Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Son bellas y saben trepar": retrato de un ramo de glicinias de apellido Middleton

Vanitatis Vanitatis 20/07/2016 Núria Tiburcio
© Externa

La satisfacción de Carole Middleton a día de hoy no podría ser mayor. La madre de la duquesa de Cambridge no cabe en sí y sus motivos son más que comprensibles, pues ha conseguido casi todos los objetivos que se ha propuesto en la vida. ¿El último? Encontrar un buen (y rico) marido para su hija Pippa. Este mismo martes, se ha conocido que la cuñada del príncipe Guillermo se ha comprometido con James Matthews, un empresario de muy buena familia que acaba de entrar en la cuarentena. La boda está previsto que se celebre a principios de 2017 y se espera que se convierta en el evento del año, pues a ella asistirá tanto la realeza y la nobleza como lo más 'in' de la sociedad británica.

Pippa y James mantuvieron un breve romance en 2012 que terminó a los pocos meses por diferencias "irreconciliables". Según se dijo en ese momento, Carole se llevó un gran disgusto con esta ruptura, pues consideraba que James era el marido perfecto para su hija. Hace ya casi un año, y tras romper Pippa con Nico Jackson, Carole le estuvo insistiendo a su hija para que llamara a James y volviesen a verse. Su objetivo era que se dieran una segunda oportunidad. Y parece que su plan ha dado buen resultado, pues en unos meses se darán el 'sí quiero'. Este es solo uno de los cientos de ejemplos que demuestran las ganas de ascender socialmente de la consuegra del príncipe de Gales.

Pippa junto a James (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Pippa junto a James (Gtres)

La idea de que Carole es una mujer ambiciosa corre por los medios desde hace ya años y ha calado en la sociedad británica. Ella nació en 1955 en el seno de una familia de lo más humilde: su padre era constructor y su madre ama de casa. Sin embargo, su objetivo desde bien joven fue escalar posiciones sociales. Su matrimonio con Mike Middleton, hijo de un reconocido piloto, le sirvió para subir un escalafón, pero no lo suficiente. Sus ambiciones eran tan grandes que en 1987 decidió montar junto a su marido una empresa de accesorios para fiestas infantiles que con los años los convirtió en millonarios.

Pero tener dinero no era el único propósito de Carole. Ella quería ser como aquellas familias de alta sociedad que aparecen en las páginas de la prensa británica. Y urdió un plan para conseguirlo que incluía a sus tres hijos: Kate, Pippa y James. La ahora suegra de Guillermo eligió para sus vástagos los mejores colegios de Reino Unido, en los que se relacionaba con la flor y nata de la sociedad británica. St. Andrew School, Marlborough College y varios carísimos internados fueron los lugares en los que los tres hermanos empezaron a tejer la red de contactos de Carole.

El matrimonio Middleton junto a Pippa y James (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis El matrimonio Middleton junto a Pippa y James (Gtres)

Pero la gran oportunidad no le llegó hasta el 2001, cuando se anunció que el príncipe Guillermo iba a estudiar en la Universidad de St. Andrew. Fue entonces cuando convenció a Kate para que se olvidara de la Universidad de Edimburgo y se matriculase en la misma que el nieto de la reina Isabel. A partir de entonces, empezaron las presiones para la ahora duquesa, quien por deseo expreso de su madre debía acercarse a Guillermo. Aunque al principio le costó, ya que era una chica muy tímida, finalmente consiguió entrar en el círculo de amistades del príncipe e incluso llegó a compartir apartamento con él y otros compañeros. 

Su romance empezó en 2004 y fue una auténtica alegría para Carole, quien ya se imaginaba emparentando con la realeza. Sin embargo, su noviazgo fue bastante duro y pasó por muchos altibajos. En esas etapas malas, Kate parecía ser ninguneada por su propio novio, al que se veía salir con otras chicas de fiesta. Sin embargo, estuvo siempre allí, al pie del cañón, siguiendo las instrucciones de su madre y esperando que Guillermo volviese arrepentido. Este papel de sufridora, sumado a que no tenía oficio ni beneficio y que parecía que solo esperaba que el príncipe le pidiese matrimonio, provocó que la prensa la apodara Waity Katie.

Guillermo y Kate en la universidad (Gtres) © Proporcionado por Vanitatis Guillermo y Kate en la universidad (Gtres)

Finalmente, los ahora duques de Cambridge consiguieron estabilizar su relación y Guillermo le pidió matrimonio a Kate cumpliendo así el gran sueño de Carole. Y no es para menos, pues aparte de que su hija está casada con el príncipe Guillermo, su nieto, el príncipe George, será el rey de Inglaterra. Así pues, de momento podemos decir que Carole ha conseguido todos sus objetivos: dos hijas y dos buenos matrimonios. Por ello no debe extrañar que las mujeres de la familia Middleton sean conocidas en Reino Unido como "las glicinias", porque son bellas, huelen bien y gozan de una innata capacidad para trepar. Veremos qué ocurre ahora con el tercero en cuestión, James Middleton.

Galería: la boda de los duques de Cambridge © Proporcionado por Vanitatis Galería: la boda de los duques de Cambridge

MÁS EN MSN

. La desafortunada frase de Sara sobre Íker
. La boda con acento español de Annie Costner, la hija mayor de Kevin Costner

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon