Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sofía, la sevillana que reclama la millonaria herencia de una familia ganadera

Vanitatis Vanitatis 16/03/2016 Jose Madrid

Es sevillana tiene 65 años y puede convertirse en multimillonaria. Sofía Benítez-Cubero tardó años en demostrar que, pese a todos los impedimentos, ella era la hija biológica de José Benítez-Cubero, un famoso ganadero que había mantenido una historia de amor con su madre, una humilde criada. Fue en mayo de 2015 cuando el Supremo confirmó una sentencia dictada en 2013 por la Audiencia Provincial de Sevilla que la convertía, de forma oficial, en hija legítima del terrateniente. Ahora ha decidido dar un paso más y reclama, judicialmente, hasta 12 millones de euros a su hermano, el único heredero de una fortuna valorada en 20 millones de euros. "Mis hijos fueron los que me convencieron de que era justo que reclamase la herencia, lo que era mío", asegura Sofía en conversación telefónica con Vanitatis. 

Las razones de los años que ha tardado esta mujer de aspecto sencillo y mirada franca en reclamar lo que legítimamente le pertenece se hallan en los años 50, en la década de su infancia. "Mi madre vivió con la pena de que dijeran que se había dejado embarazar porque iba a por el dinero. Siempre me decía que mientras ella viviese jamás dirían que eso lo había hecho para conseguir beneficio. Yo la respeté y cuando murió me planteé pedir la herencia": Sin embargo, no lo tuvo demasiado fácil, ya que, según afirmaba ella misma en un programa televisivo, su hermano, José Benítez-Cubero, trató de llegar a un acuerdo con ella y cederle el 30 por ciento, quedándose él con el 70. Ella no aceptó. "Mi hermano ha hecho auténticos horrores", asegura. " A nuestros abuelos los incineró para que no hubiese pruebas de ADN. Me hubiese gustado hablar con él pero ya en el primer juicio me dio la espalda".

Sofía durante una entrevista con el programa 'Comando Actualidad' © Proporcionado por Vanitatis Sofía durante una entrevista con el programa 'Comando Actualidad'

La protagonista de esta historia siempre supo quién era su progenitor. Desde pequeña, un hombre desconocido parecía vigilarla desde la puerta del colegio. "Venía a verme y me daba miedo. Yo tenía 8 ó 9 años. Le pregunté a mis abuelos quién era y me dijeron que era mi padre. Después me alegraba verlo aunque nunca hablaba con él. Se limitaba a hacerme fotos", afirma Sofía, que ya en su más tierna infancia observó cómo su padre y su madre mantenían una relación cordial y él, casado por conveniencia con una mujer de su clase social, iba a verla a "Lora del Río, que era el pueblo en el que vivíamos". 

Una historia muy común

Fernando Osuna, abogado del caso (TVE) © Proporcionado por Vanitatis Fernando Osuna, abogado del caso (TVE)

Según el abogado que lleva el caso, Fernando Osuna, especializado en este tipo de temas de filiaciones, es una historia "muy común". Según él, "cuando estos hijos ilegítimos alcanzan cierta edad, empiezan a preguntarle a su madre quién es su padre o de dónde provienen". A la hora de llegar al juicio, el letrado ha preparado un buen inventario para calcular la herencia y la parte que Sofía va a reclamar. "Hemos averiguado diversos bienes, casas, sociedades... La herencia pasó a sus abuelos biológicos, ya que el padre de Sofía murió antes que ellos, muy joven".

Las pruebas de ADN ya determinaron la identidad real de Sofía, que incluso ha enseñado orgullosa en televisión su nuevo DNI. Osuna reconoce los impedimentos a los que se ha visto sometida a la hora de demostrar de quién era hija. "En un 99,9 % los exámenes demostraban que ella era hija de Benítez-Cubero. La parte contraria recurrió sin conseguir nada. Además, se hicieron barbaridades como incinerar cadáveres que llevaban enterrados 30 años para evitar la exhumación y las pruebas de ADN". Y si bien el hermano de Sofía se niega a hablar con ella, ha llegado el turno de que la justicia dictamine si esta andaluza querida por sus vecinas y madre de familia obtenga o no su parte de la herencia y ponga punto final a esta historia de telenovela que haga justicia a sus orígenes, a aquel amor imposible entre un millonario jovencito andaluz y una asistenta que "se enamoró de él sin pensar en nada más".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon