“Cualquiera que sea la dignidad que una mera criatura desafortunada pueda tener en este mundo, es negada por su exhibición de esta manera. Retrocedo con total repugnancia. Espero que otros se me unan en el boicot de su forma de entretenimiento completamente desalmada porque no tiene nada que ver con la curación compasiva”, escribió Kubrick.