Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Se vende 'trozo' de palacio histórico. Razón: Príncipe de Anglona

Vanitatis Vanitatis 17/03/2016 A.S.

Decían que en sus bajos había unos túneles secretos que comunicaban con el Palacio Real. El edificio, que pasa desapercibido para la mayoría, está situado en el Madrid de los Austrias, muy cerca de la plaza de la Paja, que era hace cinco siglos el corazón de la capital de España. Hablamos del palacio Príncipe de Anglona.

Ahora se vende parte de él. Un total de 776 metros cuadrados (el inmueble completo tiene esa cantidad multiplicada por diez) por 6.200.000 euros situados en la segunda planta y en un tercer piso abuhardillado. El 'apartamento' en cuestión, del que mostramos algunas de las fotos, tiene dos plantas, 6 habitaciones, dos dormitorios de servicio y 6 baños. El que pueda pagarlo tendrá el privilegio de vivir en la que fue en 1530 residencia de un consejero de los Reyes Católicos y de Carlos I llamado Francisco Vargas. El emblemático edificio toma su nombre de otro de sus ilustres moradores: Pedro Alcántara Téllez-Girón y Pimentel, hijo del IX duque de Osuna, que acumulaba además más títulos nobiliarios: príncipe de Anglona y marqués de Jabalquinto. El palacio, que fue regalo de bodas del duque de Osuna a su hijo, dio nombre a la vía donde se rehabilitó para la ocasión, calle Príncipe de Anglona. El edificio pasó a los duques de Benavente con los que estaban emparentados. 

Salón de uno de los apartamentos del palacio Príncipe de Anglona, en Madrid © Proporcionado por Vanitatis Salón de uno de los apartamentos del palacio Príncipe de Anglona, en Madrid

Reformado por el arquitecto del Thyssen 

Fue reformado por primera vez en 1776 por Vicente Bercenilla y más tarde, entre 1802 y 1803, por el arquitecto más chic de la época, Antonio López Aguado, que lo adaptó a la moda neoclásica del momento. López Aguado puso el sello a muchos de los monumentos de Madrid: gestó el Museo Fernandino –embrión del Museo del Prado–​, el palacio que alberga el Museo Thyssen o la Puerta de Toledo, entre otros inmuebles emblemáticos. El edificio cayó en el abandono en los dos primeros tercios del siglo XX y finales de los años 70 pasó a manos del Ayuntamiento de Madrid. Actualmente los bajos del mismo son la sede del Instituto Madrileño de Formación y el piso de arriba y las buhardillas son viviendas particulares. ¿De quién? Hay nombres relacionados con las finanzas y varios nobles.

El que adquiera esta propiedad podrá disfrutar de uno de esos contados jardines dieciochescos de Madrid, que hacen las delicias de los vecinos del barrio. Son 500 metros cuadrados que se construyeron sobre el terraplén artificial que se montó para salvar el desnivel de la plaza de la Paja a la calle Segovia. Se conserva el cenador de hierro y los pequeños parterres delimitados por arbustos de boj, que responden al diseño original. Los afortunados nuevos propietarios de esta vivienda tendrán que compartir los jardines con madrileños y turistas, ya que son públicos desde 2012. Eso sí, disfrutarán de las mejores vistas a este recoleto pulmón de la capital.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí. 

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon