedral de St-Sacerdos, muy cerca del lugar que en su día ocupó la abadía benedictina alrededor de la cual surgió la primitiva ciudad medieval.

UNA BUENA PANORÁMICA
Justo detrás de la cabecera de la catedral, al lado del antiguo cementerio de los canónigos, hay un mirador al que hay que acercarse para tener una buena perspectiva de la localidad. A primera vista lo más llamativo del caserío de Sarlat es el color dorado de la bien trabajada piedra con la que están levantados la mayoría de sus edificios, pero también destaca su abigarrado conjunto de empinados tejados. Unos metros por encima de este punto se alza una curiosa torre románica de planta cilíndrica y tejado cónico que es conocida con el misterioso nombre de Lanterne des Morts.

UNA FOTO A LA MAISON DE LA BOÉTIE
De nuevo junto a la entrada de la catedral hay que admirar el antiguo palacio episcopal adosado a la misma. Y justo enfrente, y cerrando la place du Peyrou, la Maison de La Boétie, una relevante muestra de la arquitectura civil renacentista cuyos amplios y elegantes ventanales y, sobre todo, los picudos remates de sus fachadas la han convertido en uno de los iconos más conocidos y fotografiados de la ciudad.

EN BUSCA DE FOIE Y TRUFAS EN EL MERCADO
Un pasadizo que atraviesa la Maison de La Boétie permite alcanzar, pasando antes por la también notable casona renacentista del Hôtel de Maleville, la place de la Liberté. En este amplio ámbito urbano se celebra el famoso mercado de Sarlat, que los sábados extiende sus bien surtidos puestos por otras muchas calles de la localidad. Un excelente foie gras y las exquisitas trufas del Périgord son sus productos estrella.

LAS CASAS DE LA RUE DES CONSULS
Todavía quedan muchos rincones para descubrir en la ciudad y a veces entra la tentación de apresurar el paso. Pero hay que mantener la calma y recorrer pausadamente la rue des Consuls, con su apretada colección de casas de los siglos XIV al XVII, entre las que destacan el Hôtel Plamon, el Hôtel de Vassal y el Hôtel de la Mirandole. Tras acercarse hasta la entrañable plaza del ‘mercado de las tres ocas’, y tomar un trago de la fresca agua que brota en la renacentista Fontaine de Ste-Marie, puedes finalizar el recorrido buscando la iglesia de Ste-Marie, convertida en mercado cubierto, el Hôtel de Grézel y el antiguo tribunal real presidido por la Tour du Présidial.

MUY PRÁCTICO

PARA DORMIR
La Maison des Peyrat (maisondespeyrat.com), una casona antigua con estancias muy cuidadas, jardín y piscina. O La Hoirie (lahoirie.com), un pabellón de caza del siglo XIII en mitad de un parque arbolado con habitaciones decoradas con muebles antiguos y restaurante. Otras buenas opciones son De Selves (selves-sarlat.com), una moderna construcción con habitaciones actuales y confortables y la casona señorial Relais de Moussidière (moussidiere.com), a dos kilómetros de Sarlat, en una finca de siete hectáreas con estanque.

PARA COMER
Le Madeleine (hoteldelamadeleine-sarlat.com), cocina de la tierra bien elaborada en un establecimiento que también es hotel. También en Maison Dupéliac (maisondupeliac.com), un elegante bistró en un edificio de arquitectura moderna cuyos platos se mueven entre la tradición y la innovación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ¡Hola!

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon