Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Señora (Lomana), se ha inundado su casa y los Chaneles están nadando"

Vanitatis Vanitatis 15/06/2016 Paloma Barrientos

Carmen Lomana pasaba el fin de semana en Ibiza junto a otros personajes como Ana Obregón, Eugenia Silva, Fiona Ferrer y Silvia Salas. El punto de encuentro de todas ellas era la pasarela Adlib, que presentó con mayor o menor acierto la moda ibicenca. Una iniciativa que inventó la princesa Smilja y que según Lomana ella ya frecuentaba en su juventud, aunque no hay recuerdo gráfico en las hemerotecas.

Carmen Lomana en una imagen de archivo (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Carmen Lomana en una imagen de archivo (Gtres)

Como el resto de las invitadas y los periodistas acreditados, Lomana tenía un horario marcado para las diversas actividades. Y fue en una de esas citas cuando, al no presentarse, saltó la noticia. La exconcursante de 'Supervivientes' había recibido una llamada que la había dejado descompuesta.

Poco más se sabía hasta que fue la propia protagonista quien contó la historia. Y lo hizo de la forma que sigue: "Me llamó la chica de servicio llorando y me dijo que la casa estaba inundada. Que se había roto una cañería del piso de arriba, que los Chaneles y los bolsos de Gucci estaban nadando; también la ropa. El agua chorreaba por dentro de los armarios en cascada y lo peor es que la escayola del techo se había venido abajo en varios sitios. El agua bajaba hasta el piso inferior. ¡Un horror! Y yo sin poder hacer nada. Lo primero que dije fue que cortaran el agua y la electricidad no fuera a producirse un cortocircuito. A continuación, que avisaran a los bomberos, porque era viernes por la noche y no había nadie en el piso de arriba".

La vecina culpable es una Cisneros

Esa fue la primera parte, porque después llegaron las fotos que le enviaba la empleada. La catástrofe confirmaba que los bolsos de firma se habían convertido en barquitos de papel y los vestidos de alta costura (también los de Zara) estaban empapados como si fueran los chubasqueros que utilizaba cuando se fue a la isla de Telecinco. "Tienen más arreglo porque una vez que se sequen los llevaré al tinte, pero mis bolsos no. Y tengo algunos de hace treinta años", explicaba quejosa mientras contaba a los periodistas quién había sido la vecina causante de sus males.

Ella Fontanals-Cisneros en una imagen de archivo (YouTube) © Proporcionado por Vanitatis Ella Fontanals-Cisneros en una imagen de archivo (YouTube)

Y la conocemos. Se trataba de la venezolana Ella Fontanals-Cisneros, una de las más importantes coleccionistas de arte contemporáneo en Madrid, que además de ser una gran mecenas preside la fundación que lleva su nombre, con sede en Miami. Divorciada del magnate Oswaldo Cisneros, dueño de la Pepsi venezolana y actual presidente de Digitel, una de las compañías de telecomunicaciones más grande de ese país, Ella pasa temporadas en Madrid. Compró el piso superior al de Carmen Lomana en el barrio de Chamberí y hace unos meses encargó las obras de acondicionamiento de su nuevo hogar. Según la damnificada, "ha hecho un espacio minimalista en una casa señorial y para ello ha tenido que tirar tabiques y hacer otras reformas que han debido afectar a alguna tubería y de ahí el desastre de la inundación".

A la vuelta de su viaje ibicenco, Lomana tuvo que instalarse en el hotel Santo Mauro, cercano a su domicilio, ya que su casa se había convertido en una especie de Arca de Noé.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon